Evo Morales, es más que un Doctorado Honoris Causa

  • Raymundo Alfaro Pérez
Evo es consecuencia de una larga lucha social de los bolivianos por superar diversas crisis

En principio es un ser humano orgulloso de sus raíces indígenas, fue líder de campesinos en la zona cocalera de Chapare provincia de Cochabamba en la República de Bolivia, hasta llegar a ser el primer Presidente Indígena de su país en 2006, convirtiéndose así en uno de los actores políticos más atrayente del presente siglo, sus acciones lo llevaron a traspasar principalmente las fronteras de América Latina. Fue propulsor de un plan de nacionalización de los hidrocarburos, medida que afecto a las compañías petroleras transnacionales, principalmente la española Repsol y la brasileña Petrobras, durante su gobierno se nacionalizaron los servicios de ferrocarriles en manos de empresas Chilenas e  impulso una reforma agraria, así como una alianza con los gobiernos de Cuba y Venezuela, coalición que se tradujo en un fortalecimiento de la necesaria Integración Latinoamericana, hecho que causo que el gobierno de Estado Unidos lo ubicara en el nuevo eje del mal de la región.

Evo es consecuencia de una larga lucha social de los bolivianos por superar diversas crisis políticas y económicas que se matizaron con varios gobiernos militares durante los años sesentas del siglo XX, así como golpes de Estado, uno de ellos, el perpetrado por el General Luis Gracia Meza en 1980, este gobierno, al igual que el actual, se caracterizó por ejercer una represión y persecución brutal en contra de sus opositores, registrándose detenciones, asesinatos y desapariciones forzadas. En ese difícil contexto se desplegó la vida de Evo Morales y la de sus compañeros que le dieron estructura al Movimiento al Socialismo, fuerza y partido político, hoy desplazado y perseguido en el presente por un gobierno usurpador que dio un golpe de Estado, obligando al Presidente Constitucionalmente elegido por el pueblo a renunciar al cargo, el cual fue presionado por los militares y la policía nacional al servicio del Imperialismo Norteamericano, consumando así la infamia de alterar el Orden Constitucional y darle un tiro de gracia al Estado de Derecho, para instaurar una Dictadura con el beneplácito, para variar, de los Estados Unidos.

Hoy Evo se encuentra asilado en nuestro país y ello obedece a dos razones principalmente; primero: Por el tipo de Gobierno Federal que tenemos actualmente, que se caracteriza por ser progresista y respetuoso del Orden Constitucional y segundo: por la puesta en práctica del “Derecho de Asilo Humanitario”, consagrado en el artículo once de nuestra Carta Magna, así como lo observado en la Ley sobre Refugiados, Protección Complementaria y Asilo Político. Ordenamientos que han guiado a México a lo largo de su historia moderna a ser reconocido ante la comunidad internacional como una nación poseedora de un gran sentido humanitario, que ha sabido brindar hospitalidad y apoyo a extranjeros, en momentos difíciles. Y la BUAP no ha estado exenta de esta noble tradición jurídico-política, ya que además de ser una casa de Cultura, Enseñanza e Investigación, también se convirtió en la casa de muchos académicos de otros países que huían de dictaduras militares como las instaladas en Chile, Argentina, El Salvador, Guatemala, etc. Y que hallaron en México y la BUAP un espacio de esperanza y vida para soñar en regresar a sus países de origen unas ves superada las crisis que los orillaron a emigrar.

Así que ante la petición más que acertada hecha por colegas universitarios en el sentido de que la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla otorgue el Doctorado Honoris Causa al compañero Evo Morales Ayma, se justifica por la reivindicación histórica del principio ético de la solidaridad latinoamericana con las causas nobles de justicia social y protección del bien común, y sobre todo del bien superior a proteger por el Derecho que es la vida. Por otro lado estaríamos siendo congruentes con el discurso y práctica de la internacionalización y movilidad académica, misma que no existiría si no fuera por la dimensión fáctica que arroja la experiencia humana, entre ellas la política. Y la BUAP no debe ser ajena, mucho menos indiferente a la realidad Latinoamericana y las aportaciones que producen los pueblos, gobiernos y actores como es el caso de Evo Morales, quien es reconocido mundialmente por haber hecho realidad el crecimiento económico de la República de Bolivia durante su mandato como Presidente.

Opinion para Interiores: 

Visitas: 324
Versión para impresión

Anteriores

Raymundo Alfaro Pérez
Originario de Puebla. Casado y padre de cuatro varones. Abogado, Notario y Actuario. Egresado de la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales BUAP. Maestría en Ciencias Políticas BUAP. Doctorado en Derecho BUAP