Derecho de Réplica

  • Elmer Ancona Dorantes
¿No saben qué es la Libertad de Expresión y el Derecho a la Información?

Abordar los temas de corrupción que laceran a México es primordial para quienes nos dedicamos al periodismo; sabemos que siempre tocamos fibras demasiado sensibles que molestan a más de uno.

Hoy le dedicaré un espacio especial a mi anterior columna: “La toma de la Catedral”, en la que comenté el caso de presunta corrupción que se está dando en la Unión Nacional Independiente de Trabajadores y Empleados de Limpieza (Unityel), dirigido por Marco Antonio Reyes Saldívar.

Derecho de réplica…

Los comentarios en mi columna molestaron, incomodaron, inquietaron al dirigente sindical y, a través de su representante legal, el Lic. Julio César Velázquez Hernández, solicitan su Derecho de Réplica. Con todo gusto.

“De manera respetuosa y pacífica”, plantea el Lic. Velázquez Hernández, solicitamos se aclare la información inexacta, falsa, tendenciosa y carente de fundamento legal de lo que publico.

“La falta de verdad de la publicación pone en peligro la integridad física de mi representado y la de su familia, al tiempo que le genera un desprestigio y posible daño moral, ya que, como se sabe, goza de la tutela constitucional de la Dignidad”.

Ante lo que publica este columnista, se permite hacer las siguientes precisiones:

1.- “De manera falsa, el columnista afirma que existen diversas denuncias de trabajadores en contra de mi representado, información que además de FALSA es DOLOSA pues son cientos de trabajadores los que se han beneficiado de manera directa con un mejor salario gracias a que cuentan con algunas certificaciones promovidas desde la Asociación Sindical que presiden mi representado”.

Aquí mi comentario: Qué bueno que sean cientos los trabajadores de la limpieza, bajo la tutela sindical, los que se han beneficiado con mejores salarios, sólo habría que ver cuánto es lo que ganaban antes de la certificación y cuánto lo que perciben ahora. Corroboremos la dignidad de los sueldos.

En lo personal, me tocó ver directamente en las secretarías de Estado con las cuales colaboré, cómo los trabajadores de limpia, algunos de ellos con discapacidades motrices, algunas ya en la ancianidad y con enfermedades propias de la edad, tenían que trabajar hasta doble turno para sobrevivir. Pasaban de cubículo en cubículo pidiendo ayuda para la compra de medicinas. 

2.- “Es falso y resulta penoso que el responsable de la publicación afirme sin tener conocimiento alguno que nuestro representado y la Unityel cobijen a empresas prestadores del servicio de limpieza que participan en el sector público ya que debería de estar enterado que todas las empresas que participan en el sector lo hacen medio el mecanismo de una licitación pública nacional en la que ningún particular externo a la Secretaría de Hacienda y Secretaría de la Función Pública tiene influencia o relación alguna”.

Aquí mi comentario: Por supuesto que tengo conocimiento de cómo se “cocinan” las licitaciones en el sector público, de cómo se utilizan los compadrazgos para beneficiar a las empresas favoritas del sector. 

¡Vaya, si el mismo Jaime Cárdenas, ahora ex director del Instituto para Devolverle al Pueblo lo Robado, denunció en su carta renuncia cómo se tuercen y se manipulan las cosas en el Indep para beneficiar a unos cuantos con joyas, residencias y autos de lujo, qué se puede esperar de otras áreas!

3.- “De manera DOLOSA e IRRESPONSABLE el columnista menciona una serie de hechos completamente FALSOS que debido a la situación que actualmente México vive de inseguridad y de violencia, solamente lo expone y sin razón alguna a él y a su familia, por lo que ante esta publicación que indudablemente afecta su integridad y seguridad, así como la de sus seres queridos, hacemos responsable al columnista y a ese medio de cualquier eventualidad, riesgo o percance que la publicación pudiera generar”.

