La imagen lo es todo

  • Oscar Gómez Cruz
Las imágenes son todo. Los estadounidenses, parece ser que lo han olvidado también

Este miércoles se vieron en todo el mundo imágenes contrastantes y sorprendentes.

Por primera vez en cuatro años, el aún presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, subió a través de la cuenta oficial de Instagram de la Casa Blanca, alrededor de las 5 de la tarde, hora del centro de México, un mensaje correspondiente a un estadista, a un presidente, a un jefe de Estado y de gobierno como corresponde a su investidura.

Quienes le escribieron el discurso fueron sin lugar a dudas personas pensantes, que seguramente tuvieron que "pelear" con él, para lograr que lo leyera de la forma en que lo hizo.

Vimos a un Trump condenando la violencia vista el día 6 de enero pasado, en el asalto al Capitolio por parte de sus seguidores, incitado en gran medida por él y sus mensajes incendiarios, incluido el discurso que dio ese mismo día, en la capital del país.

Dijo claramente a sus seguidores que, si se comportan como vándalos, no sólo no apoyan a su movimiento Make America Great Again (MAGA), sino que lo debilitan y además, atacan el estado de derecho de su propia nación y al país mismo. Condenó la violencia en contra de las fuerzas del orden e instó a que se detengan las demostraciones que se han rumorado y que comenta, le han sido informadas por parte del propio Servicio Secreto, se llevarán a cabo en todo el país desde mañana y hasta el día 20 de enero; fecha en la que Joe Biden jurará protesta como el presidente número 46 de nuestro vecino del norte.

A unas horas de que la Cámara de Representantes votara a favor de su segundo juicio político en menos de cuatro años, Trump lanzó este mensaje a la nación y el mundo, intentando proyectar una imagen de que él NO incitó a la denostable horda de rufianes que mostraron al planeta, la decadencia de un imperio que parece YA NO comprender, que las imágenes son tremendamente poderosas.

Tal es el caso de las fotografías que circularon por todas las redes sociales y por todos los medios del planeta, de elementos de la Guardia Nacional tirados como animales en el piso del interior del Capitolio, durmiendo sin tapabocas completamente hacinados, recargados en los bustos, fuentes y estatuas que hay en el interior del "santuario de la democracia americana”. Una absoluta vergüenza, un grave error de comunicación y sobre todo, un fuerte golpe a la certeza, la fiabilidad, el profesionalismo e invencibilidad de las fuerzas armadas de la potencia número uno de planeta.

Ni en un país bananero se ven esas imágenes. Vaya, ni en Venezuela, país gobernado por un populista fuera de sus cabales, se circulan deliberadamente imágenes haciendo ver a sus soldados como indigentes tirados en el piso y acostados en las bancas del centro del poder.

Las imágenes cuentan. Lo que parece es. Y seguramente potencias como Rusia, China, Alemania y enemigos con bombas atómicas como Irán, Corea del Norte y Pakistán, se ríen de lo que están viendo.

Organizaciones terroristas como Al Qaeda e ISIS notaron lo fácil que es meterse hasta la sala del pleno del Senado o sentarse y subir las botas sucias en la oficina de la Speaker of the House.

Afortunadamente para todo el planeta y la humanidad en su conjunto, no aprovecharon los disturbios del 6 de enero para volar el Capitolio, porque además de la pérdida de vidas humanas, el ver esa imagen hubiera sido el golpe definitivo a la economía global, en medio de una pandemia que tiene a todos en jaque.

Solo imagine usted, amagos de guerra quien sabe contra quién, ya que los americanos históricamente no buscan quién la hizo sino quién la pague, aeropuertos cerrados, más medidas de seguridad, embargos económicos, fuga de capitales de países en desarrollo, insurrección interna en los Estados Unidos.

No pretendo hacer el guion de una película de acción, donde los estadounidenses siempre salvan el día haciendo gala de su poderío militar, gracias a sus súper "eficientes" servicios de "inteligencia", pero eso pudo haber pasado el pasado 6 de enero, si grupos terroristas hubieran aprovechado esa insurrección de rufianes para infiltrarse.

Las imágenes son todo. Los estadounidenses, parece ser que lo han olvidado también.

 

Oscar Gómez Cruz

 

https://www.facebook.com/GomezCruzOscar/

https://es-la.facebook.com/2Tres15/

https://www.instagram.com/2tres15/

https://twitter.com/DosTresQuince

Opinion para Interiores: 

Visitas: 278
Versión para impresión

Anteriores

Oscar Gómez Cruz

Maestro en Asuntos Internacionales de Negocios Universidad de Columbia. Maestro en Administración Pública INAP. Egresado de la Escuela de Negocios de la Universidad de Harvard. Es presidente de 2TRES15