¿Y los mercados municipales, qué?

  • Marcelino León Ochoa
Imaginemos los mismos mercados que conocemos pero con cámaras de videovigilancia en interiores...

Un sector comercial muy importante, que ha prevalecido a pesar de los embates del mundo globalizado, son los mercados municipales.

Hoy siguen siendo la base económica de muchas familias. Ahora que se relanzó la marca Puebla, los mercados tienen un importante papel que jugar como difusores de lo que somos, pues revisten una importancia comercial, social y cultural desde la época prehispánica.

Antes de la caída de Tenochtitlán, los conquistadores españoles recorrieron la ciudad y quedaron maravillados con su esplendor. Entre los sitios que más les asombraron estaba el mercado de Tlatelolco, donde confluían las mercancías y las costumbres de todos los rincones del mundo prehispánico.

Bernal Díaz del Castillo lo narra así: “....y cuando llegamos a la gran plaza, que se dice el Tatelulco, como no habíamos visto tal cosa, quedamos admirados de la multitud de gente, y mercaderías que en ella había, y del gran concierto y regimiento, que en todo tenían”. Historia verdadera de la conquista de la Nueva España. Tomo II. Madrid, Biblioteca Saavedra Fajardo.

Aunque difícilmente desaparecerán, los mercados municipales también deben modernizarse, sin perder su identidad.

Imaginemos los mismos mercados que conocemos pero con cámaras de videovigilancia en interiores y exteriores, con acceso a internet, baños accesibles y limpios, rampas y espacios disponibles para personas con discapacidad, salidas de emergencia, señalética, contenedores para separar la basura, instalaciones eléctricas sustentables, terminales para realizar pagos con tarjeta de crédito o débito, más productos locales y menos piratería.

Sería sensacional una modernización así en los mercados de Atlixco, San Pedro Cholula, San Martín Texmelucan, Zacatlán, Tlatlauquitepec, Cuetzalan, entre otros.

¿Y qué decir de los 28 mercados municipales de la capital y la Central de Abasto?

Recuerdo que al final de la administración de Blanca Alcalá se inauguró el denominado Mercado de Sabores, mismo que habrá que detonar, pues la idea fue muy buena, aunque otros mercados como el José María Morelos mejor conocido como El Alto, poseen una vocación gastronómica indiscutible.

Hoy se habla de un proyecto de modernización del mercado de El Alto y la zona, lo que lo convertiría en un atractivo más de la ciudad.

Durante la administración municipal de Eduardo Rivera se hizo una inversión histórica de más de 100 mdp en el mantenimiento y remodelación de los 28 mercados municipales y la Central de Abasto. Esto no se ha vuelto a ver.

En la administración de Tony Gali se creó el mercado de mariscos, con la intención de reubicar a los pescaderos de la 16 poniente, pero esto no ha sucedido.

La actual administración de Claudia Rivera ha anunciado una inversión de 20 mdp para mantenimiento de los mercados, lo cual alcanzará tan solo para mantenimiento preventivo, pintura y electrificación. No está mal pero si queremos potenciar la vocación de cada mercado, habrá que hacer más.

Se ha hablado de construir una Central de Abasto del Sur. No estaría mal revivir el tema y analizarlo detenidamente, pues la población ha crecido exponencialmente.

En conclusión, es preciso hacer de los mercados municipales centros de comercialización y consumo seguros. Por eso hay que cuidarlos y mantenerlos en buen estado, fortaleciendo medidas de protección civil, sanidad y protocolos de seguridad, pues como sabemos, en los dos últimos meses se han incendiado cinco mercados en la Ciudad de México.

Además de lo anterior, los mercados municipales generan comunidad, sentido de pertenencia y fortalecen el núcleo social del vecindario, colonia o barrio donde se encuentran. Son un elemento básico de lo que somos, de nuestra identidad.

Opinion para Interiores: