No es serio este cementerio

  • Barbara Lora
Va la crónica de una Lora paseando entre cempasúchil, tacos placeros y pulquito.

Va la crónica de una Lora paseando entre cempasúchil, tacos placeros y pulquito. (favor de leer con música de MECANO)

Vivir a una cuadra del panteón de la Magdalena en San Pedro Cholula, tiene sus pros y sus contras. Los contras es cuando los muertos de ahí deciden “y los viernes y tal si en la fosa no hay plan, nos vestimos y salimos para dar una vuelta” Mecano dixit. Porque cuándo te encuentras a la niña jugando en la puerta a las doce de la noche, sí brincas. Nunca le he visto pero dicen que por ahí anda.

2 de noviembre, la fiesta del día de los muertos, una celebración que, sin tomar en cuenta aspectos religiosos, es muy divertida. Sobre todo cuándo paseas por el panteón y sus alrededores.

Va la crónica de una Lora paseando entre cempasúchil, tacos placeros y pulquito.

La calle de acceso, se llena de autos desde muy temprano. El ayuntamiento cierra el frente de la calle (hacen muy bien) a los vehículos, para permitir el libre acceso peatonal. Varios terrenos aledaños, que ni idea de quiénes son, como por arte de magia aparecieron los dueños y los convirtieron en estacionamientos. Lo mismo aplica para los viene, viene. Todos tenemos un viene, viene viviendo dentro de nosotros; con todo y franela roja. Al menos los chorrocientos vecinos que hicieron esa labor, si.

Pagando los consabidos 40 pesitos por tiempo libre, se puede dejar el coche. Claro, cuidado y te tropiezas con las latas de chiles (las más grandes) que guardaron todo el año para usar de floreros. Entre los olores de tacos placeros, molotes, cemitas, antojitos de todos colores, botanas, papas,  dulces, flores de cempazúchitl, de terciopelo y nubes, micheladas y por supuesto la bebida de los dioses: el pulque y curados de todos los sabores en envases para llevar se camina hacia el panteón, lento, muy lento, porque pa´ su mecha ¿de dónde sale tanta gente?

Pregunté a un amable señor del municipio que andaba paseando entre los puestitos de la feria de muertos, porque parecía romería,  cuánto les cobraban por instalarse a vender,  pero no quiso informarme. Claro, él solo iba a cobrar, no era el de transparencia del municipio. Por cierto, tampoco los marchantes me quisieron decir, no fuera a ser que se enteraran que andaban de lengua larga y los retiraran de la ubicación de privilegio y los vetaran para el próximo año. Yo quería saber, por si el año que entra me da por poner mi puesto de estampitas y luchadores o de plano discos autografiados de mi carnal el Alex. Una tiene que sacar pal gasto ¿o no?

En medio del gentío crucé la puerta de acceso y destacaba la presencia de la autoridad, que franqueaba el acceso, muy formados por si acaso Me preocupa que piensen que los muertos se pueden fugar, pero eso es otra cuestión. Lo más seguro es que están para intervenir por si hay un pleito por una cubeta, el florero de lata o las flores y terminamos a palazos. Ah claro, muchos llevan una pala, si no, ¿cómo siembras florecitas?

Pasando la autoridad, del lado izquierdo esta la vendimia de las flores para los que se les paso a olvidar que hay que llevar flores.

Del lado derecho se encuentran las señoras que venden servicios funerarios, por aquello de que es un buen momento para recordarte que te vas a morir. Claro estos servicios, son de la funeraria del papá del J.J. Espinosa, que supongo debe tener coptada la entrada al panteón y monopolizado el asunto de la ventas de velorios este día.

Dos pasos más adelante, me salieron una catrina y un mariachi cadavérico, que se tomaban fotos principalmente con los niños, no vaya a ser que no tengan una para subirla a sus redes en estas fechas, sería una desgracia que no suban al Instagram la rigurosa foto con la catrina que es el look del fin de semana. Confieso que pensé tomarme mi selfie panteonera pero, la multitud que entraba y salía no tendría la paciencia para que me alaciara el pelo, así que decidí dejarlo para otro día.

Finalmente lo logré, entre y levanté la vista que se llenó de una explosión de colores. En todas y cada una de las lápidas, criptas, capillas y últimas moradas de los huéspedes del panteón, estaba plasmado con mucho amor la intención de no olvidar a los que se adelantaron en el camino, pero la neta este panteón me recordó cómo dice Mecano: “Y los muertos aquí la pasamos muy bien, entre flores de colores”

Qué bueno que no sea serio este cementerio.

YO NO TENGO ENEMIGOS, SOLO FANS CONFUDIDOS

 

Recibo comentarios, quejas y de todo en soygrandota@gmail.com.

Síganme en twitter e instagram @grandotasoy

Opinion para Interiores: 

Visitas: 362
Versión para impresión

Anteriores

Barbara Lora

Guerrera, femenina, irreverente y más poblana que la talavera. Por las buenas, lo que quieran; por las malas también. Por eso me conocen como "La Lora". Escribo lo que quiero, vivo como quiero.

Como todos saben, cualquiera que se dedique al periodismo le tiene que gustar el chisme, así que desde hace mucho tiempo, por andar de chismosa con Enrique Núñez empecé a escribir la sección de sociales cuando se fundó el periódico Intolerancia. También por andar de chismosa hice un programa de radio en SICOM, ya le cambiaron de nombre, ahora se llama Puebla TV. Por cierto este programa era sobre sexo, mucho sexo. He escrito columnas en diversos medios, que no voy a enumerar para no aburrirlos. He sido conductora de varios programas de radio. El último se llamaba "Grandota 3-60".

Ahora inicio esta nueva aventura en e-consulta.

Si no quieres que hable de ti, no te pongas de pechito.

Mi frase favorita: "Carpe diem".

Arranco y termino mi día con Filipenses 4: 13.