Energéticos y juicio de la historia

  • Rodrigo Rosales Escalona
Es con Fox, Calderón y Peña, donde se despoja al pueblo de dignidad y soberanía

“Hoy, el poder público viene a ser, pura y simplemente, el Consejo de la administración que rige los intereses colectivos de la clase burguesa”

Carlos Marx

 

La historia de México del salinato a la fecha, es la pretensión de los virreyes por mantener el control de sus libertades, sobre el consenso de la población que anhela y exclama sus derechos todos. Apetito exacerbado enquistado en el poder del Estado, esgrimiendo el poder factico junto con sindicatos empresariales, es hacerse del poder, donde oligarquía cleptócrata, se asumen como los salvadores de la libertad, incluso, postulan que el Liberalismo es la esencia neoliberal tecnócrata que requiere los nutrientes de la nación para el desarrollo del país.

 

“Las ideas dominantes de una época siempre fueron sólo ideas de una clase dominante”

C. Marx

 

La praxis política que creen ejercer, es un mito de propaganda , confiando e influyendo a través del poder junto mecanismos informales en los aparatos de comunicación orgánicos, que es un activismo de alienación social que les machaca el “bien social” como usufructo, es decir, casta divina que se siente con todo el derecho a usar los bienes de la nación y disfrutar de sus beneficios, con la obligación de conservarlos y usarlos como si fueran propios.

“Aunque las tierras no eran suyas, tienen el usufructuo las labraban”.

 

Dentro del usufructo del salinismo con las contrareformas en la Constitución como el 3, 5, 27, 31, 82 y 130, el camino hacia la privatización de la nación en el campo, energía petrolera y eléctrica, portuaria, ferrocarriles y más; así como beneficios económicos y hacendarios a las castas empresariales y medios de comunicación, con Ernesto Zedillo, la locomotora tecnócrata va a todo vapor. Es con Vicente Fox,  Felipe Calderón y Enrique Peña, donde se consolida el sueño apátrida y norteamericano de apoderarse de la nación, despojando al pueblo de dignidad y soberanía.

 

Con la presidencia de la república de Andrés Manuel López Obrador, expone el combate a la corrupción así como ir recuperando los bienes nacionales energéticos. Por lo que recurre para garantizar que los bienes de Pemex y CFE adquieran el principio nacional otra vez, es mediante emitir una propuesta ante la Cámara de Diputados aprobó este martes la reforma a la Ley de la Industria Eléctrica del Presidente Andrés Manuel López Obrador, para privilegiar a la pública Comisión Federal de Electricidad (CFE) en detrimento de generadores privados, sobre todo de renovables.

Estas son las claves de la polémica reforma que aún debe pasar el Senado, pero que ya ha descargado choques de incertidumbre por priorizar a toda costa a la empresa eléctrica del Estado.

Máxime que las cúpulas empresariales y sus representantes en el PAN, PRI y PRD, argumentan que de darse, la población y empresas serán afectadas por elevarse el costo de energía.

¿Cómo es la trama que se teje para llegar a la exclusión de la soberanía energética?

El Origen

Desde que Carlos Salinas de Gortari se apropió de los partidos políticos que le aprobaron su “triunfo electoral”, el pacto de no agresión entre PAN y PRI, permitió el matrimonio perfecto. El PRD, al ser infiltrado por los chuchos, Salinas tuvo su Caballo de Troya, para hacer de él un mercenario más. Bajo ese tono, Zedillo fue instrumento de vender la idea de que la “democracia” está en ella misma, permitiendo que Fox llegue a la presidencia de la república, cediendo el turno a Calderón y éste a Peña.

Ese entramado conlleva a garantizar la privatización energética. El problema es que hasta Zedillo y parte de Fox, se fue conformando un clamor social en contra de tales actos de rapiña. Debemos reconocer que su esfuerzo y empeño apátrida fue cobrando sentido en dos grandes frentes de batalla para garantizar a las castas privilegiadas del país y extranjeras, en especial Estados Unidos y España, siendo el uso de sometimiento y represión a la oposición social y política; otorgando ganancias económicas en comprar “voluntades” de supuestos partidos de oposición como el PAN, PRD y MC, quienes fueron los peones del ajedrez político, para que apostaran su futuro siendo cómplices del gobierno en turno.

Con el fin de ir sembrando la idea de que tales actos de privatización benefician a la nación y pueblo, éste sistema recurrió a los emporios de Televisa y TV Azteca, sin olvidar a periódicos impresos y radiodifusoras, donde informadores orgánicos cumplieron su papel propagandista a favor y para denostar y con falsas noticias contra la oposición social.

Entre esas batallas para la conquista energética, afloraron los actos represivos como represión y homicidio de dos campesinos en la comunidad La Parota, en el estado de Guerrero, donde Fox intentó construir una hidroeélctrica robando las tierras de los campesinos. La lucha fue contundente en defensa de su patrimonio, se sostuvieron con dignidad y vencieron a Fox. Sin embargo, la tarea apátrida continuaba. Calderón reproduce el método represor, mediante el supuesto combate al narcotráfico, que derivó en más de cien mil muertos y 39 mil desaparecidos. “Guerra”, que sirvió para encubrir el real objetivo, combatir los movimientos sociales a toda costa.

Calderón es quien va definiendo el bosquejo salinista privatizador , donde las pinceladas les da forma plástica. Una vez más, la oposición marcó su postura, pero ya estaba decidido la privatización, que se culmina ese apetito con Enrique Peña.

