• Seguridad

Gobierno asumió seguridad en 7 municipios pero no bajó delitos

  • Alberto Melchor
Solamente en el municipio de Esperanza hubo resultados positivos
.

incidencia delictiva en los siete municipios en los que el gobierno estatal tomó el control de la seguridad pública, de forma total o parcial, registró un incremento general de 31.7 por ciento al cierre del año 2020.

Entre 2019 y 2020 el gobierno estatal actual anunció que tomaría el control de la seguridad en siete municipios: Venustiano Carranza, Ajalpan, Ahuazotepec, Amozoc, Huixcolotla, Esperanza y Tlacotepec de Benito Juárez.

En 2018, el acumulado de delitos del fuero común denunciados ante la Fiscalía General del Estado (FGE) en estos siete municipios fue de 2 mil 637 casos y para el cierre de 2020 el acumulado ya era de 3 mil 474 incidentes delictivos denunciados.

Esto quiere decir que el acumulado de delitos en estos municipios aumentó 31.7 por ciento, aunque en 2019 hubo un pico más alto pues en ese año se denunciaron 3 mil 501 delitos del fuero común.

En Venustiano Carranza comenzó la intervención

Fue en el cuarto trimestre de 2019 cuando la administración de Miguel Barbosa Huerta decidió tomar el control de la seguridad en el municipio de Venustiano Carranza.

Según los registros de la Fiscalía General del Estado (FGE), durante   2018 se denunciaron 101 delitos del fuero común, entre los cuales destacan robos (35), homicidios dolosos (7) y violencia familiar (13).

En 2019 se denunciaron 132 delitos y en 2020 las denuncias recibidas por la FGE fueron 137, incluidas las de delitos de alto impacto cuya incidencia no disminuyó.

Uno de estos delitos fue el homicidio doloso ya que en 2018 se investigaron siete casos y en 2020 fueron nueve. De secuestros no hubo ningún caso en 2018 y en 2020 se denunció uno,  mientras que en violencia familiar se abrieron 13 carpetas de investigación en 2018 y en 2020 fueron 21.


En Ahuazotepec se triplicaron los delitos

En el municipio de Ahuazotepec se puede ver que entre 2018 y 2020 la incidencia delictiva general se triplicó, ya que en el primer periodo la FGE abrió 62 carpetas de investigación por delitos del fuero común y que para el segundo lapso se abrieron 182.

El aumento de 193.5 por ciento refleja que la intervención de la SSP en mayo del 2020 no pudo contener la incidencia delictiva en Ahuazotepec.

En  2019, el total de delitos fue de 123 carpetas de investigación, es decir, 48 por ciento menos que en 2020.

Las cifras también reflejan que marzo de 2020 se registró el pico más alto en la incidencia, pues después de ese mes –ya con la pandemia del Covid-19- se denunciaron 16 casos por mes.

Entre los delitos recurrentes en 2020 estuvieron los patrimoniales (99), de los cuales 67 corresponden a robos totales en sus diferentes modalidades. El robo de vehículo tuvo el mayor número de denuncias, con 26.

Donde hubo un incremento exponencial de delitos fue en Ajalpan ya que en 2018 se denunciaron 144 delitos, mientras que para 2020 este municipio terminó con 279 carpetas de investigación por cargos del fuero común.

Si bien la SSP se hizo cargo de la seguridad de Ajalpan por orden de Barbosa Huerta a partir de abril del año pasado, la incidencia comparada con el año previo (2019) muestra que también hubo un incremento pues en ese período hubo 215 denuncias.



En Amozoc y Tlacotepec tampoco bajó la delincuencia

En Tlacotepec de Benito Juárez, el estado asumió el control de la seguridad en agosto de 2020, cuando el municipio cerró con 530 denuncias por delitos del fuero común.

En comparación con  2019, la incidencia delictiva tuvo un incremento de 25 por ciento ya que hubo 424 denuncias, mientras que en 2018 el número de delitos denunciados aumentó 77.2 por ciento, con 299 delitos.

Una ejecución múltiple, en marzo del 2020, provocó que Miguel Barbosa también ordenara intervenir la seguridad de Amozoc.

Pese a ello, en 2020 el municipio de Amozoc cerró con 1 mil 872 delitos denunciados, lo cual representa apenas 1 por ciento menos que la incidencia de 2019, año en el que se denunciaron 1 mil 892 delitos.

Pero la incidencia en comparación con 2018 muestra un incremento de 28.4 por ciento ya que fueron denunciados 1 mil 458 delitos.

Esperanza, el único municipio que mejoró

En mayo del 2020 la SSP comenzó a incursionar en materia de seguridad pública en Esperanza, año en el que la incidencia delictiva de ese municipio cerró con 322 delitos.

A diferencia de los otros municipios donde la SSP incursionó, Esperanza mostró una disminución en su incidencia delictiva desde 2018.

En ese año los delitos del fuero común denunciados ante la FGE fueron 438 pero para 2019 fueron 383. Finalmente, en 2020 cerró con 322, es decir que entre 2018 y 2020 bajó la incidencia 26.4 por ciento.

Cabe señalar que a diferencia de cómo tomó el control de la seguridad en municipios la administración de Antonio Gali que fue a través de decretos, la de Miguel Barbosa lo ha hecho de palabra, por lo que incluso no se ha desaparecido completamente las corporaciones municipales de seguridad.

Visitas: 210

Versión para impresión

Tags: 

Comentarios de Facebook: