¿Formarnos para el uso de Internet y las redes sociales?

  • Teresa Galicia Cordero
Se difunde información sin mediación, reflexión y valoración

“Ahora en cambio la inseguridad existencial

es global y simultánea y está incluso en la

cabeza de los individuos conectados a

las redes de comunicación”

Habermas

 

Hechos recientes que se han viralizado por las redes sociales y han sido publicados con especial énfasis por ciertos medios de comunicación, permiten ver lo expuesto que estamos todos a las publicaciones manipuladas, sin fundamento y reproducidas de manera irreflexiva por muchos usuarios en las redes sociales.

Los casos de los docentes, que no han sido muchos, pero si muy difundidos, demuestran la necesidad de repensar la educación, entendido como un proceso global que como lo explica Arduino, se entiende como una función social global asegurada y traducida por un cierto número de prácticas dentro del conjunto más vasto de las ciencias del hombre y de la sociedad (Arduino,1991). 

 Y precisamente por la complejidad de estos tiempos en los que estamos viviendo, la educación de los seres humanos, que no solamente la escolarización, subyacen en la utilización de las TIC en todos los ámbitos sociales en los que nos desenvolvemos y a los cuales impacta directamente.

Hace tiempo propuse que era necesario incluir en los diversos procesos de escolarización, la formación para la recepción crítica de los medios y de las redes sociales, así como en los espacios donde se forme ciudadanía, con el fin de prevenir, en lo posible, todo lo que ahora se difunde sin la mediación de procesos reflexivos y valorativos que tomen en cuenta no solo a cada uno de nosotros de manera particular, sino especialmente, a los otros.

Recuerdo que, en ciertos momentos, un amigo no estuvo de acuerdo con esta propuesta, porque para él, eso estaba ya desfasado de las necesidades actuales que tenemos como ciudadanos y como parte de algún proceso escolarizado; la realidad nos está mostrando esa necesidad. Si bien, Internet y las redes sociales permiten la comunicación y la interacción de los seres humanos en el mundo, no se puede negar la enorme penetración que están teniendo, así como el creciente aumento de la vulnerabilidad en los espacios individuales y colectivos.

Me preocupa que dentro de ese énfasis por el poder y apegados a la libertad de expresión, existan, además, tantas noticias falsas o manipuladas. Escribí hace algunos meses que La Infodemia también es una Pandemia, https://www.educacionfutura.org/la-infodemia-tambien-es-una-pandemia/, relacionada con lo que, tal y como sigue sucediendo en este periodo, existe un exceso de información, a veces manipulada y en donde se propagan rumores, lo que contribuye a la desinformación y aumenta la ansiedad en buena parte de la población.

En ese momento me pareció adecuado recomendar el establecimiento de una sana distancia con las noticias y lo que circula en las redes sociales. ¿Cómo?  siendo un lector crítico, no creer el 100 por ciento de lo que se publica, dándose unos minutos para corroborar antes de compartir, guardar la calma y no dejarse llevar por los impulsos, ni hacer comentarios deliberados si no se tiene la seguridad de su veracidad.

Sin embargo, ya no es suficiente esa recomendación, es cierto, se requiere del manejo crítico e inteligente de la información para no seguir propagando la Infodemia, que es tan nociva y peligrosa como la misma pandemia del Covid-19, pero ahora se requieren otras estrategias tomando en cuenta la enorme exposición de todos con el uso masivo de las TIC.

La comunidad educativa es una de las que, en este momento, está mucho más expuesta. Es tan fácil exponer a los maestros, a los alumnos de los diversos niveles y modalidades educativas e inclusive, a los miembros de las familias, porque ante la necesidad de la educación en casa, se multiplican los escenarios de riesgo porque se entra de manera continua y directa a la privacidad del hogar, a la exposición de los sentimientos, los afectos, donde se observan ciertas conductas e interacciones que tal vez de manera presencial, no se presentarían.

El tema es complejo y presenta diversas aristas, pero insisto, es necesario formar de manera sistemática en este tema, especialmente porque en Internet, además de las diversas exposiciones con fines diversos,  se presenta el ciberacoso o cyberbullying, que  toma varias formas y que es diferente del acoso cara a cara, aunado a la exposición de material inapropiado para la edad, los intereses y las necesidades de los niños, adolescentes y jóvenes, además de otras situaciones extremas de robo de identidad, compras o cargos abusivos, predadores sexuales o trata de blancas entre las más graves.

Sé que muchos padres de familia están viviendo una excesiva presión junto con sus familias porque sus hijos siguen en casa, pero es indispensable su apoyo en relación al tiempo que sus hijos invierten frente a una computadora, porque ahora no solamente lo hacen con fines de diversión, sino también dentro de su proceso escolarizado.

Estudios sobre el tema, muestran por ejemplo, que más de la mitad de los menores manifestaron que sus padres no les hacen observaciones sobre el uso excesivo de este instrumento especialmente cuando se ha descubierto  que el involucramiento en el cyberbullying comienza a menudo en las computadoras de casa (García, 2012),  por tanto, los maestros y los padres de familia pueden apoyar en la formación de sus hijos en este campo, así como  con  la supervisión e información sobre los riesgos que implica el uso excesivo de Internet y la publicación irreflexiva en redes sociales.

Si no educamos en este sentido, las consecuencias se presentarán en la autoestima, en las relaciones, en la construcción de los sujetos sociales, porque ya sea distancia o presencial, todos necesitamos sentirnos apreciados y valorados por nuestros iguales y por aquellos que son, por alguna razón, significativos para cada uno de nosotros.

Si las relaciones se establecen con respeto y son satisfactorias, se disfrutan de las experiencias de interactuar y compartir con los otros. Busquemos entonces, la manera de asegurar de que así sea desde nuestros espacios cotidianos, para contrarrestar el mundo global de la desinformación y la agresión.

Y siguiendo con esta construcción de espacios educativos respetuosos y de diálogo en Internet, no olviden que este primero de octubre tendremos nuestro Tercer Encuentro Educativo, a las 6 de la tarde. Están todos invitados.

Referencias

Arduino, J. (1991). “2 Ciences del¨Education, Sciences Majeures,Actes de Jour” .               Issy-les-  Moulineaux,EAP,Colección  Recherches  et Sciencies del             educations. 173-181

García-Maldonado, Gerardo, Martínez-Salazar, Gerardo Jesús, Saldívar-González, Atenógenes H., Sánchez-Nuncio, Rafael, Martínez-Perales, Gerardo Manuel, & Barrientos-Gómez, María del Carmen. (2012). Factores de riesgo y consecuencias del cyberbullying en un grupo de adolescentes: Asociación con bullying tradicional. Boletín médico del Hospital Infantil de México69(6), 463-474. Recuperado en 26 de septiembre de 2020, de http://www.scielo.org.mx/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1665-11462012000600007&lng=es&tlng=es.

Opinion para Interiores: 

Visitas: 187
Versión para impresión

Anteriores

Teresa Galicia Cordero

Doctora en Educación, investigadora social, formadora de docentes, diseñadora, asesora de cursos, talleres, diplomados presenciales y en línea, coautora de la iniciativa “Encuentros educativos. Resignificar la experiencia”.