Nombres como X González, De Hoyos, Germán Larrea del Grupo México, dueño de la cadena de cines  Cinemex, en cada uno de estos 5 sexenios los beneficios son incalculables, incluyendo los fiscales y hacendarios, siendo Grupo México, quien con Fox y Calderón logró 13 minas y siderúrgicas, también Ferrosur y Ferromex (empresas de trenes privatizadas durante el gobierno de Zedillo), que como compensación fue y es el uno más de los poderosos financieros de campaña electoral en Sonora con el PAN y en Coahuila con el PRI.

La muerte de 65 mineros en Pasta de Conchos, Coahuila, en 2006, no las denuncias contra su emporio por delitos ambientales, Larrea resultó impune.

Otro magnate beneficiado desde Salinas lo es Claudio X González, presidente de Kimberly Klark y dirigente del Consejo Mexicano de Hombres de Negocios. Cúpula de cúpulas empresariales. Cada uno de los dos, fueron aliados de Televisa, hasta que sus intereses rompieron el pacto, divorciarse fue la culminación por choque de intereses.

Peña Nieto, como gobernador del Estado de México, lo recibió como regalo del grupo Tlacomulco, a quien los planes le dirigían a la presidencia de la república; para ello, es transformado en actor, en candidato mediático, quien fue reforzado con apologías de los informadores orgánicos que les untaron las manos y bolsillos a granel. Ese presidente mediático, inició con dos manchas, la famosa Casa Blanca y el el asesinato y desparción de 43 normalistas de Ayotzinapa en Iguala, Guerrero, con su “Verdad Histórica”.

Aún así, la tarea emprendida de Salinas de privatizar la energía, luego de ese bosquejo, pasa al fogón para darle cuerpo a ese Golem, y continuar con su “mover a México”.

El artículo constitucional 27 prohibía otorgar concesiones a privados y extranjeros, sobre bienes naturales del subsuelo, por lo que era necesario recurrir a orgánicos legisladores diputados y  senadores de los partidos políticos a sueldo, para ese acto maestro, sin olvidar que el senador norteamericano Richard Lugar, republicano de Indiana, amplio conocedor en materia energética, por ser asesor de Exon, recomendó en un documento de 31 cuartillas, el 21 de  diciembre de 2012, que el gobierno de Barack Obama influera en las negociaciones de los Acuerdos Transforonterizos de Hidrocarburos (ATH)* para lograr una “reforma profunda en materia energética en México, dando lugar a una reunión de Lugar con los integrantes de transición de Peña Nieto, más los coordinadores parlamentarios del PRI, PAN, PRD y empresarios y especialistas en materia energética, donde está Emilio Lozoya Thalman y Luis Videgaray. Documento medular que advirtió la necesidad de reformar Pemex, en cuanto a que Obama “coincidía” con el “impulso para la reforma energética en México”.

El senador Lugar no quería una reforma “a medias”, como lo fue con Calderón, porque no aceptaban contratos en algunos servicios. Querían contratos  para aprovechar la renta petrolera nexicana. Reformar el artículo 7 constitucional, generando leyes secundarias para quitarle a Pemex el monopolio de la explotación y producción de hidrocarburos.

Finalmente los ATH se firmaron por los gobiernos de Felipe Calderón y Barack Obama en febrero de 2012 a través de la canciller mexicana Patricia Espinosa y la secretaria de Estado norteamericana, Hillary Clinton. El Senado mexicano aprobó sin mayor discusión ni bronca alguna.

El terreno aplanado lo tuvo Enrique Peña, quien da el tiro de gracia en su “reforma energética”, siendo que en el documento original del ATH, se anexan que “Las compañías autorizadas por Estados Unidos y Pemex explotarían conjuntamente las reservas de petróleo y gas que, según se ha detectado, se extienden a ambos lados de la frontera marítima”.

El legislador republicano argumentó lo siguiente:

“Dada la falta de experiencia de Pemex en aguas profundas, el resultado más probable es que las compañías internacionales autorizadas por Estados UNidos serían las que operarían los proyectos y utilizarían la infraestructura situada en el lado estadounidense de la frontera, que es más extenso que el de México cerca del área de cooperación. Sin  embargo, a Estados Unidos le interesa que Pemex adquiera experiencia en la explotación profunda, con el fin de mejorar la integridad de potenciales proyectos operados por Pemex exclusivamente en territorio mexicano”.

El senador vinculado a grandes trasnacionales petroleras es “las reformas energéticas determinarán en qué medida México será parte de la futura seguridad energética de Estados Unidos y América del Norte”.

El por qué Pemex carecía de tal tecnología, recordemos que Ernesto Zedillo y Vicente Fox, desintegraron el Instituto de investigaciones petroleras, donde especialistas y científicos esran catalogados como lo mejor del mundo, incluso, Pemex autorizaba que algunos de ellos los contrataran empresas petroleras en Noruega, Arabia Saudita, Qatar, por citar algunos.

Si esas castas privilegiadas se quejan y lamentan de la reforma energética impulsada por el presidente López Obrador, en el que resalta la energía eléctrica, que así como Pemex, empresas extranjeras como Iberdola y OHL, también en Argentina, recibieron mismo trato de tecnócratas apátridas. Es momento de fincar un futuro de nación sin menoscabo de soberanía.

*Documento: Oil, Mexico and the Transbourday Agreement, http://www.gpo.gov/fdays/

 

rodrigo.ivan@yahoo.com.mx

Analista político y de prospectiva social

 

Opinion para Interiores: 

Visitas: 254
Versión para impresión

Anteriores

Rodrigo Rosales Escalona

Periodista y analista político en medios locales y nacional, filósofo, docente en nivel superior, activista social, comprometido con la justicia.