Aquí mi comentario: Culpar a un periodista de lo que pueda pasarle a un líder sindical acusado de presuntas triquiñuelas, componendas y sucias jugarretas dentro del sindicato, y acusarlo de los riesgos que pueda atravesar el dirigente o su familia por los altos índices de inseguridad y violencia que se vive en el país, es una aseveración temeraria y de gran alcance. 

Si Marco Antonio Reyes Saldívar no está metido en cosas chuecas, pues no tiene nada qué temer ¿De qué se preocupa y exalta? La gente honrada puede caminar tranquilamente por las calles, junto con su familia, sin el miedo de sufrir ataques directos de la delincuencia.

Los líderes sindicales no tienen porqué culpar a los periodistas y comunicadores de lo que hagan en lo oscurito, por el simple hecho de informar. Eso es atentar contra la Libertad de Expresión.

4.- “Los hechos que afirma el columnista además de ser completamente FALSOS únicamente tienen como fundamento las solicitudes de gestión realizadas a distintos cabilderos políticos y de medios por empresarios del sector limpieza y no por trabajadores como afirma, ya que las acciones emprendidas por mi representado es a ellos (los empresarios) a quienes incomodan por lo tanto, no están escatimando ningún tipo de recursos pues primero trataron de comprar y después amedentrar a mi representado para que cese en la campaña de mejora continua de las condiciones laborales de los agremiados de la Unityel”.

Aquí mi comentario: Lic. Velázquez Hernández, denos una lista de las empresas privadas, de los cabilderos políticos y de los medios de comunicación que están presionando a su líder sindical con el fin de ser favorecidos, y con todo gusto lo publicamos y difundimos en nuestros espacios informativos. 

Con todo gusto le echamos la mano para difundir esos actos canallas que quieren manchar el buen nombre del sindicato que representa. 

5.- “Tras exponer lo anterior, invitamos a que el periodista muestre los documentos y/o pruebas que acrediten todas sus afirmaciones, por lo tanto, mi representado como la Asociación Sindical en mención se reservan las Acciones Legales a que hubiera lugar y le asistan en su Estado de Derecho, pues esta conducta reiterada podría considerarse como una posible CAMPAÑA DE DESPRESTIGIO Y COACCIÓN a la que se habría prestado el columnista, involucrando incluso a este medio de comunicación, con el único fin de causar Desprestigio, Presión y Coacción, a favor del interés de aquellos grupos empresariales que buscarían evadir sus responsabilidades obrero-patronales”.

Aquí mi comentario: Los documentos y/o pruebas que acreditan mis afirmaciones las tengo bajo mi poder y las haré públicas en el momento que su servidor lo considere pertinente. 

6.- “Así mismo, solicito que la nota publicada sea cancelada, modificada o sustituida con datos reales y de fuentes confiables, de lo contrario, procederemos con acciones legales pertinentes. Aunado a ello, las acusaciones mencionadas en esta publicación son señalamientos que jamás han sido comprobados, al tratarse de situaciones que jamás existieron mi representado actuará en consecuencia”.

Aquí mi comentario: ¿De cuándo acá los líderes sindicales exigen cancelar, modificar o sustituir la información publicada por los medios de comunicación? ¿Acaso no tienen conocimiento de lo que es la Libertad de Expresión y el Derecho a la Información? 

Para cumplir su petición, reforme primero la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicano y después veremos.

Lo que si podemos hacer, y lo hacemos con todo el profesionalismo que nos caracteriza, es otorgar el Derecho de Réplica. 

Servido, Lic. Julio César Velázquez Hernández, con el ferviente deseo que su líder sindical esté realmente trabajando por el bien de los más que vulnerados y lacerados trabajadores de limpia.

 

@elmerando

Opinion para Interiores: 

Visitas: 195
Versión para impresión

Anteriores

Elmer Ancona Dorantes

Periodista y analista político. Licenciado en Periodismo por la Carlos Septién y Maestro de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales UNAM. Catedrático. Colabora en diversos medios de comunicación. Director y Fundador de generaccion21.com y de la APE