Open arms, política y migración en Europa

  • René Sánchez Juárez
Seis países han aprobado que el Open Arms desembarque en sus costas.

Las tragedias de migrantes no solo se circunscriben a la frontera sur de los Estados Unidos o de México, en Europa lidian con el problema de la migración ilegal desde África, donde cada año miles de africanos huyen de su país a causa de las guerras, el hambre y la violencia.

La semana pasada 134 migrantes de diferentes nacionalidades pasaron 16 días en alta mar a bordo del barco Open Arms (brazos abiertos) de una ONG española, cuyo objetivo de poder arribar al viejo continente, en busca del “sueño europeo”; sin embargo, el ministro del Interior de Italia Matteo Salvini se opuso a que el barco atracara en puerto italiano, al manifestar que no permitiría que esta crisis de migrantes sirva para que después vuelvan a intentarlo.

Al más puro estilo de Donald Trump, el ministro italiano no permitió la entrada de migrantes a la isla Lampedusa al sur de Italia, a pesar de que el primer ministro le solicitaba que permitiera su entrada, asimismo la ministra de defensa. Lo más benévolo que se mostró fue permitir que 27 menores no acompañados y algunos enfermos abandonaran el Open Arms.

Salvini ha dado una muestra más de su política migratoria con fines electorales, mostrando que mientras Italia tiene que lidiar con el problema migratorio de África los demás países europeos no han mostrado interés. Sin embargo, seis países han aprobado que el Open Arms desembarque en sus costas, pero la situación en el barco ya se está volviendo insostenible humanitariamente hablando, desde crisis nerviosas hasta intentos de suicidio, incluso algunos migrantes han saltado de barco e intentado nadar hasta la costa.

España accedió a recibir a los migrantes, el problema es que eso significaría una semana más en alta mar.

Para la atención de los 107 tripulantes restantes sólo el gobierno italiano ha enviado a un grupo de médicos a verificar la situación higiénica por las más de dos semanas que llevan hacinados.

Toda la situación se ha reducido a una lucha política entre el Movimiento 5 estrellas y la ultraderechista “la Liga”, donde el primero apuesta por solucionar el problema aceptando a los migrantes, mientras la segunda hace todo lo posible por endurecer la política antiinmigrante.

Confiamos en que el gobierno italiano pronto acepte que los tripulantes del Open Arms  ingresen a su país, que los migrantes no se conviertan en una moneda de cambio en la política, que son seres humanos que huyen de la violencia dejando todo atrás incluso sabiendo a lo que se van a enfrentar en Europa, que no serán bienvenidos y que los obstáculos que enfrentarán serán mayores, pero como todo ser humano de cualquier país busca una vida mejor y una frontera no debería ser impedimento para ello. Como lo declaró un migrante africano “la humanidad es más que la política”.

Opinion para Interiores: 

Visitas: 134
Versión para impresión

Anteriores

René Sánchez Juárez

Profesor universitario, politólogo, dirigente de la FROC-CROC en Puebla y ex diputado local