AMLO-TRUMP, encuentros cercanos

  • Moroni Pineda

 López Obrador no es Peña Nieto. México 2020 no es México 2016. Trump 2016 no es Trump 2020, bueno un poco sí. Biden no es Hillary y Estados Unidos tampoco es el mismo. Nuestro mundo es diferente, 4 años que parecen una década. Los borrachines de ayer, son los bar tenders de hoy, o algo similar. En la víspera de la visita a Estados Unidos del Presidente AMLO, se han desatado, como siempre, toda clase de análisis. Los muy pro martillan razones para alabar y justificar la visita, y los súper contra hacen exactamente lo mismo, pero digamos, en sentido inverso. Cada esquina se defiende como puede, dando brincos mortales en ese circo inmenso semanal armado por el Presidente. Su agenda sigue imponiéndose a todas las demás, mientras México no parece lo suficientemente grande para contenerlo. 

Dos realidades se imponen. La primera, que la visita está calculada para meterle segunda a una economía que está en punto muerto, si bien no alcanzará para recuperar todo lo perdido, por lo menos traerá un alivio pasajero a la presión social que se empieza a sentir por la falta de dinero. En los años noventa, entre los war rooms políticos gringos, se pronunciaba una y otra vez la frase ¡It´s the economy stupid! La premisa central para las próximas elecciones, y vaya que el Preciso lo sabe bien.

La segunda es que, aunque Trump vive en estos momentos un declive político, no todo está perdido. Si alguien en este país tiene bien medida la temperatura electoral tanto de México como de Estados Unidos, ese es López Obrador. No se sentará con un perdedor, sino con una garantía para el futuro. Sin duda, Biden vale también una visita, pero si esta no se da, aún en caso de que gane el ex vicepresidente, no hará una mella política significativa en la relación con México, porque simple y sencillamente los demócratas se encuentran atrapados por su propio discurso y por sus conexiones con la comunidad mexicana e hispana. Aunque quisieran, no podrían castigar al Presidente López Obrador más allá de lo que pueden castigarse ellos electoral y políticamente. Así que los dos lados están cubiertos. No hay nada como ganar perdiendo o perder ganando, ya que, en ambos sentidos, parece ser que para López Obrador toda esta cubierto. Y una ventaja más. La cuatro T, tan dada a los simbolismos y a esa idea de que antes se hacían mal las cosas y que ya todo cambió, le hará bien la comparativa con Peña Nieto. En donde el mexiquense fracasó, López Obrador será recibido como vencedor. Donald Trump se sentará no con un cadáver político como lo era el ex presidente, sino con un líder social y político que sigue teniendo una gran aceptación, y que aceptémoslo, es mucho más popular que el mismo presidente Trump en su beautiful land.

**** De médicos cubanos. Un excelente documental de la DW (Deutsche Welle) retrata de manera singular de hacer negocios y obtener divisas que tiene los norcoreanos. La oficialmente llamada La República Popular Democrática de Corea, -que se parece a nuestro querido Valle Hermoso en México por la poca exactitud de su título, ya que ni es república y mucho menos democrática-, mueve sus hilos para juntar dinero utilizando el método de exportar médicos a países afines, quienes pagan generosos salarios pero que, como usted se lo imaginará, no van a parar a los que los sudan, sino al régimen dictatorial que los controla y utiliza. Esclavitud de estado la llamo. Hablando de los doctores cubanos traídos a México, es algo que debería revisarse nuevamente. La afinidad ideológica del régimen con la dictadura cubana no es razón suficiente. Los millones de dólares pagados, hasta donde sabemos, no a los hermanos cubanos y sus familias sino a un gobierno que utiliza estos recursos discrecionalmente y para sus fines diáfanos, es un claro atentado a la doctrina Estrada, mencionada tantas veces por la 4T en estos días. Corrupción y desprecio por los derechos humanos son comportamientos alejados de cualquier ideal democrático. Estos encuentros cercanos deberían darse sobre las bases de libertad y justicia, más allá de la conveniencia o metabolismo socialista que algunos en este país manifiestan. 

Twitter     @moronipineda

Facebook   Moroni Pineda

Email     moronipineda@hotmail.com

Opinion para Interiores: 

Visitas: 1,171
Versión para impresión

Anteriores

Moroni Pineda

Activista permanente. Participa en Consejos de educación estatales y municipales, Fundación Paisano, La iniciativa bilateral México-Estados Unidos, UNETE, Mexicanos Primero, Presidente del Consejo de Participación Social