Imprudentes pen…itentes

  • Barbara Lora
Que no se te vaya a ocurrir decirle al que te está acosando en la fila que se haga para atrás.

@grandotasoy

 

#QuédateEnCasa es el hashtag y la recomendación que todos debemos de seguir si o si.

Estar en casa es la mejor forma de evitar la transmisión del virus que nos está robando el mes de abril y nos tiene, a algunos, metidos a cal y canto en nuestra casa. Otros necesitan salir a trabajar y no les queda de otra. Y los héroes, nuestros profesionales de la salud que están expuestos a todo y casi sin protección alguna.

Pero…tenemos a los otros, los irresponsables, los me vale madres, los super chingones, los invencibles hijos de Munra que se creen inmortales.

Como no soy acaparadora, ni tengo para acaparar, debo hacer como la patita e ir al mercado con reboso de bolitas, mascarilla, guantes, gel antibacterial, lentes de mosca y por supuesto tres padres nuestros, dos detentes, cuatro OOOMMMMS todo para ir a comprar la comida de la semana.

Voy muy decidida y pidiendo que la fuerza esté conmigo; cuando de repente veo a un grupo de personas besándose muy alegremente y despreocupadamente saludándose de mano y con abrazos. La SUSANA DISTANCIA perdió ante su pinche imprudencia. Sacada de onda y si, muy encabronada no me detuve a cantarles la cartilla de H L Gatell de Colchero, porque iba en la bicicleta y hecha la mocha.

Una cuadra adelante veo tremendas colas (y no las de un grupo de galanes fisicoculturistas) sino las que están afuera de tres bancos. Claro están tratando de proteger el interior, pero afuera están más apretujados que en vagón de metro.

Lo mismo pasa afuera de Telmex. No permiten más que pagos en el cajero automático y se desgañita un señor pidiendo guarden a Susana pero como si se separan se les mete alguien en la fila se niegan a hacerlo. Y por el estilo se encuentra CFE.

Lo de los bancos y los servicios es inevitable y tenemos que pagar por ellos. No vaya a ser que el tío Slim o “buelito” Bartlett nos perdonen el teléfono y la luz, o que llegue Bartola y con sus dos pesos nos haga el paro.

Pero a los que de plano no entiendo son a los inmortales que salen a saludar a su compadre, novio/a, pariente, canchanchan de beso abrazo y pellizco de nalga. A esos que se forman bien pegados en la fila para pagar la pantallota que compraron en el Buen Fin del año pasado.

Y que no se te vaya a ocurrir decirle al que te está acosando en la fila que se haga para atrás, porque te dice una de dos cosas: lo del coronavirus es mentira o te sacan a exhibir que AMLO no guarda distancia de nadie. La verdad  es que Gumersinda ha entendido mejor las recomendaciones para protegernos durante esta crisis sanitaria que muchos de los que hoy he visto en la calle. (Gumersinda, Gume para los cuates,  es mi cachorrita, que es muy entendida)

Cómo les pedimos que hagan caso al Subse H L Gatell de Colchero, si el mero mero petatero, jefe de jefes que vive en el palacio, anda fresco como lechuga del tingo al tango. (Por cierto: Alguien vio si la mamá del Chapo y el presi se pusieron gel después de darse la mano. Es para una tarea.)

Y las recomendaciones que se escuchan van desde los detente, hasta los moles de guajolote, pasando por los calditos de pollo bien picosos.

En fin, llegue sana y salva (creo) a desinfectar desde el reboso de bolitas, hasta los pedales de la bicicleta.

No sé qué se necesita para que todo el mundo entienda la gravedad del asunto. Si me preguntan cuántas muertes son aceptables en una situación como la que vivimos, les diré que 0, cero, ninguna. Pero nadie escarmienta en epidemia ajena.

Pensar que el viernes tengo que volver a salir, me hace sentirme “más pior”. Tengo que salir por las cosas necesarias porque yo voy a la recaudería y a la tiendita de la esquina, con mi pollero colorao, por las tortillas, a regatear el precio del huevo, en fin.

Manténganse sanos, ya nos agarraremos a besos, abrazos y demás en la orgía del zócalo  que estarán convocando las autoridades siguiendo las órdenes del gran tlatoani de palacio.

P.D. Espero que haya mucho mole de guajolote y reteharto caldito de pollo bien picoso.

QUÉDENSE EN CASA

YO NO TENGO ENEMIGOS, SOLO FANS CONFUDIDOS.

 

Opinion para Interiores: 

Visitas: 717
Versión para impresión

Anteriores

Barbara Lora
Guerrera, femenina, irreverente y más poblana que la talavera. Me conocen como "La Lora".  En Intolerancia llevé Sociales. Columnista en diversos medios. Conductora del programa de radio "Grandota 3-60"