Receta para arruinar un pueblo mágico

  • Barbara Lora
Algunos tips para realizar esa tarea desde la autoridad.

Si usted fue electo alcalde de un Pueblo Mágico y va a tomar posesión próximamente, le recomendamos esta infalible receta para darle en la madre al turismo. Para quienes tengan dudas, esta receta ha sido probada una y otra vez en las Cholulas.

 

Se necesitan los siguientes ingredientes:

 

-- Permisos para instalar juegos mecánicos, (tantos como se puedan cobrar y de preferencia de gente que no sea de su municipio).

--  Alegre a los asistentes con la mayor cantidad de concesiones de venta de cerveza. Nada como dos caguamas para después subirse al ratón loco.

-- Cierre el acceso a locales y turistas con vallas  metálicas de última generación, que impidan tomar fotos de sus sitios arqueológicos.

-- Fomente la venta de bebidas alcohólicas, para que el lugar adquiera un sutil aroma a Au d´ Popó y se pueda pavimentar el suelo milenario con una gran variedad de vasos y botellas.

-- Organice una feria gastronómica, donde solo haya 3 puestos de tacos, eso sí, ubicados estratégicamente frente a donde exponen ganado, wácala.

-- Llene de carpas, lonas y estructuras TODO lo que pueda.

-- Instale escenarios y súbale al volumen a todo lo que da, total, si alguien pregunta si daña las ruinas arqueológicas, siempre se puede conseguir un aval de INAH.

-- Ponga pequeños botes de basura para que los asistentes jueguen al tiro al blanco, con la cantidad de alcohol que se vende, será un deporte hilarante.

-- Venda la idea a los ciudadanos, de la derrama económica que tendrá para el municipio. Pero no les diga que la mayoría de los que ocupan cada metro cuadrado, son de otras localidades y estados.

-- Como los turistas ansían comer carísimos tacos de bistec de dudosa procedencia, lo mejor es cerrar, por ejemplo, la entrada a los túneles de su pirámide milenaria, total ¡ni que la pirámide se fuera a ir verdad!

-- Para que llegar al centro del pueblo mágico sea toda una aventura, cierre las calles principales, elija pavimentar unas 5 calles al mismo tiempo, los visitantes vivirán horas de gran diversión con el Waze, Google Maps y demás app´s tratando de llevarlos al zócalo.

-- Aderece la aventura de los afortunados turistas que logren llegar al centro, dejando sueltos a los pillines que les encanta dar cristalazos a los vehículos y tomar los espejos de los coches como suvenir.

-- Fomente la unión familiar, que esos inconscientes deportistas que se la pasan corriendo todas las mañanas pasen más tiempo con sus familias. Para lograrlo, solo deje que fermente al sol el delicado aroma de la comida y la cerveza que ha quedado en el suelo.

-- Sea trending topic en internet, deje toneladas de basura, para que los intrépidos inernautas, que se suman a retos, se puedan tomar la foto recolectando la basura, estratégicamente dispersa por todo el sitio. Manita de Like  para los ayuntamientos.

 

Finalmente ponga todos los ingredientes en manos de una bola de ocurrentes servidores públicos, permita que los mezclen y salpimienten al gusto y, LO MÁS IMPORTANTE, se debe dejar cocer lentamente entre 15 y 30 días, dependiendo de donde sean los chefs y sus asistentes (Léase de San Pedro o de San Andrés Cholula).

Opinion para Interiores: 

Visitas: 912
Versión para impresión

Anteriores

Barbara Lora

Guerrera, femenina, irreverente y más poblana que la talavera. Por las buenas, lo que quieran; por las malas también. Por eso me conocen como "La Lora". Escribo lo que quiero, vivo como quiero.

Como todos saben, cualquiera que se dedique al periodismo le tiene que gustar el chisme, así que desde hace mucho tiempo, por andar de chismosa con Enrique Núñez empecé a escribir la sección de sociales cuando se fundó el periódico Intolerancia. También por andar de chismosa hice un programa de radio en SICOM, ya le cambiaron de nombre, ahora se llama Puebla TV. Por cierto este programa era sobre sexo, mucho sexo. He escrito columnas en diversos medios, que no voy a enumerar para no aburrirlos. He sido conductora de varios programas de radio. El último se llamaba "Grandota 3-60".

Ahora inicio esta nueva aventura en e-consulta.

Si no quieres que hable de ti, no te pongas de pechito.

Mi frase favorita: "Carpe diem".

Arranco y termino mi día con Filipenses 4: 13.