Puertos y Aduanas van a Seguridad Nacional

  • Humberto Sosa Argáez
Van contra los intereses de los gobiernos estatales con puertos marítimos

Con 70 a favor 26 en contra y 4 abstenciones, el Senado de la República aprobó, sin cambio alguno, la minuta enviada por la Cámara de Diputados, por la que se modifica la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal, la Ley de Navegación y Comercio Marítimos; y, de la Ley de Puertos, que permiten delegar a la Secretaría de Marina, la construcción de todas las obras marítimas y dragado, así como facultades administrativas que hasta hoy, estaban a cargo de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes.

La mayoría de Morena y sus aliados, no aceptaron ninguna de las reservas propuestas por senadores de la oposición y del Partido del Trabajo y decidió aprobarla en sus términos.

La migración de ciertas atribuciones de la SCT a la Secretaría de Marina, en su carácter de dependencia del Ejecutivo federal es clave y de gran calado porque pega a los intereses no muy trasparentes de las concesiones a los gobiernos de los estados con Puertos Marítimos.

De acuerdo con el dictamen, la Secretaría de Marina podrá otorgar permisos para la construcción de todas las obras marítimas y dragado, el otorgamiento de permisos para el establecimiento y explotación de servicios relacionados con las comunicaciones y transportes por agua, la conducción de políticas y programas en esa materia; así como las atribuciones necesarias para fungir como la única Autoridad Marítima Nacional, encargada de la implementación de la Ley de Navegación y Comercio Marítimos.

Además, se amplía la facultad a la Secretaría de Marina para dirigir la educación naval militar y la educación náutica mercante; igualmente se otorga la facultad para fijar las normas técnicas del funcionamiento y operación de los servicios públicos de comunicaciones y transportes por agua y las tarifas para el cobro de los mismos; otorgar concesiones y permisos, y fijar las tarifas y reglas de aplicación de todas las maniobras y servicios marítimos, portuarios, auxiliares y conexos relacionados con las comunicaciones y transportes por agua; así como participar con la Secretaría de Hacienda y Crédito Público en el establecimiento de las tarifas de los servicios que presta la Administración Pública Federal de comunicaciones y transportes por agua.

La exposición de motivos a cargo de la Diputada de Morena Juanita Guerra Mena fue a mi juicio más que suficientes al señalar que: “… con estos cambios  reforzarían el ejercicio de inspecciones en materia de seguridad y protección marítima para cumplir con los requerimientos establecidos por la Organización Marítima Internacional. Así, como la ambigüedad de las leyes y reglamentos en materia de seguridad y protección portuaria, por lo que resulta necesario concentrar todas estas atribuciones en la Secretaría de Marina, a fin de estar en total posibilidad de responder a las exigencias que el país y la comunidad marítima requieren en la materia.

Resulta de relevante interés (afirmo) fomentar el desarrollo marítimo considerando la necesidad de fortalecer la seguridad y protección marítima y portuaria; así como hacer más eficiente la prestación de trámites administrativos a la comunidad marítima, por lo cual se considera indispensable que la Autoridad Marítima Nacional cuente con las atribuciones que otorga la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal, la Ley de Navegación y Comercio Marítimos y la Ley de Puertos en las materias antes mencionadas, dejando a la Secretaría de Comunicaciones y Transporte las atribuciones relativas al desarrollo portuario, delimitando correctamente las atribuciones de ambas secretarías en relación al desarrollo marítimo del país.

El gobierno federal requiere (afirmo) de la participación de todos los sectores del país, incluyendo el sector marítimo, con el fin de erradicar las prácticas que limitan el desarrollo nacional, en el cual, la honestidad, la austeridad y la legalidad en la aplicación de los recursos, sean los ejes rectores para lograr el desarrollo sustentable y eficiente de la nación.

Por lo anterior, es necesario que el Poder Ejecutivo federal ejerza una Autoridad Marítima Nacional fortalecida, a través de la Secretaría de Marina, con el fin de evitar la duplicidad de funciones y el dispendio de recursos humanos y financieros de la administración pública federal, además de dotar de imparcialidad los trámites que se brindan a la comunidad marítima y, de esta manera, impulsar el desarrollo marítimo del país.

Aunado a lo anterior, permitirá al Estado mexicano cumplir con mayor eficiencia los compromisos contraídos con los organismos internacionales, incentivando el comercio marítimo internacional a los puertos nacionales, garantizando que la Autoridad Marítima Nacional brinde seguridad y protección marítima y portuaria. Así como establecer una sola autoridad en materia de marina mercante y de prevención de la contaminación marina originada por las embarcaciones, con el fin de dar claridad y certeza a la comunidad marítima al evitar la duplicidad de funciones y dispendio innecesario de recursos, fortaleciendo así la confianza que se ha ganado la Secretaría de Marina.

De igual manera, señalo la diputada que se requiere modificar la Ley de Navegación y Comercio Marítimos, con el fin de asignar a la Autoridad Marítima Nacional, la tarea de administrar la totalidad de los asuntos marítimos en México, incluyendo el desarrollo de la marina mercante nacional y la educación náutica; otorgando también la facultad de expedir todo tipo de permisos en esta materia, tales como el dragado, el remolque y el pilotaje, entre otros. Asimismo, ejecutar las disposiciones existentes que, hasta el momento, habían derivado en la subutilización y el subempleo de los recursos nacionales, en perjuicio del país. Un ejemplo de ello, es el cabotaje en México que, a pesar de estar reservado a navieros mexicanos con embarcaciones mexicanas, se realiza, en su mayoría, por extranjeros.

Finalmente advirtió, que era necesario reformar la Ley de Puertos es para armonizar las funciones que tendrá la Secretaría de Marina como Autoridad Marítima Nacional a cargo de la Administración Marítima en México…” 

El “Mercado” no es dueño de todo y menos cuando transitan personas, bienes y servicios en nuestros mares.     

El contra argumento a los que “no creen” en estos cambios radica en que los puertos se militarizarán como en Venezuela, se retrasará la cadena de suministros  a plataformas Marinas, se aumentarán los costos y se desalienta la inversión como los sueldos de los marinos mercantes que aspiran altos salarios en función de sus responsabilidades.

Pero en mi opinión hay hoy en día en los puertos de Campeche (donde vivimos), y creo en todo el país una situación de vulnerabilidad a la Delincuencia organizada, concesiones a modo en el manejo de los recursos como el Agua Potable a Plataformas, Robo de Diésel, Permisos extra norma a Embarcaciones y/Plataformas a renta, como intereses políticos en la Administración Portuaria, aunado a la falta de Coordinación en asuntos clave como: la Protección al medio ambiente en Zona Natural Protegida y el asunto de las embarcaciones Piratas que asaltan las Plataformas o como asuntos sin resolver de embarcaciones varadas de Oceanografía que dañan las playas. Si bien sólo en tiempos de Guerra se justifica la militarización de los puertos es justo aclarar que la reasignación de funciones de la SCT  es a la Secretaria de Marina y no a la Armada de México. No más opacidad y corrupción en Puertos y aduanas! Por el bien de México y el aprovechamiento de nuestros Mares con todo sus recursos.

Opinion para Interiores: 

Visitas: 269
Versión para impresión

Anteriores

Humberto Sosa Argáez

Es licenciado en Ciencias Políticas por la UPAEP y maestro en Administración con especialidad en Ingeniería Financiera por la Universidad del Valle de México