Teatro José Recek, sus deterioros y perspectivas

  • Elvia de la Barquera
Un espacio cultural que necesita restaurarse y consolidarse, pero sobretodo, dignificarse

En las últimas semanas se han suscitado una serie de eventos y de reclamos sociales  en torno al Teatro Popular José Recek, un centro cultural donde se adquirió y reflejó un compromiso social por parte de los integrantes. La desafortunada intervención del IMACP provocó revuelo en la comunidad, por lo que este instituto municipal decidió sumar talleristas en lugar de restar. Otro aspecto importante es el daño estructural que este espacio físico ha venido sufriendo.

De acuerdo con Gerardo Oviedo, actual Director del IMACP, el Proyecto Global del Teatro José Recek contempla  tres aspectos que ameritan ser abordados con urgencia: en primer lugar el deterioro emocional que existe a nivel social a consecuencia de la pandemia; en segundo lugar, considerar la búsqueda de un presupuesto participativo, para, con ello, involucrar a la sociedad, y en tercer lugar evitar inundaciones en este espacio cultural. Sin embargo, agrega el Mtro. en Letras, que de momento este proyecto no se puede implementar porque el comodato que ha firmado el H. Ayuntamiento de la Ciudad de Puebla con CONAGUA es por un año y se va renovando cada año, y para poderlo efectuar seria necesario conseguir un comodato por tres años mínimo.

En entrevista,  la Mtra. Arq. Marcela Sonia Espinoza, quien laboró por varios años en la Sección de Monumentos del Instituto Nacional de Antropología e Historia , Centro Regional Puebla, y es especialista en legislación y conservación de monumentos arquitectónicos, comenta que para que un proyecto de intervención arquitectónica se ejecute no es necesario un comodato de tres años, ya que la licencia que otorga el INAH tiene una duración de un año.

Pero vamos por partes. En primer lugar mencionamos el temblor de hace tres años y medio, que causó daños estructurales no graves, es decir, el espacio se podía seguir utilizando sin que ello implicará un riesgo para los usuarios. Pero, al no ser de gravedad y al existir otros monumentos con mayor afectación, este teatro no fue atendido, con lo que su deterioro ha ido creciendo. En segundo lugar, al estar cerca de un río, se convierte en parte de este con las crecidas provocadas por las lluvias, es  decir, el teatro se inunda continuamente, afectando los cimientos y el arranque de los muros, sobretodo. Y en tercer lugar, hace más de un año que está prácticamente abandonado, ya que con la pandemia se prohibieron todas las actividades grupales para evitar contagios y no hay nada que afecte más al patrimonio que el abandono.

Dadas las perspectivas, lo primero que habría que hacer al respecto es una inspección para dictaminar objetivamente el grado de deterioro. Estas observaciones, sumadas a las observaciones de los talleristas que ocupan los espacios, podrían  generar un amplio proyecto de intervención que incluya no sólo el mantenimiento y fortalecimiento de la estructura, sino también una adecuación de los espacios para poder desempeñar las diferentes actividades artísticas, lo cual también implica invertir en infraestructura. Después de todo se trataría de mejor el espacio para su conservación, pero también para su funcionamiento, es algo que la sociedad requiere urgentemente: la dignificación de nuestros espacios de uso público.

Un proyecto de intervención, continúa la Arq. Espinosa,  en este espacio cultural habría que iniciarlo con una memoria descriptiva en donde se explique qué se quiere hacer, en qué consiste el proyecto y un presupuesto. La inspección se puede solicitar a la Sección de Monumentos del INAH-Puebla, quienes pueden asesorar sobre obras de mantenimiento, posibles cambios, repunteos necesarios y en qué lugares, cambios de pisos, entre otros.

Un proyecto con estas características no depende del tiempo que dure el comodato, ni del tiempo de la dirección, ni de la administración, ya que es institucional y no personal, por lo que podría tener continuidad aún cuando se atraviese un cambio administrativo; pero esto es algo que solamente se puede conseguir mediante el diálogo, la apertura y la voluntad política.

 

Opinion para Interiores: 

Visitas: 228
Versión para impresión

Anteriores

Elvia de la Barquera

Egresada de Antropología UDLAP, Bellas Artes Universidad de Barcelona y Doctorada en Espacio Público: Arte-Sociedad UB. Artista, investigadora, docente y Crítica de Arte con publicaciones varias