Los esquiroles de la reconciliación

  • Ruby Soriano
Con la vara que midas, serás medida, sobre todo si hablamos de nepotismo.

Su juego está cantado. Operan con la izquierda, ese es un hecho, la pregunta es si aplicarán la máxima de cobrar con la derecha.

Se trata de esos cinco regidores que se abanderan como los “fajadores” de golpeteos para exhibir las pifias de la alcaldesa Claudia Rivera.

Y no es que Rivera Vivanco salga ilesa de las acciones erráticas que hemos visto en su gobierno; sin embargo, sería inocente ignorar cómo y para quién opera este grupúsculo de regidores. Es más, la duda está en si recibirán encomiendas desde Casa Aguayo o desde el Congreso del Estado.

No han sido menores ni gratuitos los señalamientos hechos contra la Presidenta, eso en Puebla lo tenemos claro. Sin embargo, este grupo tiene un propósito que está muy lejos de responder a los intereses ciudadanos.

En un momento de tensiones políticas en Puebla, dudo que el Gobernador Miguel Barbosa abone a la confrontación interna de morenistas, cuando en sus mensajes sigue llamando a la reconciliación.

Por lo tanto, la actuación de estos regidores más que representar una etiqueta barbosista la demerita cuando se trata de hablar o negociar por encargo.

Este grupo es amorfo y heterogéneo por el origen de cada uno. Así que póngales nombre, cargo e interés.

Ella mueve los hilos de la madeja a pesar de haber sido excluida del gabinete barbosista. Su colmillo político le confiere el beneficio de la duda a la hora de analizar su actuar político.  Se le puede aplicar la máxima: Con la vara que midas, serás medida, sobre todo si hablamos de nepotismo.

Dicen que cuando te golpean puedes volverte un avispado agresor, por eso, en este grupo de los “cinco” parece que hay varios experimentados en el tema.

Ahí está el caso de un regidor quien al más puro estilo provocador se enfrenta en pujas verbales con la mismísima Presidenta o recurre a los insultos contra sus compañeros o al manotazo a los celulares de reporteras.

En la lista sigue ella, la mismísima a la que le aplican la de Judas, porque la han negado más de tres veces. Su trabajo intrascendente la coloca en el armario de las regidurías donde seguramente cederá a la oxidación que provoca el desgaste de quienes no subirán más escalones del Olimpo. Ella sucumbe a su propio azufre.

Luego aparece el gris, el incipiente, el lector de guiones. El que al estilo guiñol se mueve al ritmo del titiritero.

Cerramos con el que actúa de acuerdo a intereses y ganancias. A veces está y otras finge ignorar.

La trama del G5 se antoja como la de los esquiroles de los viejos sindicatos. Su función es clara, ser el dique para forjar sobre las divisiones, los nuevos enroques que sirvan de plataforma a quien quiere llegar al Palacio de Charlie Hall.

¿Lo interesante es quiénes de los cinco sobrevivirán?

En la capital los poblanos tenemos prioridades señores del Ayuntamiento. No estamos como para tolerar G5, G4 o G3. Estamos para exigirles a TODOS sin distingo de AMOS que hagan su chamba

Estos señores y señoras, gestan la guerra de los subterráneos, sin tomar en cuenta que en política no hay coincidencias; hay diferencias y muchos intereses que hoy anteponen a lo realmente imprescindible que es trabajar a favor de la ciudadanía.   

 

@rubysoriano

mediatikosconsulting@gmail.com

Facebook: Mediatikos Consulting

Opinion para Interiores: 

Visitas: 243
Versión para impresión

Anteriores

Ruby Soriano

Directora de Mediatikos Consulting Ganadora del Napolitan Victory Award como Mujer Influyente de la Comunicación Política 2019. Consultora política influyente 2018 Revista Washington ComPol, consultora y estratega en comunicación política, gubernamental y campañas electorales.
Durante 25 años ejerció el periodismo. Analista política en medios digitales e impresos de Argentina y Brasil.