El castigo, solo en el discurso

.

El castigo a ex funcionarios marinistas, que utilizaron recursos públicos para beneficio personal, solo fue en el discurso, pues en los hechos, los delincuentes de cuello blanco, gozan de cabal salud y completa impunidad. No han sido tocados ni con el “pétalo de una rosa”, salvo Alfredo Arango García, quien efectivamente piso la prisión, pero con todos los privilegios que le otorgó el poder del dinero. Ahora está libre y listo para disfrutar, junto con su familia, de un dinero presuntamente mal habido.

Al inicio de la presente administración estatal, después de la detención de Alfredo Arango a quien se le señala por no solventar más de ocho mil millones de pesos, se dio a conocer que en la lista negra se encontraban alrededor de 40 ex funcionarios marinistas de buen nivel. Algunos de ellos investigados y otros con órdenes de aprehensión, pero triste y lamentablemente no ha pasado nada.

 La ciudadanía poblana, que se ilusionó porque se diera un castigo ejemplar para quienes se robaron todo y  sumieron a Puebla y los poblanos en el atraso, se pregunta si todavía habrá tiempo, en la actual administración, para que reciban castigo ejemplar.

Los marinistas con órdenes de aprehensión que a tres años de concluida la administración marinista, siguen prófugos de la justicia, se pitorrean de la justicia poblana, entre ellos: Javier García Ramírez, ex secretario de Desarrollo Urbano y Obras Públicas, Rodrigo Lazcano Fernández, ex Subdirector de Prestaciones del ISSSTEP, quien dolosamente emitió y cobró cheques de 130 burócratas que ya habían fallecido por alrededor de 800 millones de pesos, Juan Manuel Alcántara Silva, ex jefe del departamento de Logística de la otrora SCT, quien otorgó de manera discrecional cientos de permisos para el funcionamiento de mototaxis.

Otros más: Eduardo Macip Zúñiga ex titular del SOAPAP a quien se le acusa de enriquecimiento a costa del erario público. Por cierto a este singular personaje, los vimos a principios de diciembre del año pasado, disfrutando de buenos vinos y excelentes viandas en el paradisiaco hotel de Cocoyoc, allá en el estado de Morelos. Víctor Manuel Hernández Quintana, ex titular del Organo Superior de Fiscalización es señalado por delitos cometidos en la administración e impartición de justicia. Gerardo Pérez Salazar, ex Secretario de Finanzas, es investigado, -ya se tardaron-, por irregularidades en el manejo del erario. Efraín Ruíz Meneses, ex Sub secretario de Obra Pública y Victoria Oliva Sánchez, ex directora de Finanzas, también por enriquecimiento inexplicable.

En fin, la libertad de Alfredo Arango, es una verdadera burla para la ciudadanía. SALUCITA DE LA B UENA.

fomca_49@yahoo.com.mx

Opinion para Interiores: 

Visitas: 1,449
Versión para impresión