Casas de la Mujer Indígena, solidarias a pesar de todo

  • Lucero Hernández

Seis meses, la mitad del año 2020, se han sostenido las Casas de la Mujer Indígena (CAMI) con los recursos de quienes en ellas trabajan, no del gobierno federal. Ahora están a unos días de firmar convenio con el Instituto Nacional de los Pueblos Indígenas (INPI) para recibir apenas 25 por ciento del total del presupuesto que supuestamente les sería entregado para su operación en este año.

“Tuvimos que aceptar… teníamos encima los gastos de teléfono, la luz…”, aseguran las coordinadoras de las CAMI en entrevista para esta columna. Aceptaron recibir 25 por ciento del presupuesto para dar continuidad a la atención y prevención de la violencia de género en comunidades indígenas, en medio del confinamiento y la emergencia sanitaria.

Ya no saben si confiar en el gobierno federal, pero seguirán insistiendo en la solicitud del presupuesto por 1 millón de pesos que les sería asignado a cada una de las cuatro CAMI ubicadas en Cuetzalan, Tlaola, Ixtepec y Coyomeapan, municipios del estado de Puebla.

Las CAMI son organizaciones conformadas por mujeres indígenas que atienden a víctimas de violencia. A casi 10 años de su creación, se han convertido en el único espacio donde una mujer indígena es escuchada, con atención personalizada, seguimiento y traducción en su lengua.

Con la suspensión de los recursos durante seis meses el Gobierno de México afectó a 2 mil 400 mujeres indígenas en Puebla que ya recibían algún seguimiento o acompañamiento. Tanto María Elena María Angélica Rodríguez, responsable de la CAMI “Maseualsiuatkali” en Cuetzalan, como Reynalda Cortés Galicia, directora de la Casa de la Mujer Indígena “Xanay Xtachiwin Lakchajan” en Ixtepec, coinciden: el recurso les permitirá cubrir las deudas a quienes les prestaron dinero para operar mientras se mantenía retenido el presupuesto.

Esta semana, las 35 CAMI del país firmarán los convenios con el INPI para que lleguen 250 mil pesos a cada una de las Casas de la Mujer Indígena. María Angélica Rodríguez dice que el presupuesto real disminuye a 224 mil pesos. Les han prometido que las gestiones se mantendrán ante la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) para que se haga efectivo el presupuesto de 1 millón de pesos que les corresponde.

En total, las 35 CAMI en México recibirían 12.5 millones de pesos, que fue el primer anuncio dado por el INPI, sin embargo, se les informó que sería reducido a 8.5 millones de pesos (250 mil pesos cada una) porque los 4 millones de pesos restantes se otorgarán a las promotoras de género.

Las promotoras de género fungen como supervisoras de las CAMI, pues piden información sobre grupos de atención y seguimiento de sus operaciones; además, brindan el mismo servicio de las CAMI en zonas donde las mujeres no pueden acceder, por la distancia, a una Casa de la Mujer Indígena.

Con o sin presupuesto, los casos de violencia en comunidades indígenas son constantes, por eso las CAMI nunca cerraron sus puertas y cuando lo intentaron las mujeres iban directamente a las casas de las coordinadoras. Esto obligó a la reapertura de las Casas de la Mujer Indígena, donde las becarias ponían de su dinero para mantener la atención.

La tensión que representa el incremento de casos de violencia y la falta de recursos obligó a las coordinadoras de las CAMI a enviar una carta el pasado 13 mayo a la titular de la Secretaría de Gobernación federal, Olga Sánchez Cordero. A la fecha, no ha sido respondida.

Para conocer más sobre la situación que enfrentan las CAMI en Puebla, da click aquí. https://spark.adobe.com/page/ZRyf4SUGtTy2F/

Si deseas ayudar a las CAMI en Puebla, comparto los números de cuenta de cada una, otorgado por las mismas coordinadoras:

 

CAMI Ixtepec - 45 55 1130 0651 1713 - BBVA

CAMI Tlaola - 0471121243 Clabe 012650004711212437 - BBVA

CAMI Coyomeapan 00740530830471154958

 

Opinion para Interiores: