Las partículas pequeñas de la contaminación pueden ingresar al cerebro.

  • José Ramón Eguibar Cuenca
Un estudio reciente por el Dr. Scott Weinchentel de la Universidad de McGill, Canadá...

La contaminación por derivados de la quema de combustibles fósiles como son el carbón y los derivados del petróleo en particular el diésel, son un problema global ya que generan partículas suspendidas en el aire. De hecho, el diésel general además de partículas, bióxido de carbonos y diversos óxidos de azufre que contribuyen al calentamiento global. Pero sus efectos en la salud no son considerados por la población en general y existen incluso quién lo niega.

Un estudio reciente por el Dr. Scott Weinchentel de la Universidad de McGill, Canadá, muestra que la exposición a partículas que mil millones de veces más pequeñas que el metro (10-9 m). Estas nanopartículas son capaces de ingresar a la sangre a través de los alvéolos, los pequeños sacos de nuestros pulmones donde se absorbe oxígeno y se elimina el dióxido de carbono y de ahí se distribuye a todo el cuerpo. Adicionalmente, estas partículas pueden ingresar al cerebro a través de la nariz ya que el epitelio olfatorio, con el que percibimos los olores, sus nervios llegan directamente al parénquima cerebral. 

En el estudio del Dr. Weinchentel muestra que quienes viven en zonas urbanas con alto flujo vehicular pueden estar expuestos a niveles elevados de nanopartículas hasta alcanzar 50,000/cm3; respecto de zonas con menor densidad de tránsito como son las rurales o suburbanas las cuales tienen 15,000 nanopartículas/cm3. Un problema adicional a las enfermedades respiratorias es que se ha asociado la exposición a estas nanopartículas y el cáncer de cerebro, un aspecto que tiene que ser más investigado pero que se calcula que en las personas que viven cerca de las carreteras, autopistas, periféricos, etc., aumenta el riesgo de tener cáncer del cerebro en un 1%, algo que parece pequeño pero que es relevante dada la importancia de este órgano. Es por esto, que es fundamental monitorear los contaminantes en las ciudades, a nivel de donde respiramos y darlos a conocer a todos los ciudadanos. Es una obligación dado este y otros riesgos para la salud derivados de la contaminación. En Puebla se deberían implementar medidas para saber la cantidad de partículas suspendidas en el aire y considerar también que las emisiones del volcán Popocatépetl contribuyen a este tipo de contaminación y desde luego emitir recomendaciones en días con altos niveles de nanopartículas. 

 

Opinion para Interiores: 

Visitas: 176
Versión para impresión

Anteriores

José Ramón Eguibar Cuenca

Director General de Investigación de la Vicerrectoría de Investigación y estudios de Posgrado de la BUAP, médico de profesión y doctor ene neurociencias. Es miembro del Sistema Nacional de Investigadores y de la Academia Nacional de Medicina.