#SeráLey

  • Marisol Calva
El aborto inseguro es la cuarta causa de muerte materna a nivel nacional

El Congreso del Estado de Puebla ha sido tomado, es la primera vez en la historia que alguien lo toma, y ese alguien no es cualquiera, es un colectivo de mujeres feministas, mujeres jóvenes, que se han articulado con dos consignas muy concretas: garantizar el derecho de las mujeres a decidir sobre su propio cuerpo a través de la interrupción legal del embarazo hasta las 12 semanas de gestación, y combatir la violencia feminicida que azota al estado a través de una efectiva aplicación de la alerta de género que corre desde su revisión, el último reporte que conocemos es de octubre de 2019 y a la fecha, no sabemos nada, lo que si sabemos es que en lo que va de 2020, llevamos más de 60 feminicidios.

El congreso tiene 7 días tomado, la toma fue pacífica, y desde ese momento las demandas no se han dejado de escuchar, como no se han dejado de escuchar desde Octubre de 2019 cuando se presentó una  iniciativa para modificar la Ley de Salud del Estado de Puebla y permitir la interrupción legal del embarazo, es decir que el aborto hasta las 12 semanas de gestación sea un derecho gratuito, legal y seguro para todas las mujeres que decidan hacerlo. Iniciativas no han hecho falta, la Diputada Rocío García Olmedo y la Diputada Estefanía Rodríguez han presentado las iniciativas correspondientes que hoy se escarchan en la congeladora legislativa.

Y es que las mujeres abortan sea legal o ilegalmente, pero hoy abortar en México de forma segura es un privilegio de clase, se ha estigmatizado, y hasta satanizado, se ha tomado como un tema tabú, como algo de lo que no se debe hablar, y justamente eso es lo que ha provocado que en la clandestinidad, miles de mujeres pierdan la vida, o que muchas más de ellas tengan traumas psicológicos de por vida.

La discusión en torno al derecho de las mujeres a decidir ha terminado hasta en los púlpitos de las catedrales e iglesias de todo el país y Puebla no es la excepción, la Iglesia ha viciado junto con grupos “pro vida” que en realidad deberían llamarse antiderechos, la discusión en torno a un tema de salud pública. Pero se encuentra viciada por dogmas, prejuicios y doble moral que empantanan y no permiten avanzar, como bien dice la consigna feminista: “Si el Papa fuera mujer, el aborto sería legal”. Porque en efecto, la Iglesia condena a las mujeres por el simple derecho de querer decidir sobre su cuerpo, pero guarda silencio y no condena a sus sacerdotes pederastas, violadores de monjas y niños.

Las mujeres no se embarazan solas, pero sobre ellas sí recae la responsabilidad de parir y criar aun en ausencia del padre, garantizar el derecho de las mujeres a un aborto seguro, legal y gratuito no significa que obliguen a nadie a abortar, por el contrario, hoy con la legislación tal cual se encuentra vigente, sí las obligan a parir.

¿Qué por qué es un problema de salud pública? Investigaciones del Grupo de Información en Reproducción Elegida o GIRE por sus siglas informan que el aborto inseguro es la cuarta causa de muerte materna a nivel nacional. El acceso al aborto legal y seguro es esencial para el ejercicio de los derechos humanos de las mujeres. Las mujeres que abortan, así sea por una causal de violación, son re victimizadas y criminalizadas.

La lucha que hoy emprenden las feministas en Puebla es muy importante y significativa, lo hacen a través de una protesta pacífica, de una resistencia creativa, lo se porque he estado con ellas, pero pese a su valentía y determinación, no han sido escuchadas, pidieron una mesa de diálogo con el Gobernador, la Presidenta Municipal y el líder del Congreso del Estado, la Fiscalía y los rectores de Universidades, pero al momento no han sido atendidas, al contrario sorprende y molesta que intenten ser intimidadas con  la presencia de fuerzas policiacas estatales, sobre todo teniendo en contexto la gran cantidad de abusos y violaciones a derechos humanos por parte de cuerpos policiacos en el país y concretamente contra protestas feministas como ha sido en CDMX, EDOMEX y Quintana Roo. Por eso decimos: nos cuidan mis amigas, no la policía.

Por eso en medio de una respuesta gubernamental hostil, de una invisibilización de las demandas por parte de la autoridad, por un reparto de culpas y responsabilidades (porque acusan a la presidenta municipal de organizar la toma del Congreso) lo cierto es que las mujeres en Puebla estamos hartas, de la violencia feminicida, de la violencia institucional y de la violencia machista que pretende desvirtuar un movimiento legitimo, gestado desde las entrañas del dolor de mujeres siendo asesinadas por el simple hecho de ser mujeres, gestado desde el dolor de miles de mujeres abusadas y violentadas, desde el hartazgo de vivir en un estado que ocupa los primeros 5 lugares en feminicidios, abuso sexual, trata de personas y ¡nadie hace nada!.

Por eso hoy gritamos #NiUnaMenos, no necesitamos que nadie nos organice, no necesitamos planes de conspiración detrás de la Toma del Congreso, lo que se necesita con urgencia es sensibilidad, atención y voluntad política. Lo único que hoy no ha tomado el edificio de la 5 poniente No. 128.

 

 

Marisol Calva

@Marisol_Calva

Opinion para Interiores: 

Visitas: 212
Versión para impresión

Anteriores

Marisol Calva

Politóloga, Maestra en Gobierno y Administración Pública, Secretaria de la Comisión Nacional de Redes Sociales de Movimiento Ciudadano. Ex candidata a Diputada Local