Caricatura de una oposición

  • Ruby Soriano
.

No hay guerras más cruentas y sanguinarias que las que surgen entre los mismos correligionarios, militantes, adeptos, simpatizantes y todo lo que se puedan imaginar. Ante ello, la máxima se cumple a plenitud: “Divide y vencerás”.

Después de la debacle y vergonzosa derrota del priismo en Puebla, aún hay quienes pretenden recoger los pedazos de un cuerpo destazado que difícilmente volverá a quedar sin las cicatrices de tantas traiciones internas.

Ahora que tantos se preguntan quién llegará al relevo de “Pablito Fernández”, es un hecho anticipar que cualquiera que sea el personaje, difícilmente logrará la tan anhelada unidad tricolor.

Hoy el Partido Revolucionario Institucional asemeja esas luchas carnívoras entre las tribus del perredismo local que se daban con todo, hasta desaparecer. El mismo fenómeno se vive entre los militantes del tricolor a quienes hay que agregarles el ingrediente de la simulación.

Los tiradores a ocupar esa silla maltrecha, debilitada y en astillas que deja Pablo Fernández del Campo, empezaron a apuntalar los grupos, los apoyos de “doble moral”, los resentidos, los esquiroles y también a incluir a los traidores.

Los nombres de Enrique Agüera y Blanca Alcalá están en el reflector local.

Para el ex rector y candidato perdedor sería un premio de consolación que no lograría darle justo eso, “el consuelo” después de la tremenda vapuleada electoral del 7 de julio.

Más aún, si el ex rector llegara a la dirigencia estatal, que contemple depurar su staff, ese mismo, que actúa como plantel universitario y del que nos quedó clara su efectividad.

En tanto la senadora Blanca Alcalá tiene la mesa puesta, con el detalle de que muchos estarán “serviles” para prepararle el banquete y asestarle la puñalada cuando lleguen los tiempos.

Del resto que han levantado ni siquiera la manita, sino el dedito, los preferimos fieles a la burocracia, ya los conocemos que cuando lleguen los tiempos serán “tiradores” pero de precipicio, para ver qué otro puesto agarran y nadar de muertito, claro mientras ofertan sus “famosas estructuras”.

En los tiempos donde Puebla exige las acciones certeras y críticas de una oposición, resulta que el PRI es todo, menos eso.

Mientras sus grupos y pastorcillos siguen en la lucha por debilitarse entre sí, la llamada “oposición” tricolor, negocia, obedece, se inclina y se vende ante los poderes fácticos que le garantizan impunidad y la posibilidad de simular el golpe con una mano y el cobro con la otra. Y sino, que les pregunten a los que desde ya fueron a ofrecer y vender sus lealtades.

@rubysoriano   rubysoriano@gmail.com   http://mediatikos.wordpress.com/

Opinion para Interiores: 

Visitas: 3,312
Versión para impresión

Anteriores

Ruby Soriano

CEO Mediatikos Consulting. Ganadora Napolitan Victory Award como Mujer Influyente de la Comunicación Política 2019. Consultora y Estratega en Comunicación Política, Gubernamental y Campañas Electorales. Periodista y Analista Política en medios digitales