Andrés Manuel ¿se la jugará por Bartlett?

  • Miguel Ángel de la Rosa
Al presidente de México se le empieza a complicar este tema.

Además de René Bejarano, Elba Esther Gordillo y Manuel Bartlett, forman parte de la antítesis de honestidad que quiere utilizar Andrés Manuel López Obrador como bandera de su 4T. Nadie con un poco de memoria y edad puede olvidar que el tabasqueño que fue gobernador de Puebla Manuel Bartlett Diaz, fue el enemigo número uno de la democracia a finales de la década de los ochentas del siglo pasado cuando era Secretario de Gobernación, secretaría de la que dependía  la Comisión Federal Electoral que era la que organizaba las elecciones y donde se fraguó aquel fraude electoral del año 1988, y en base a las declaraciones de Bartlett de esa época “se cayó el sistema” y México entero fue testigo de cómo antes de este accidente cibernético el candidato de la izquierda Cuauhtémoc Cárdenas estaba arriba en el computo de la elección para la presidencia de la República y cuando regresó el sistema el candidato del PRI Carlos Salinas de Gortari le dio la vuelta a la elección y la ganó. Como premio de tirar el sistema en esa elección, se le otorgó a Manuel Bartlett la Secretaría de Educación Pública de 1998 al año de 1992 cuando renunció para ser candidato y luego gobernador de Puebla. Por el periodo 1993-1999. Eligió como su sucesor a Melquiades Morales Flores, a partir de ese sexenio estatal y a través de su pareja sentimental Julia Abdala Lemus a la que Bartlett ahora niega, logró todos los contratos de seguros del gobierno de Puebla y de varios gobiernos más como el de Tabasco, desde el 2000 hasta el año 2010. Como producto de este tráfico de influencias logró amasar una importante fortuna. En el año 2012 renuncia al PRI para ser candidato al Senado de la República por el estado de Puebla dentro la coalición que formamos el PRD-PT-MC que se denominó “Movimiento Progresista”. Recuerdo que en ese año y siendo yo presidente estatal del PRD, en una ocasión nos reunimos solo él y yo a desayunar en el restaurante “La casa de los muñecos” del centro histórico de la ciudad de Puebla. Ahí me di cuenta que el reunía las características de los viejos políticos del PRI: políticos profesionales adictos al poder a toda costa y al parecer inmensamente ricos. Esa elección al menos en Puebla, la ganó la Izquierda y fue Senador de la República. Posterior a ese encargo es nombrado por AMLO en este sexenio como director de la Comisión Federal de Electricidad y que le truena al Presidente López Obrador, este gran escándalo de uno de sus funcionarios consentidos en este gobierno federal y fue en base a una investigación periodística de Carlos Loret de Mola que derivó en una denuncia del PRD por enriquecimiento ilícito y ocultamiento de propiedades ante la Secretaría de la Función Pública donde se documenta que Don Manuel tiene al menos un emporio inmobiliario de 800 millones de pesos a nombre de su pareja sentimental e hijo a través de una empresa denominada “Cawaret SA de CV” que supera en mucho todos los sueldos que como funcionario público ha tenido. Muy por encima de los 51 millones que declaró.

El presidente de México se le empieza a complicar este tema, ya que ha declarado que tiene plena confianza en la honestidad de este servidor público y le ha encargado a la secretaria de la función pública Dra. Irma Erendira Sandoval Ballesteros, exonerar perdón dijo investigar sobre este tema. El resultado será toda una papa caliente ya que si lo exoneran como al parecer ocurrirá, se caerá ante la opinión pública nacional e internacional la bandera de Andrés Manuel de querer combatir la corrupción ante quien sea. Y si se actúa con imparcialidad en esa investigación ante la evidencia de los hechos y por ende presumibles delitos ¿será capaz como muchas veces lo ha señalado de aplicar todo el peso de la Ley a ese funcionario del que ha dicho que le tiene toda la confianza?

Opinion para Interiores: 

Visitas: 536
Versión para impresión

Anteriores

Miguel Ángel de la Rosa

Contador público por la Universidad del Valle de Puebla, licenciado en Derecho por la Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla (UPAEP), y maestro en Derecho empresarial y fiscal por la Universidad Iberoamericana (Golfo-Centro). Es especialista en auditorías con registros en el SAT y en la Auditoria Superior del Estado (ASE). Fue presidente del Comité Ejecutivo Estatal del Partido de la Revolución Democrática (PRD) de 2008 a 2011, entro otros encargos políticos.