Estados Unidos

  • Marcelina Romero
Fórmula demócrata y un único objetivo: ganar las elecciones

Una de las incógnitas de los últimos meses fue revelada este martes cuando, finalmente, Joe Biden (77) anunció el nombre de su compañera de fórmula y candidata a la vicepresidencia por el Partido Demócrata: Kamala Harris (55).
Repasemos juntos la historia de esta nueva figura del escenario político norteamericano….

Hija de padre jamaiquino y madre india –quienes se conocieron durante las protestas por los derechos civiles en Berkeley-, Harris 

fue fiscal de San Francisco y más tarde, fiscal general de California.
Fue allí donde impulsó una reforma judicial y advirtió sobre la estructura racista de la policía, atacando el sistema de justicia penal que provocó encarcelamientos masivos de afroamericanos pobres. 

En la actualidad, Kamala Harris es senadora por California, y una gran defensora de los derechos LGBTQ, entre otras cosas. 

Su nombre se escuchará repetidas veces desde hoy hasta el 3 de noviembre cuando se realicen las elecciones presidenciales en Estados Unidos. Y quizás por cuatro años más.  

Apenas se supo que Kamala Harris sería la candidata a vicepresidenta, el presidente Donald Trump atacó con artillería pesada. A través de un spot que pretende infundir miedo, Trump tildó de “lento” al candidato presidencial Joe Biden y de “impostora” a su compañera de fórmula. Además, durante la conferencia  de prensa desde la Casa Blanca, declaró que la elección de Harris le había sorprendido porque –en sus propias palabras- "Harris es una de las integrantes más liberales del senado, quiere abrir fronteras y eliminar o modificar la Segunda Enmienda constitucional; yo pensaba que Biden se iba a mantener alejado de un perfil así. Además, fue muy grosera con él durante los debates”. 

La abogada y senadora por California desde 2017 se podría convertir en la primera mujer vicepresidenta en la historia de Estados Unidos.
Con su lema de campaña “For the people”, Kamala Harris intentó obtener la principal candidatura del Partido Demócrata y, a pesar de su buen posicionamiento en los sondeos, decidió bajarse en diciembre de 2019 cuando los fondos recaudados se revelaron insuficientes para mantenerse en carrera. 

Desde sus inicios, expuso una estrategia de comunicación diferente a la de otros candidatos demócratas que, por ejemplo, tras bajarse de su candidatura apoyaron a compañeros del partido. Harris se dedicó a manifestar abiertamente su total desacuerdo con todas las políticas del actual presidente, además de divulgar en diferentes medios que su trabajo es y será “derrotar a Trump”. 

Su recorrido político demuestra que ha roto varios techos de cristal. Fue, por ejemplo, la segunda mujer afroamericana y la primera senadora sur asiática-americana de la historia.

Kamala Harris posee una actitud desafiante con los republicanos. Así lo hizo en el caso del juez de la Corte Suprema Brett Kavanaugh a quien interrogó en la Cámara Alta cuando este se presentó a rendir cuentas sobre acusaciones sobre presuntas agresiones sexuales. Esa interpelación logró ubicarla bajo la lupa nacional. Con relación a este episodio, el presidente Trump se refirió a Harris como "la persona más cruel y grosera" con el ahora ministro de la Suprema Corte de Justicia, Brett Kavanaugh.

Por su parte, el candidato a la presidencia por el Partido Demócrata Joe Biden, a través de la red social twitter se refirió a su compañera de fórmula de la siguiente manera: “Cuando Kamala era fiscal, trabajó de cerca con Beau (el hijo mayor de Biden); los observé mientras enfrentaban a los grandes banqueros, levantaban el trabajo de las personas y protegían a mujeres y niños de los abusos (…); estaba orgulloso en ese momento y lo estoy ahora al tenerla como compañera en esta campaña”.

Si los demócratas ganan las elecciones, Kamala Harris no sólo será la primera mujer afro estadounidense en ser vicepresidente del país; también se ubicará estratégicamente para ser potencialmente la primera mujer presidenta de los Estados Unidos.
Podemos destacar al menos cuatro puntos de aporte concreto a la campaña: 1) es Mujer (Biden cumple con su promesa), 2) es afroamericana (fuerte guiño a los afrodescendientes), 3) los latinos e hispanos la ven con buenos ojos (luchó por los derechos de los inmigrantes), 4) es conocedora de leyes y seguridad (integra comités de Inteligencia, Seguridad Interior y Judicial). 

Es hora de que los compañeros limen asperezas y piensen en un único objetivo: ganar las elecciones del 3 de noviembre. 

Opinion para Interiores: 

Visitas: 267
Versión para impresión

Anteriores

Marcelina Romero

Politóloga y Comunicadora feminista reside en U.S, corresponsal medios nacionales e internacionales. 

Master en Comunicación Política y Gobernanza Estratégica, George Washington University, miembro de la Red de Politólogas. Fundadora Radio Radar