Reflexiones para un mejor futuro

  • Alberto Jiménez Merino

La pérdida de vegetación, suelo, agua y especies de fauna en las comunidades nos hablan de un deterioro ambiental creciente en la actualidad.

La existencia de basura en barrancas, ríos y arroyos, que han sido depósitos normales también de agua residuales, es otra prueba de un desconocimiento y/o desinterés de la sociedad y el gobierno para mantener limpia nuestra casa y la de nuestros hijos.

Ya no nos impresionan los ríos de aguas residuales, se nos ha hecho normal a todos verlos sucios. Lo normal ahora será verlos cristalinos como antes.

Los ciclos del agua, los ciclos de la vegetación, los ciclos de la reproducción de especies, los ciclos de la producción agroalimentaria se nos rompieron en las manos. El ciclo de la vida está realmente amenazado.

La prueba mayor del deterioro ambiental es el cambio climático, la alteración de la frecuencia e intensidad de fenómenos meteorológicos que antes no se veía.

El problema ecológico es mayor de lo que imaginamos, se trata de la viabilidad de la vida. Por lo tanto no se resuelve con dedicar un día del año para concientizar a ciudadanos y gobiernos.

Es insuficiente y hasta inútil celebrar el Día Mundial del Medioambiente con eventos, foros, conferencias y reforestaciones para la fotografía.

Es insuficiente, mientras en los contenidos del sistema educativo no se incluya el conocimiento de los recursos naturales para su adecuado aprovechamiento y manejo sustentable.

Es insuficiente mientras no haya asesoría y capacitación que oriente a los productores forestales, agropecuarios y acuícolas en técnicas sustentables.

Es insuficiente mientras no haya acciones para detener el deterioro, recuperar lo perdido e inversiones para fomentar los recursos naturales que sustenten la vida de las comunidades.

Es insuficiente mientras no se reconozca el papel que cada quien desempeña en la conservación de nuestro medio ambiente: ciudadanos, empresas, instituciones educativas y gobiernos.

Sin un gran acuerdo, sin asumir compromisos por el ambiente y el futuro de nuestros hijos, este seguirá siendo medio ambiente, porque la otra mitad ya la perdimos. Si seguimos así pronto será un cuarto.

*Delegado de SAGARPA en Puebla del Gobierno de la Republica.

Opinion para Interiores: 

Visitas: 1,635
Versión para impresión

Anteriores

Alberto Jiménez Merino

Ingeniero Agrónomo. Exrector de la Universidad Chapingo. Trabajó como secretario en 3 administraciones estatales. Consultor FAO. Tiene 3 Doctorados Honoris Causa y 15 libros escritos. Candidato del PRI a la gubernatura 2019.