“La siembra es opcional, la cosecha es obligatoria”

  • Amado Andrade Galicia
Las familias tienen la gran oportunidad de sembrar valores humanos y espirituales.

Iniciaremos citando unos versos del bello poema “En paz”, del famoso escritor mexicano Amado Nervo:

“que si extraje las mieles o la hiel de las cosas,
fue porque en ellas puse hiel o mieles sabrosas:
cuando planté rosales, coseché siempre rosas”.  1

Una persona tiene la opción de sembrar o no sembrar, y si siembra rosales y le prodiga a la tierra los cuidados requeridos, seguramente esa persona, cosechará rosas.

Si un campesino siembra semilla buena y le facilita a la tierra de cultivo y a las plantas, los nutrientes que requieren, para su óptimo desarrollo, ese campesino ciertamente estará cosechando buenos frutos, ¡Ni más ni menos!, pero si siembra semilla mala, con toda seguridad, cosechará frutos malos, por desgracia no tiene opción.

Si alguien pretende cosechar frutos buenos, sembrando semilla mala, a esa persona con toda propiedad, se le podría aplicar la acertada frase del brillante científico alemán, nacionalizado estadounidense, Albert Einstein, quien dijo: “Locura es hacer lo mismo una vez tras otra y esperar resultados diferentes”. 2

Si en los hogares, los padres de familia siembran las semillas del respeto, educación en valores éticos y morales, un amor profundo y abnegado por sus hijos, una corrección oportuna y adecuada, de conductas inapropiadas de los hijos, se podrá esperar con toda seguridad, que los padres obtengan tarde o temprano, buenos frutos de sus vástagos.

Cabe mencionar que en los hogares, las familias tienen la gran oportunidad de sembrar valores humanos y espirituales, en los niños y jóvenes, y sobre todo predicando siempre los padres de familia con el ejemplo y teniendo una conducta coherente, en todo momento y de esa manera, seguramente habrá frutos buenos. En caso contrario, no se podrá esperar que los hijos, produzcan buenos frutos, ni tampoco será posible, que tengan una conducta ejemplar.  

Si en las instituciones educativas del país, a todos los niveles, los directivos y docentes siembran las semillas de la laboriosidad, el respeto, el espíritu de colaboración y de justicia, entre todos los educandos, y les prodigan todas las atenciones y el apoyo requeridos, seguramente podrán esperar excelentes frutos de esfuerzo y dedicación de los alumnos, con las consiguientes calificaciones aprobatorias y una conducta ejemplar de todos y cada uno de los alumnos. En caso contrario, sería iluso esperar frutos buenos de parte de los estudiantes.

Por otra parte, si los directivos y gerentes de los centros de trabajo de México, pretenden lograr buenos frutos de su personal, se deben preocupar por crear un clima organizacional apropiado, fomentando el  respeto y la cordialidad, entre los trabajadores y de éstos con sus superiores. Atendiendo con diligencia y espíritu de justicia, sus justas demandas, y velando en todo momento, para que los trabajadores, estén laborando en óptimas condiciones de seguridad e higiene y preocupándose siempre por el bienestar de los trabajadores, brindándoles las herramientas, equipos y accesorios de trabajo, siempre en buen estado y en caso de que se requiera por la naturaleza del trabajo que se realiza, proporcionándoles el equipo de protección personal y siempre en una constante y apropiada comunicación con todo el personal, para que todos conozcan los objetivos de la empresa, así como su misión y visión, para que todos trabajen como un solo equipo, brindando su mejor empeño y dedicación y laborando con calidad y eficiencia, para lograr los objetivos y metas de la organización.

Desde luego, que también los directivos y gerentes de las empresas, se deben preocupar por brindar a los trabajadores, salarios justos y prestaciones atractivas, así como facilitar las condiciones para que el personal esté siempre lo suficientemente motivado, para dar lo mejor de sí, en la realización de sus labores, otorgando el reconocimiento al trabajo bien realizado y procurando el crecimiento y el desarrollo de sus trabajadores. Sólo de esa manera, los directivos podrán esperar buenos frutos y excelentes resultados de su personal, que trabajará con entusiasmo, pasión, dedicación, siendo siempre leal a sus superiores y a su centro de trabajo. Pero  si los directivos no cumplen debidamente con su obligación de brindar, todo lo que su personal requiere para cumplir correctamente con su trabajo, no se podrá esperar que los empleados, produzcan buenos frutos.  

