Publicado en e-consulta.com (http://nfh3.e-consulta.com)

La misma moneda

Cuando #ISIS conoció a #CÁRTEL

Moroni Pineda
June 27, 2017 03:57:03 PM
Visitas: 554
¿Drogas y terrorismo? Desconocimiento de la diplomacia. Las alianzas en bola. Los juegos de todos.

A más de uno tomó por sorpresa las declaraciones del Secretario Tillerson SIN-PRUEBAS en recientes semanas. Ligar a un movimiento de corte extremo-religioso con el negocio de las drogas no es un intento nuevo, pero sí audaz a la luz de las circunstancias por las que atraviesan los países involucrados. Dar a entender que ambos fenómenos tiene el mismo elemento denominador –lavado de dinero- y que esa es razón suficiente para una especie de coordinación financiera, es por demás insultante y amenazador. Con esta simple ecuación, México es colocado a un lado de países con fama de terrorismo, dinamitando años de diplomacia para justificar solamente una cosa: la construcción de un muro inservible. A estas alturas, las fuentes de financiamiento para la construcción del monumento al oprobio, han ido desde los fondos federales estadunidenses, hasta celdas solares pasando por cochecitos eléctricos y quién sabe cuánta barbarie más, en aras de justificar una promesa populosa de campaña que daña la dignidad de los vecinos. Sola esa nos faltaba, que metieran en la misma bolsa el tráfico de drogas con las misiones suicidas religiosas para poder acceder a presupuestos extraordinarios. Hasta los niños cantores guardaron silencio. Para cualquier experto de seguridad y terrorismo es claro que la naturaleza de uno excluye de manera natural al otro fenómeno. Por las fronteras mexicanas han cruzado muchas drogas de ida y más armas de regreso como bien ha sido documentado, pero nunca  han cruzado por lo menos hasta este momento, terroristas ni armas que se han utilizado para dañar a nuestros hermanos americanos. México ha sido un vecino noble e incómodo por momentos pero nunca una amenaza. Por un lado da tristeza la escasa defensa de la dignidad que se ha hecho y por otro el peligro en que nos ponen cuando andan declarando barbaridad y media para justificar un programa de gobierno ligado a muritos y murotes, alejado de la realidad de millones de amigos estadounidenses que viven del otro lado.

Las alianzas electorales son lo de hoy. Partido que se respete debe proponerlas o arriesgarse a quedar off-the season. Mr. Anaya el acólito del panismo y otrora ortodoxo de la doctrina de Gómez Morín quiere encabezar la revolución aliancista antes de que ésta lo descabece, como bien lo dijo el dictador Díaz a inicios del siglo pasado. Y los demás partidos no se han quedado atrás. Las elecciones en el Estado de México le enseñaron a la democracia partidista una vez más que la antigua fórmula matemática en donde dos más dos es igual a cuatro es verdadera, así como usted la ve. Que si el PAN y el PRD hubieran ido juntos privilegiando al candidato perredista Zepeda, y no a la generala Vázquez Mota (por aquello de que generalmente pierde)  el resultado habría sido muy distinto. Es por eso interesante futurear y pensar en dos aspectos para la concepción de un matrimonio que parecerá más poli-amor que otra cosa: ¿Quiénes serían los candidatos perredistas hasta ahora invisibles a tomar en cuenta incluyendo al Sr. Zepeda? Y, ¿quiénes más le entrarían al poli amor? Por ejemplo, Nueva Alianza que muchos dan por hecho caminará por el lado Priista, pero que en la práctica y a ciencia cierta nadie sabe, particularmente a la luz de un renacimiento Elbista que no puede nunca estar descartado. En el panismo los guamazos están a todo lo que dan, sin duda con 3 claros aspirantes en el ring y uno de ellos desafiando a todo lo que da el establishment. Sin embargo en este maridaje la voz de los demás partidos también contará y hasta ahora aunque también andan con sus cosas y trapos sucios, por lo menos no lo han hecho tan visible como los carnales panistas. En una alianza dos cosas serán claves en la definición del candidato inter-partidista: intención de voto a población general y quien menos genere resistencias o negativos al interior de los partidos participantes.

Esperar para adivinar es el mejor camino.

Es cuánto.

 

Sígueme en

Twitter          @moronipineda

Facebook      Moroni Pineda

Email              moronipineda@hotmail.com