Historia y Golpe de Estado en Bolivia

  • Raymundo Alfaro Pérez
En Bolivia una vez más los chacales ultraderechistas e imperialistas entraron en acción

En Bolivia una vez más los chacales ultraderechistas e imperialistas entraron en acción para derrocar a un gobierno democráticamente electo. En esta ocasión el objetivo fue convertir una crisis político-electoral en el camino para consumar un  Golpe de Estado utilizando el terrorismo a través de una violencia desmedida, quedando en evidencia la inmoralidad imperialista, así como la actitud fascista de una ultraderecha fascista y racista que no tolera convivir con la presencia de un poder popular indígena. Con la acción golpista se destroza todo orden jurídico y político de un Estado de Derecho, y se corre el riesgo de la instauración de una dictadura entreguista a los intereses norteamericanos. Evo Morales al frente del gobierno de Bolivia, durante cerca de catorce años fue tomando decisiones políticas y económicas como la de nacionalizar los hidrocarburos, así como llevar a cabo la Universalización y protección Constitucional de una serie de Derechos Sociales, como educación, salud, acceso al agua entre otros más. El eje central del gobierno de Evo fue erradicar la pobreza y proteger a los más necesitados. Y para lograrlo siempre defendió la Soberanía Nacional del Estado Boliviano ante los intereses de  los Organismos Financieros Internacionales, como el Fondo Monetario Internacional (FMI), el Banco Mundial (BM), el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

América Latina a lo largo de su historia ha sufrido estas embestidas golpistas dirigidas desde los Estados Unidos, acciones que van acompañada del asesinato de Líderes, Dirigentes y Presidentes de Estado. Solo por mencionar algunos de estos brutales hechos, tenemos, el asesinato de Francisco I. Madero y Pino Suarez en nuestro País en 1913, En Guatemala en 1954 Jacobo Arbenz Guzmán, fue derrocado por oponerse a los intereses de empresas norteamericanas. En el año de 1964 se provocó en Bolivia un golpe de Estado que impuso en el poder a una junta militar presidida por el General de aviación René Barrientos Ortuño, mientras el presidente Víctor Paz Estenssoro, electo en mayo de ese año para un tercer mandato era obligado a renunciar. La Republica de Panamá en 1968 padeció un golpe militar que derroco al presidente Arnulfo Arias Madrid, quien llevaba apenas 11 días de haber asumido el cargo. De este Golpe de Estado, surgiría Omar Torrijos, militar y que sería presidente de Panamá de 1968 hasta 1981, año en que perdería su vida en un accidente aéreo. El escritor John Perkins, en su libro, Confecciones de un gánster económico dirá que a Torrijos lo asesino la CIA, por razones de carácter política y de intereses económicos que no agradaban al gobierno de los Estados Unidos. En Chile los militares llevarían a cabo el 11 septiembre de 1973 el golpe de Estado que derrocaría y ultimara a Salvador Allende Presidente Constitucionalmente electo, imponiéndose así una de las más despiadadas dictaduras militares en el país del poeta Pablo Neruda. La muerte del Presidente de Ecuador Jaime Roldós Aguilera y su esposa Martha Bucaram en 1981, ocurrida por un accidente aéreo, hecho que dejo muchas dudas respecto a las verdaderas causas de su muerte, ya que el gobierno de Roldós representaba el inicio de un proceso democrático en Ecuador, después de las experiencias de dictadura militar, actores castrenses que ahora están de regreso en el 2019 dando el golpe de Estado en contra del pueblo Boliviano.

La lista es larga pero no debe olvidarse la historia de ignominia en contra de los pueblos de Latinoamérica, quienes han padecido mucho para construir regímenes democráticos sustentados en un Estado de Derecho, donde el orden Constitucional sea el instrumento racional para superar las adversidades y no la intervención e injerencia imperialista que impone el terror como medio para generar miedo y terror en contra de la población en aras de conservar sus ganancias de mercado trasnacional. Se agrega a la lista el asesinato en 1983 de Maurice Bishop, quien fuera Primer Ministro de Granada, país invadido posteriormente por Estados Unidos para ejercer control sobre este pequeño país. Los preparativos golpistas pasan recientemente por generar y agudizar crisis políticas que sirvan de pretexto para según enviar ayuda humanitaria y salvar a un país de regímenes populistas o progresistas que no se entiendan bien con el gobierno de Estados Unidos. Como fue el caso en Honduras, país que vivió una crisis política entre los poderes del Estado, lo que llevo a que fuera destituido el Presidente Manuel Zelaya en junio del 2009.

Otro recurso de utilidad de las crisis políticas es la judicialización de la política, donde el objetivo es destituir y perseguir judicialmente a Presidentes incomodos a los interés de los Organismos Financieros Internacionales y de los Estados Unidos. Como han sido los casos del expresidente de Brasil y recién liberado Luiz Inácio Lula da Silva. Por otro lado su compatriota Dilma Rousseff fue destituida en 2016 por el Senado de Brasil, mediante una acción procesal, denominado Golpe de Estado Suave. Rafael Correa expresidente de Ecuador es otra víctima de estas estrategias judiciales, Cristina Fernández de Kirchner Senadora y expresidenta de Argentina ha sufrido persecución política, judicial, así como linchamiento por parte de los medios masivos de comunicación para minarla políticamente, sin embargo hoy está de regreso en la escena política nacional de su país al lado del presidente electo Alberto Fernández. En este pragmatismo ultraderechista juega un papel importante la Organización de Estados Americanos (OEA), ya que es la instancia para presionar e intervenir como administrador de Golpes de Estado que convengan a los intereses imperialistas. Sobre todo en estos momentos de protestas masivas en Latinoamérica, donde de norte a sur se vive un despertar de las conciencias pasando por Haití, Honduras, Perú, Bolivia, Ecuador, Colombia, México, Chile y Argentina, cada país con su propio proceso, intenta dar orientación adecuada a la necesidad de ir hacia la construcción de una integración latinoamericana que busque un mejor futuro en base a promover un mayor crecimiento económico, objetivo que Bolivia fue superando en los últimos años. Y que obviamente la ultraderecha tratara de desmantelar, sin embargo no será fácil, por el apoyo social que el proyecto de Evo Morales tiene. Además el neoliberalismo está como nunca altamente cuestionado y su fracaso es más que evidente, habrán privatizado derechos y servicios, pero nunca podrán privatizar las ideas, que son generadoras del poder social, el cual permite resguardar todo orden constitucional, además de lograr adoptar medidas para regular el poder de las autoridades que se encargarán de ejercer la función de gobierno en beneficio de la población y en particular de los más vulnerable. Cabe destacar que una buen aparte de la comunidad Internacional ha condenado el Golpe de Estado en Bolivia y sobresale la postura del Gobierno de México quien recién inicia un proyecto denominado la 4T. Al condenar y ofrecer asilo político al Presidente Evo Morales y colaboradores, acto diplomático y humanitario para resguardar su seguridad y vida. Se justifica la medida a partir de la persecución judicial que ya ha iniciado con la detención injusta de funcionarios electorales de Bolivia. ¡¡Solidaridad absoluta con el Presidente Evo Morales y el pueblo boliviano!!

Opinion para Interiores: 

Visitas: 424
Versión para impresión

Anteriores

Raymundo Alfaro Pérez

Originario: Puebla, Pue.

Estado Civil: Casado y padre de cuatro varones.

Estudios: Abogado, Notario y Actuario.

Egresado de la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales de la BUAP.

Maestría: En Ciencias Políticas. Realizada en la misma facultad de derecho BUAP.

Doctorado en Derecho, por la Facultad de Derecho de la BUAP.