Existen diez recomendaciones, entre muchas otras, que los directivos sobresalientes realizan, para iniciar el involucramiento y compromiso de los miembros de sus organizaciones y por consiguiente, puedan obtener resultados favorables de su personal:

“1. Seleccione al personal cumpliendo con una premisa: Escoger a la persona adecuada para el puesto adecuado…

2. Establezca una inducción constante a la filosofía de la empresa...

3. Comunique los avances, intenciones y pormenores del desarrollo de las actividades de la empresa…

4. Establezca un sistema de motivación e incentivos que cubran las expectativas reales de los miembros de la empresa...

5. Haga de su lugar de trabajo un lugar como en casa...

6. Negocie los objetivos con cada uno de sus subordinados...

7. Aplique el empowerment en sus empleados en un ambiente agradable...

8. Trabaje en equipo...

9. Habilite las capacidades de los colaboradores...

10. Enriquezca las responsabilidades de los empleados con funciones realmente significantes...” 3

Sólo de esa manera, cumpliendo debidamente los directivos y gerentes, con sus obligaciones, podrán esperar buenos frutos de su personal, y sobre todo, si los directivos desean obtener excelentes resultados de sus empleados, deben tener siempre presente, la acertada frase que dice: “La siembra es opcional, la cosecha es obligatoria”. 

A nuestros amables lectores, les agradecemos su preferencia y les deseamos una Feliz Navidad y un venturoso año 2020, pleno de salud, bienestar y bendiciones.

 

https://www.poemas-del-alma.com/en-paz.htm

https://www.excelsior.com.mx/opinion/angel-verdugo/2014/05/28/961802

https://degerencia.com/articulo/involucrar_y_comprometer_al_empleado/

Opinion para Interiores: 

Visitas: 275
Versión para impresión

Anteriores

Amado Andrade Galicia

Licenciado en Administración de Empresas, por la UPAEP.   

Cursó la Maestría en Administración, con Especialidad en Alta Dirección, en el Instituto de Estudios Superiores de Tamaulipas, IEST. Cuenta con los siguientes Diplomados:

1. Diplomado en Administración de Recursos Humanos, por el ITESM.

2. Diplomado en Regulación, por la Comisión Federal de Mejora Regulatoria, COFEMER.

3. Diplomado en Seguridad y Medio Ambiente, por el Instituto para la Prevención de Riesgos Laborales, IPRL.   

Laboró en Compañía Minera Autlán, S.A. de C.V., por más de 14 años, desempeñando los siguientes puestos:

- Jefe de Capacitación y Seguridad Industrial, en la Planta Teziutlán, Puebla, por más de 12 años.

- Jefe de Seguridad Industrial, en la Planta Tamós, Veracruz, durante 2 años.  

 Laboró en la Secretaría del Trabajo y Previsión Social, STPS, por más de 12 años, ocupando  entre  otros,  los  siguientes  puestos.  

-  Consultor  del  Programa  de  Apoyo  a  la Capacitación, PAC, en la Delegación Federal del Trabajo en Puebla.  

- Enlace de la Subsecretaría de Inclusión Laboral en el estado de Querétaro.

- Jefe del Departamento de Seguridad y Salud en el Trabajo, en la Delegación Federal del Trabajo en Puebla, como Servidor Público de Carrera, por más de 6 años.   

Laboró durante 2 años, en el Consejo Nacional de Fomento Educativo, CONAFE Delegación Puebla, como Coordinador Académico. Colaboró para el Instituto Tecnológico Superior de San Martín Texmelucan, ITSSMT, ocupando el puesto de Encargado del Departamento de Desarrollo Académico.

Actualmente, labora en el Instituto Tecnológico Superior de Atlixco, ITSA, como administrativo adscrito a la División de Ingeniería Electromecánica.   Experiencia en labor docente, por más de 14 años, tanto a nivel de bachillerato, como a nivel de licenciatura.

Además, es catedrático del Instituto para la Prevención de Riesgos Laborales, IPRL, desde septiembre de 2010, en la Carrera de Ingeniería en Seguridad e Higiene.