El desarrollo de la digitalidad en la región frente al covid-19

  • Luisa Martínez Baxin

En los últimos años  la tecnología ha logrado un avance significativo, ocupando un lugar fundamental en distintos ámbitos, como en el aspecto económico y social. Asimismo, ha sido motivo para que potencias económicas se interesen en fortalecer este campo, ya sea través de la ciencia o incluso en armamento.

De tal manera, en la era digital los medios de comunicación se han convertido en la herramienta necesaria, de transformación y cotidianidad. En este texto daré un breve análisis de la importancia que ha adquirido la digitalidad en la región, en tiempos de la pandemia del COVID-19.

Desde hace un tiempo atrás, mucho se hablaba de la digitalización como un paso hacia el fututo, sin embargo, la realidad es que las sociedades de la región se encuentran cada vez más en un presente digital (García, 2020, p.2). El  COVID-19 ha obligado a los sectores económicos a tomar acciones para apoyar las estrategias de los Estados y reducir el impacto negativo en la economía (García, 2020, p.4). A su vez, esta crisis es una oportunidad para que los gobiernos hagan uso de las telecomunicaciones y las tecnologías de la información como el motor de desarrollo futuro en la economía (García, 2020, p.8).

En ese contexto, en la era digital, los ámbitos de relevancia ha sido atender la salud, la educación, el trabajo y el comercio, lo cual está jugando un papel fundamental en la dinámica socioeconómica de los países (Agudelo, 2020, p.3). México y Brasil coincidieron en la necesidad de trabajar conjuntamente con el sector privado para lograr que la regulación sea un factor de crecimiento (García, 2020, p.8).

La medidas sanitarias para enfrentar el COVID-19, como el cierre de lugares de trabajo y la cuarentena, ha ocasionado un salto en el uso de las telecomunicaciones. La finalidad ha sido evitar el contacto físico. Por eso una solución para enfrentar el aislamiento que demanda la pandemia es precisamente la digitalidad (Agudelo, 2020, pp.5-9).

En la región el 67% de la población es usuaria de internet, aunque hay diferencias significativas en los países de acuerdo al nivel socioeconómico y ubicación geográfica. La mayoría de los países tienen un registro de usuarios con internet superior al 60% de la población en el área urbana. Mientras en el área rural llega al 40% y/o 50% de la población, y en los de menor desarrollo digital tiene un promedio del 10% de la población (Agudelo, 2020, p.9).

Con la pandemia del COVID-19 se está enfrentado una crisis sanitaria que demanda acciones inmediatas, pero también requiere de una visión de futuro donde se tomen en cuenta los elementos esenciales para la recuperación. Es claro que la digitalización juega un papel importante ante la contingencia sanitaria, donde es soporte en el sistema productivo, educativo y de servicios públicos (Agudelo, 2020, p.4).

América Latina y el Caribe está posicionada en un nivel de desarrollo intermedio respecto a otras regiones del mundo en relación a la digitalidad (Agudelo, 2020, p.5). Sin embargo, con la pandemia es necesario que en la región latinoamericana la población cuente con servicios de telecomunicaciones de banda ancha, como en el caso de México como derecho fundamental (García, 2020, p.18). Asimismo, con la pandemia han surgido diversas modalidades para trabajar a distancia, establecer reuniones, informar o coordinar. Utilizar las plataformas virtuales se ha vuelto una oportunidad en el mundo laboral, de flexibilización y espacio, principalmente en mujeres y jóvenes (García, 2020, pp.20-21).

A pesar de que en América Latina y el Caribe la digitalización aumentó mucho más rápido que el suministro de capital humano, todavía falta fortalecer el acceso a internet en beneficio de la educación a distancia, así como habilidades digitales por parte de maestros y alumnos (García, 2020, pp.21-22).  

Sabemos que con la contingencia, la digitalidad forma parte del diario vivir, incluso para los pequeños comerciantes es una herramienta para establecer relaciones de trabajo, de diálogo y propuestas, donde anteriormente por temor a la tecnología se veían obstaculizados a  utilizar. El salto dado en el uso de la digitalidad tiene mucho que ver cómo los países han enfrentado esta crisis de salud. Aunque, es fundamental elaborar planes de recuperación para la devastada economía, tal como sucede en la situación mexicana, donde día a día la población trata de subsistir con los elementos más básicos tanto de salud cómo de alimentación.

 

Fuente:

Agudelo Mauricio, Suniaga, Núñez y otros (2020). Las oportunidades de la digitalización en América Latina frente al COVID-19. Corporación Andina de Fomento- Naciones Unidas, pp.1-36.

García Antonio, Iglesias Enrique y otros (2020). Digitalización Herramienta de defensa ante la crisis del Covid-19 y para el desarrollo sostenible. Banco Interamericano de desarrollo, pp.1-23.

Opinion para Interiores: 

Visitas: 307
Versión para impresión

Anteriores

Luisa Martínez Baxin
Historiadora y Maestra en Estudios Históricos por la UPAEP, originaria de San Andrés Tuxtla, Veracruz. 
Ha realizado trabajo de campo e investigación en relación a la Historia de la educación.