Guardo el espejo en que te vi, mientras espero

  • Verónica Mastretta
La larga historia del amor contrariados entre Fermina y Florentino

Una de las páginas más eróticas y románticas de la literatura la escribió Gabriel García Márquez en El amor en los tiempos del cólera. *

La trama de esa perfecta novela ya la saben, la larga historia de amores contrariados a lo largo de más de 50 años entre Fermina Daza y Florentino Ariza, cuyas coincidencias aparentemente desafortunadas son marcadas primero por la extrema juventud de ambos, cuando se conocen y enamoran por primera vez y los separan los prejuicios de clase,  y 50 años después, por un amor impedido por los prejuicios existentes hacia el enamoramiento entre viejos.

Florentino conoce a Fermina cuando ella acaba de cumplir doce años y él tiene dieciséis. Ella es una floreciente belleza de ojos almendrados, larga trenza  color miel y voz ligeramente ronca. Le gustan las flores y los animales y es capaza de identificar el olor de cualquier persona en cualquier lugar. Vive cercada por los ojos vigilantes de un padre viudo y ambicioso que desea para ella un matrimonio conveniente que pueda darle la corona social que él cree que su hija se merece, no solo por su belleza e inteligencia, sino para complacerlo a él . Florentino es pobre,  extremadamente flaco, miope y de vestimenta sombría, por lo que su edad siempre será difícil de descifrar. Su enorme afición a la poesía y su gusto por escribir cartas lo ayudarán a conquistar a Fermina con la ayuda de la tía que la cuida,  y que acabará ayudando a que los jóvenes se escriban y se miren durante cuatro largos años. Cuando Lorenzo Daza se entera, ordena que la tía se vaya de la casa para siempre y a Fermina la aleja mandándola a una hacienda lejana. Después de muchos meses regresará , pero el tiempo ha puesto un velo en los ojos de Fermina , quien aparentemente ha perdido la pasión que sentía por Florentino. Conocerá y se casará con el doctor más célebre y rico  de la comunidad caribeña, el Doctor Juvenal Urbino, con el que sostendrá un largo duelo de poder, amor, odio y control dentro del matrimonio, uno de los tantos placeres peligrosos del amor domesticado.  

Florentino, un romántico empedernido, decide esperar a Fermina y serle fiel hasta que la vida vuelva a juntarlos. Su fidelidad será solo emocional y mental, pues para superar el abandono de Fermina cultivará una  sensualidad empedernida por medio de una intensa vida sexual y emocional formada por una variada lista de mujeres de todas las edades, condiciones, cuerpos y talentos, aunque  en el rincón más secreto  de su alma el altar es para Fermina. Durante 50 años él permanecerá soltero  y desde lejos la verá vivir, tener hijos, madurar. Sabrá de su vida muchas cosas mientras él permanecerá distante y discreto. La conoce como a nadie aunque no crucen una sola palabra.  En medio de esa larga espera, Florentino prospera como empresario de la compañía fluvial del caribe y adquiere un lugar sólido, confiable y enigmático en la ciudad.

Todo esto que recuerdo y mal cuento es solo para narrarles la escena que tanto me gustó:

Una tarde, 25 años después de separarse,  los dos coinciden en el restaurante más concurrido del lugar. Ella nunca lo miraba a los ojos, -“Aquella indiferencia hacia él no era más que una coraza contra el miedo”.  Florentino siempre está a solas en público, porque su intensa vida amorosa era secreta, al grado de que en la comunidad han llegado a creer que le gustan los hombres; esa noche se sienta en la discreta mesa que suele usar, desde donde puede observar sin ser visto. Fermina y su marido llegan acompañados por un grupo de notables y ocupan una larga mesa, que tiene como fondo un hermoso espejo antiguo. Fermina se sienta justo frente al espejo, en el que su rostro se reflejará durante toda la velada. Sus gestos, su sonrisa, la forma de mover las manos e inclinar la cabeza , todo lo que Florentino amaba en ella fueron solo para él esa noche.

Al día siguiente se presentó con el dueño del restaurante y le compró el espejo antiguo en el doble de su valor. Lo colocó en su cuarto, y desde ahí recordó a Fermina y se hizo fuerte para esperarla los 20 años que faltaban para volver a encontrarse a solas. Contra todos los prejuicios,  Florentino y Fermina volverían a quererse y a entenderse, y claro , a amarse,  al empezar la alta vejez. -Le enseñó lo único que tenía que aprender para el amor: que a la vida no la enseña nadie. Fue como si hubieran saltado el arduo calvario de la vida conyugal, y hubieran ido sin más vueltas al grano del amor.

*El Amor en los tiempos del Cólera

Gabriel García Márquez

Editorial Diana, 1ª. Edición, diciembre de 1985

Opinion para Interiores: 

Visitas: 177
Versión para impresión

Anteriores

Verónica Mastretta

Licenciada en Relaciones Internacionales, especializada en temas de comunicación, sustentabilidad, medio ambiente y gestión social