El confinamiento no es una opción

  • Alberto Pacheco Márquez

Hoy en día, no solo atravesamos la crisis de salud a nivel global, mas severa que nuestra y muchas más generaciones hayan vivido, sino también económica, social, de liderazgo de los actores políticos y encima, la retórica sigue siendo tan simplista como querer tapar el sol con un dedo.

Todos los días, infinidad de personas, líderes de comunicación, “expertos” entre otros, claman y apelan por la disciplina de los mexicanos para quedarse en casa, para dejar la irresponsabilidad y a los que salimos, nos tachan de miserables, de bestias, entre muchas otras linduras.

Lo anterior, refleja la infinita indiferencia a la realidad de nuestra sociedad.

Analicemos.

El 60% o más de los mexicanos, sobreviven gracias a la informalidad, es decir, de lo poco que ganan en el día a día, sin prestaciones, sin fondos para el retiro, sin servicios de salud garantizados, entonces, ¿de qué manera podría sobrevivir una persona que vive, por ejemplo, de limpiar parabrisas en un crucero recogiendo monedas de mano en mano, si no es saliendo de casa?

Más del 60% de los mexicanos viven por debajo del umbral de la pobreza establecido a nivel internacional y algunos estudios serios, hablan incluso del 75% de la población.

Esto implica inexorablemente: precariedad patrimonial, o de manera más descriptiva, ¿ustedes pueden imaginar el tipo de convivencia que se da en hogares mal construidos, ubicados  en colonias con total falta de servicios, infraestructura, de seguridad; que a lo mucho son de uno o 2 cuartuchos para un mínimo de 4 o 5 personas, con un perfil sociodemográfico que aglomera lo más representativo de los flagelos sociales, tales como baja escolaridad, adicciones, enfermedades crónico degenerativas, niñas-madres solteras, etc. Etc. Etc.

Cuando señalan a todos estos “irresponsables personajes”, ¿se detienen a pensar que México es el primer lugar de los países de la OCDE en violencia intrafamiliar, primer lugar en violencia infantil, primer lugar en pornografía infantil?

Entonces…

¿seguirías creyendo que el confinamiento es la solución? Pues piensa en esos niños, mujeres y hombres que preferirían pegarse un tiro antes que el confinamiento.

¿Acaso crees que el gobierno implementó un ingreso básico universal? Pues ¡no! Y tampoco lo hará.

¿O quizá te imaginas que este grueso de la población, tiene la opción de realizar el muy cool HOME OFFICE? Cuando su máxima cualificación en el mejor de los casos, se reduce a la posibilidad de utilizar sus extremidades para algún trabajo físico.

¿Acaso ustedes preferirían morir de hambre (si no antes se matan por la frustración y la violencia generados por convivir bajo el encierro del peor de los hacinamientos) que salir a luchar por sobrevivir como lo han venido haciendo toda la vida, enfrentando el ya de por sí muy cuesta arriba reto de vivir en este país? Adónde 7 de cada 10 mexicanos que nacen en la pobreza, se mueren más pobres, más violentados y más discriminados.

Por lo tanto, en México, un país tan surrealista que, en este preciso momento, lo irresponsable… es lo más responsable.

Toda decisión tiene un costo de oportunidad y estoy convencido, que el confinamiento y las medidas tomadas, restringiendo las actividades económicas básicas, son las que nos van a destruir mucho más que el propio coronavirus.

Lo mejor que tenemos, para defendernos del COVID19, somos nosotros mismos, la capacidad de adaptarnos y que nos ha hecho sobrevivir millones de años y por supuesto, ese carácter único del mexicano, optimista, sonriente (está comprobado que el buen ánimo eleva el sistema inmune) y salir a luchar como lo hemos hecho siempre, sin miedo, con la cara en alto.

Hemos sobrevivido a una corrupción rampante que se ha traducido en todas las terribles disfunciones con las que vivimos a nuestro alrededor, hemos sobrevivido a los gobiernos mas tiranos y en este momento, ya llevábamos casi 2 años, sobreviviendo a los perores gobiernos municipales, estatales y federal que tengamos recuerdo con ese bodrio llamado 4T.

Y ya como no queriendo, si de verdad una estrategia seria, fuera implementada, esta tampoco tendría que ver con el confinamiento, sino con incentivar al máximo la actividad física de los mexicanos, mejorar sus hábitos alimenticios, dotar de infraestructuras de calidad para hacer deporte sin necesidad de gastar.

Cómo no nos vamos a morir de COVID19, si de por sí, la obesidad ya nos estaba arrasando, antes, durante y lo seguirá haciendo después del COVID. ¿Ya se dieron cuenta del perfil de la mayoría de víctimas mortales que ha dejado esta pandemia?

De los más de 10 familiares y conocidos de quien esto escribe, que han perdido la vida a causa del COVID19, todos eran obesos y padecían enfermedades como la diabetes e insuficiencia renal debido a sus pésimos hábitos y sedentarismo.

Y otros 5 conocidos que salieron victoriosos sin el mayor problema, todos son personas esbeltas con buenos hábitos alimenticios que practican deporte con regularidad.

75% de los mexicanos son obesos. Entonces ¿en verdad estamos atacando al verdadero problema?

¿Creen que el COVID19 se va a acabar con una vacuna? Para nada, es algo con lo que tendremos que vivir como lo hemos hecho con millones de virus y bacterias a lo largo de la historia.

Y si después de todo, sigues pensando que el confinamiento es lo correcto y tu condición te lo permite, hazlo, solo recuerda que, la gran, gran, pero gran mayoría de mexicanos, no tenemos esa posibilidad.

“Las especies que sobreviven no son las más fuertes ni las más inteligentes, sino aquellas que se adaptan mejor al cambio” Charles Darwin.

Opinion para Interiores: 

Visitas: 474
Versión para impresión

Anteriores

Alberto Pacheco Márquez

Especialista en Desarrollo Regional y Gestión de Inversión Extranjera y Conferencista. Se desempeñó en el sector público y privado en México como en el extranjero. Dedicado a la vinculación entre México y Polonia