Masculinización de las noticias, ¿las voces expertas?

  • Lucero Hernández
Los hombres se han convertido en las voces expertas de opinión y análisis

¿Qué tal les fue con el ejercicio de ubicar a una mujer en puestos de dirección y jefatura de los medios de comunicación que consumen? Sí, las mujeres estamos subrepresentadas en el liderazgo de las redacciones. Este es un problema y existe uno mucho mayor: los hombres se han convertido en las voces expertas de opinión y análisis, como fuentes de información y como foco central de la noticia.

El Proyecto de Monitoreo Global que en México encabezó la organización CIMAC en 2015 advirtió justo de esa masculinización de las noticias que consumimos en México y que parte desde quién las escribe: 58.3 por ciento son hombres y 41.7 por ciento son mujeres y lleva a que en las noticias las menciones a las mujeres no alcanzan ni siquiera 30 por ciento en los medios cuando los hombres llegan hasta entre 73 y 79 por ciento en radio, televisión y periódicos.

Las historias periodísticas están centradas en la visión de los hombres. En 2010, 11 por ciento de las noticias se centraron en una mujer o grupos de mujeres; para 2015, la cifra se había reducido a 9 por ciento. Hemos perdido presencia.

Las historias sobre igualdad de género no se están contando, no son una prioridad para los tomadores de decisiones y los formadores de opinión, incluidos los propios periodistas. A nivel global, la igualdad de género ocupó menos del 1 por ciento de todas las historias que cubrieron la igualdad de género en 2019. Esto sin considerar que al informar sobre igualdad de género, los periodistas aplican ángulos limitados que no reflejan las preocupaciones de la audiencia.

¿Tiene que ver el patriarcado? Claramente las normas patriarcales sostienen las barreras invisibles que impiden que las mujeres sean centro de noticias, voces expertas, de opinión, dirijan o lideren la decisión mediática en las empresas informativas.

Colocar a una mujer como experta o analista difícilmente se podrá ver. El Proyecto de Monitoreo Global reveló esta omisión por parte de los periodistas y jefaturas en medios: mientras los hombres son testigos, líderes de opinión, expertos o voceros, las mujeres fueron consultadas desde su experiencia personal.

¿Cómo puede combinar su vida profesional con el hecho de ser madre? ¿Se considera una madre luchona? ¿El poder combinar su trabajo y ser madre le representa un logro? Son las preguntas que comúnmente podemos escuchar en reporteros y que muestran la débil formación de periodistas y comunicadores en igualdad de género, así como el compromiso de las empresas periodísticas por reducir la brecha de género que marca esa diferencia social y en el mercado de trabajo de las mujeres frente a los hombres.

Esas normas patriarcales son las mismas que han centrado casi por decreto que las mujeres sean asignadas en lo que informativamente se le conoce como «soft news» o noticias blandas, como lo pueden ser estilo de vida, salud y medio ambiente, mientras que a los hombres los colocan en las llamadas «hard news» como deportes, periodismo de investigación, energía o economía.

Basta con ver el informe «Las perspectivas perdidas de las mujeres en las noticias» de la Fundación Gates publicado en noviembre 2020, el cual incluye un análisis por parte de los lectores donde se revela que los hombres consumen más noticias que las mujeres, y antes de adelantarse a pensar que por esa razón no hay mayor representación de mujeres en puestos de liderazgo, porqué no ver esa deficiente información que inhibe la representación de ella y por ende, la pérdida de lectoras.

Veamos otro ángulo de la problemática ¿mejorar la diversidad de género en las salas de redacción conduce a que las mujeres sean más visibles en las noticias? Los casos en Sudáfrica, Reino Unido y Estados Unidos, nos han mostrado que sí.

Sudáfrica es líder mundial en paridad de género en la sala de redacción: 49 por ciento de los periodistas son mujeres; en Reino Unido 47 por ciento y en Estados Unidos ronda entre 42 y 45 por ciento. En Latinoamérica, Argentina y Brasil, superan a México.

¿Qué pueden hacer las empresas editoriales para impulsar políticas de igualdad de género en México? Comparto unos puntos clave que reunió la experta en género e igualdad racial, Luba Kassova, autora del reporte de la Fundación Gates.

 

• Auditorías salariales para ayudar a reducir la brecha salarial de género

• Aplicar cuotas de género en la contratación

• Recopilar listas de mujeres colaboradoras y expertas para que las utilicen los periodistas

• Medir la proporción de mujeres expertas que aparecen en las historias reportadas

  • Sensibilizar a los periodistas en las salas de redacción del sesgo existente
  • Establecer una expectativa de paridad de género para los paneles de expertos

 

* Periodista y Consultora en Medios Digitales. Docente universitaria en Periodismo. Correo: lc.lucero.hg@gmail.com | Twitter: @Luz_HernandezG | Instagram @lucero_hernandezg

Opinion para Interiores: 

Visitas: 238
Versión para impresión