Los proyectos no crecen cerca de lo tóxico

  • Rafaél Gómez Olivier
Cuando inicies algo quieres una gran plática o concretar una gran aventura

Esos lo que siempre sueñan y nunca hacen también son toxicidad para la vida, ¡alejense! Les aseguro hay personas mas valiosas en algún punto del mundo. Jamás se van a arrepentir.

Con quienes solo sueñan podemos tomar cervezas y tener platicas increíbles, pero jamas iniciar proyectos reales.

En el camino de desear las cosas entendemos que no solo deben desearse, la ley de atracción no es tan fuerte como la acción más pequeña.

Cuando diseñamos una idea en la cabeza hay dos tipos de personas y dos tipos de procesos.

Las primeras las construyen durante demasiado tiempo y perfectas, ningun error, cada parte analizada y cada viento que pueda derrumbarlas contenido con estrategias tan sabias como inexistentes, pero seguramente y sin importar que tan bien suenan cuando las platican en medio de tragos algo saldrá mal, entonces para esta especie es momento de la retirada, es tiempo de comenzar de cero, de encontrar posibles culpables, seguro los encontraran, los juzgaran por impedirles haber logrado lo que sus neuronas dibujaron de manera perfecta en el board del lado derecho de su cerebro.

En el proceso de la alquimia ellos siempre se quedan en la segunda etapa, destruyen lo que existe, lo critican e idean mejoras, pero después de estar en las nubes tanto tiempo se dan cuenta de que arriesgarse a hacerlo real significa poder ser juzgados o juzgadas por otros como ellos o ellas, y entonces su corto camino de creación termina en algo llamado frustración. Si quieres conocer a esta especie seguro la encuentras desplegando los hilos de twitter o los comentarios de facebook si ya son más viejos, lo único que jamás descubrirás sobre ellos es algo real fuera de alguna red social.

Pero hay otra especie, una menos perfecta pero no menos preparada, una que vive algo estresada, una que sabe que los sueños no se construyen en el mismo lugar que se tuvieron, esta también toma esas cervezas, también se sienta a crear ideas, pero cada minuto que pasa en ello una angustia de urgencia que le recorre la espalda, es la necesidad de iniciar, de equivocarse, de probarse, de triunfar, de competir, de impactar a alguien, porque son adictos y adictas a las jornadas de trabajo eternas, esas jornadas en las que comienzan un dia y reaccionan cuando pasaron dos meses. Su existencia depende de ver las cosas hechas o destruidas, pero reales, siempre los y las vas a encontrar destrozados o emocionados, en esas pláticas de bar habrá más historias y anécdotas que filosofía y párrafos copiados a su su lengua.

A esta otra especie también la encuentras en redes sociales, pero no solo opinando, por lo regular siendo aplaudida o juzgada, en movimiento.

Cuando inicies algo analiza qué es lo que quieres, un par de cervezas con una gran plática, o un par de cervezas que inicien una gran aventura.

@RafaGoli.

Opinion para Interiores: 

Visitas: 201
Versión para impresión

Anteriores

Rafaél Gómez Olivier

Presidente y CEO Social Business, conferencista sobre emprendimiento. Cocreador del concepto IdeasParty.  Creador del concepto Mundo emprendedor: Congreso que llevó educación empresarial a más de 12 municipios en Puebla. Creador de Unfollow