• Deportes

Tragedia en Indonesia, la segunda más sangrienta en la historia del futbol

  • Edwin G
Un total de 174 personas perdieron la vida a causa de los disturbios iniciados por la invasión al campo de aficionados al Arema FC
.

El futbol de Indonesia vivió uno de sus capítulos más sangrientos el pasado sábado al arrojar 174 personas muertas durante un partido de futbol entre Arema FC vs Persebaya. El caos ocurrió en las salidas del Kanjuruham Stadium luego de que la policía lanzara gases lacrimógenos con el fin de ahuyentar a los hinchas enloquecidos.

Te recomendamos: México, tendencia mundial por violencia en estadio de Querétaro

La mayoría de aficionados que perdieron la vida sufrieron de pistones o asfixia. Sin embargo, la cifra de fallecidos es lo más preocupante, pues se trataría del segundo capítulo más sangriento en la historia del futbol mundial solo después de la tragedia en el Estadio Nacional de Lima, Perú, que dejó 300 muertos en 1964, según apuntó el periodista Alberto Lati.

La polémica entró de inmediato con el uso policial de gas lacrimógeno, sustancia que está prohibida en los estadios de futbol por parte de la FIFA. Por su parte, Gianni Infanrino, dirigente de esta organización, calificó las muertes en el estadio como “un día oscuro para todos los involucrados en el futbol y una tragedia más allá de la comprensión”, mientras que el presidente Joko Widodo ordenó que se hiciera una investigación a fondo de los procedimientos de seguridad que se realizaron.

¿Qué ocurrió en el Kanjuruham Stadium?

El episodio de violencia estalló al término del juego de sábado por la noche en la ciudad de Malang entre el Arema FC, anfitrión, que perdían por 3-2 ante Persebaya de Surabaya.

Disgustos por la derrota de su equipo, miles de simpatizantes de Arema tuvieron una reacción negativa y arrojaron botellas y otros objetos hacia los jugadores y directivos del conjunto de futbol.

Algunos testigos indicaron que la fanaticada inundó el campo para exigir que la gerencia de Arema les diera una explicación por lo sucedido, ya que después de 23 años Arema perdió una racha de partidos invicto en casa ante el rival Persebaya.

Saldo mortal

Pero la violencia se trasladó a las afueras del estadio donde al menos cinco vehículos policiales fueron derribados e incendiados. No obstante, la policía antidisturbios respondió y disparó gases lacrimógenos que incluso terminaron en las gradas del estadio, lo que provocó el pánico entre la multitud.

Algunas personas murieron de asfixia, mientras que otras fueron pisoteados cuando cientos de personas corrían hacia la salida para evitar los gases lacrimógenos. A causa de este caos, un total de 34 personas murieron en el estadio, incluidos dos oficiales; otros informes incluyen a niños entre las víctimas.

Más de 300 hinchas fueron trasladados de urgencia a hospitales, aunque muchos de ellos murieron en el camino y durante un tratamiento, señalaron autoridades locales.

El vicegobernador de Java Oriental, Emil Dardak, dijo para Kompas TV que el número de muertos oficial había aumentado a 174, mientras que más de 100 personas heridas estaban recibiendo tratamiento intensivo en ocho hospitales, 11 de ellos en estado crítico.

No más fútbol…por ahora

La asociación de futbol de Indonesia, conocida como PSSI, decidió suspender de forma indefinida ​​la Liga 1, primera división de aquel país, a causa de la tragedia, mientras que levantó una prohibición al Arema de albergar partidos de futbol por el resto de la temporada.

La tragedia llegó en mal momento debido a que Indonesia albergará la Copa Mundial Sub-20 de la FIFA 2023 del 20 de mayo al 11 de junio, con 24 equipos participantes. Como anfitrión, el país ya está clasificado automáticamente para la copa.

En un comunicado, Infantino expresó sus condolencias en nombre de la comunidad mundial del futbol y dijo que “el mundo del fútbol está en estado de shock”.

Tags: 

Comentarios de Facebook: