Justicia tributaria y justicia distributiva

  • Alejandro Armenta Mier
Recordemos que la condonación de impuestos fue una realidad lastimosa para nuestro país

En México estamos avanzando en hacer rendir mejor el recurso público y destinarlo a quien más lo necesita, destinarlo a la población y no a los grupos de poder.

se acabaron los favoritismos y como muestra desde el 20 de mayo del 2019, el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador expidió un decreto que omite que el poder ejecutivo pueda condonar impuestos.

¿Qué ha pasado desde ese momento a la fecha?  El presidente anunció que son 15 grandes transnacionales las que deben, en impuestos, más de 50 mil millones de pesos.

Este recurso se utilizaría para atender la salud de las y los mexicanos, para subsanar el impacto de la pandemia, atendiendo la inversión productiva a través de créditos a micro, pequeñas y medianas empresas.

Contrario a ello, dichas transnacionales siguen sin pagar sus impuestos, siguen trabajando dejando a un lado sus obligaciones tributarias y siguen operando sin pensar en el interés de la sociedad; una sociedad de la cual viven.

Como en todo, de esta lista de morosos existen honrosas excepciones que debemos reconocer; empresarios con conciencia social que ya están cumpliendo con el pago de sus contribuciones.

Este es el caso de Walmart México, que el pasado 26 de mayo aceptó deber impuestos por la venta de la firma VIPS, por lo que ya pagó 8 mil 079 millones de pesos al SAT.

Un caso más de cumplimiento tributario es Fomento Económico Mexicano, mejor conocido como grupo FEMSA; la firma, desde el 29 de mayo ya entregó al Sistema de Administración Tributaria, un total de 8 mil 790 millones de pesos por concepto de impuestos.

Otra firma que debemos reconocer es International Bussiness Machines IBM; desde el pasado 20 de mayo, esta firma asumió el compromiso de pagar 669 millones de pesos.

Casos como éstos, sirven de ejemplo en México, empresas responsables que cumplen con sus obligaciones y no abusan de los beneficios que pasadas administraciones les otorgaron, tras haberles condonado impuestos.

Recordemos que la condonación de impuestos fue una realidad lastimosa para nuestro país y se ejerció sin recato alguno en pasadas administraciones, generando beneficios para empresas favoritas del entonces poder presidencial por un monto de 172 mil 335 millones de pesos.

La condonación de impuestos respecto al 2000-2015, representa el presupuesto 12 veces asignado para actividades científicas, tecnológicas y de innovación; e incluso con este recurso se pudieron adquirir bienes y servicios fundamentales para la población como son tratamientos para el cáncer, hospitales, planteles educativos, atención a adultos mayores y recursos para programas de becas, por mencionar algunas acciones de necesidad básica para las y los mexicanos.

Por lo anterior, en el Senado de la República, reconocemos el trabajo coordinado que se ha alcanzado entre autoridades hacendarias y la federación; logrando así el rescate de una importante cantidad de recursos.

Sin embargo, falta mucho por hacer y confiamos en que la autoridad hacendaria que no bajará la guardia; con el mismo rigor que se le exige a los micro y pequeños empresarios el pago de sus impuestos, de la misma forma se debe exigir a las grandes transnacionales dar cumplimiento a sus responsabilidades tributarias.

En estos tiempos de emergencia sanitaria, necesitamos del trabajo de todos, del cumplimiento de todos y de la colaboración mutua que beneficiará al país.

Trabajemos juntos, trabajemos por México.

Opinion para Interiores: 

Visitas: 389
Versión para impresión

Anteriores

Alejandro Armenta Mier

Es Licenciado en Administración Pública por la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla y Maestro en Administración Pública de Calidad en la Gestión Pública Local por el Instituto de Administración Pública- Puebla.

Actualmente es Senador de la República por Morena en la LXIV Legislatura en la Cámara Alta.

Se desempeñó como Director General del Registro Nacional de Población (RENAPO) de la Secretaría de Gobernación Federal del 2013 al 2015.

Fue Diputado Federal por el Distrito VII de Tepeaca de la LXIII Legislatura de la Cámara de Diputados.

En el servicio público ha tenido las encomiendas como: o Secretario de Desarrollo Social del Gobierno del Estado de Puebla, o Director General del Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia en el Estado de Puebla - SEDIF, o Diputado al Congreso del Estado en la LV Legislatura, o Director General de Participación Social del Ayuntamiento del Municipio Puebla, o Presidente Municipal Constitucional de Acatzingo, Puebla, durante el trienio 1993 – 1996.

Columnista y analista político que ha cursado diversos seminarios en el extranjero, apasionado de los procesos electorales con diversas responsabilidades en sus más de 25 años de trayectoria política.