“Todos los caminos conducen a Puebla…”

  • Juan de Dios Andrade
.

El golpe asestado por don Máximo el 7 de julio fue espectacular y logró posicionarse en el ámbito nacional como el aspirante más fuerte a la Presidencia de la República, tal y como lo abordamos hace una semana: si la diferencia en la Capital era por menos de dos dígitos, el resultado sería “bueno”, pero si ganaba por dos dígitos, vendría a ser “excelente” y eso fue lo que sucedió. El fin de semana trajo una serie de efectos muy negativos para el PRI y para Peña Nieto: ¿Qué va a hacer ahora con su secretario de Gobernación que resultó noqueado por la maquinaria de don Máximo y del panismo nacional? ¿Qué futuro se vislumbra para César Camacho luego de que, junto con Osorio Chong, le prometió el triunfo en Puebla y Baja California? ¿De qué sirvió la detención de la Maestra con el objetivo de comenzar a desmontar la fuerza operativa de don Máximo, si al PRI y al PVEM le dieron una paliza en las urnas poblanas? Sin duda don Máximo demostró de qué está hecho…

“Kiko” Vega también está logrando un buen resultado en Baja California, lo que pasa es que resulta menos vendible que lo ocurrido en Puebla. Les recuerdo que arrancó su campaña en franca desventaja y estando abajo en las encuestas, lo que llevó al PRI a festinar antes de tiempo un triunfo por al menos diez puntos y hoy “Kiko” Vega estaría ganando por alrededor de 3 puntos, para refrendar por quinta ocasión la permanencia del PAN en el Estado, aliado al PRD…

Todos los vaticinios de Osorio Chong y de Camacho, además de no cumplirse, sirvieron a don Máximo para enviar dos mensajes a la ciudadanía: “El PRI no ha cambiado y ahora nos está mostrando su verdadero rostro”, seguido de “yo sí puedo vencer al PRI, lo hice en 2010, ahora en 2013 y lo haré en 2015 y 2018”. La clave está la ruta que seguirá rumbo a la Presidencia y cuál podría ser la estrategia de Peña Nieto para detenerlo. Suena interesante…

En vano César Camacho manoteó para quitar al PAN Baja California, mientras el Ejecutivo hacía un llamado a respetar los resultados de las elecciones. La respuesta de Madero y Zambrano fue lógica: “Si no respetasen el triunfo en Baja California, valoraremos nuestra permanencia en el Pacto”…

“Esquina!!! Bajan!!!…”

El domingo, don Máximo dio una serie de lecciones a propios y extraños. Dejó muy claro quiénes desea le acompañen en la siguiente etapa de su proyecto y quiénes no. Unos no quisieron llegar a un acuerdo con él y prefirieron enfrentar solos las elecciones, estando a la vista los resultados y lo ocurrido en Tehuacán es el mejor ejemplo…

En otros casos, don Máximo no distinguió entre amigos, aliados y adversarios, pues a todos mandó un mensaje puntual porque deseaba cierto tipo de candidatos y no los que le plantearon en la mesa. Con la ventaja de dos dígitos, los “tronó” y los bajó de su proyecto, precisando quién llegaría y quién no. Fue claro y directo: en sus planes sólo se entra mediante invitación…

El 7 de julio no hubo duda sobre a quiénes don Máximo ha extendido invitación. En este mismo espacio lo abordamos luego de la detención de la Maestra: era un grave error creer que don Máximo estaba vencido o debilitado. El descolón dolió, pero si sirve de consuelo: hasta el Presidente creyó que lo tenía agarrado del cuello. En Los Pinos ya han entendido, derrota de por medio, que don Máximo es de buen calibre…

“No perdimos, negociamos…”

En medio de la debacle, resulta curiosa esa resistencia del PRI a no reconocer cuando se equivocan, pues andan difundiendo el rumor de que hubo una negociación tanto en Puebla como en Baja California. El mensaje parece ser: “No perdimos, negociamos que no es lo mismo”. Lo peor es que algunos panistas están “mordiendo el anzuelo”…

El grave error del PRI fue haber apostado a tirar la participación. Se puede apreciar en las declaraciones de Moreno Peña cuando dijo que el 7 de julio se iban a enfrentar la estructura del PRI y la de don Máximo…

Hoy el forcejeo se ha reactivado en el SNTE, pues al abrir espacios al Sindicato y al PANAL, don Máximo mandó otra misiva: “Vénganse conmigo porque allá los van a tener a pan y agua”. Basta leer las recientes declaraciones de Juan Díaz, líder del SNTE, para darse cuenta de que ha entendido la situación en que se encuentra…

Las elecciones fueron un rotundo fracaso para el PRI. Está a la baja en cargos de elección popular y se avecina 2015 y le seguirá 2018. Hoy los datos indican que el PRI dejará de gobernar a 5 millones de personas y todos sabemos lo que significa…

Hasta hace unas semanas, en algunos medios se magnificaba la “crisis” del PAN al haber perdido la Presidencia. Ahora es el PRI el que lo está porque su dirigente nacional le prometió a Peña Nieto el regreso a los buenos tiempos del partido…

“La hora de Franco…”

Es digno de mencionarse que el triunfo de Franco es otro de los resultados apabullantes de las elecciones. El distrito es panista, pero el candidato actuó como si no lo fuese y lo recorrió “a puro pincel”…

Dicen que a don Máximo le agradan las personas que se esfuerzan y dan resultados, y no creo que le pase inadvertido que Franco arrolló al PRI de forma aparatosa. Hay que comparar para ver si es un caso ejemplar de todos los distritos que estuvieron en juego en los diferentes estados…

Otra importante señal enviada por don Máximo el domingo estriba en que desea un cambio de interlocutores ante el desgaste de los actuales y al parecer Franco “sí da el ancho”. Su gran acierto fue no aferrarse a ser alcalde y abrirse a una negociación. Esto cayó muy bien en el ánimo de don Máximo…

¿Será Franco en el nuevo interlocutor del panismo tradicional con don Máximo? Recién están escribiendo los panistas esa página de su historia. Hay que esperar los hechos…

“Por una democracia con adjetivo…”

La derrota infringida al PRI fue contundente y humillante, pero don Máximo no debe quedarse ahí. Debe diseñar un sistema y una estrategia que haga muy difícil su derrota. Supo resolver a su favor el desafío de los adversarios, pero la participación disminuyó y en 2018 enfrentará al grupo Atlacomulco y sus aliados en el ámbito nacional. En cada elección intermedia, baja el interés de los ciudadanos, pero la elección presidencial será concurrente. Parafraseando lo que se dice de Roma, tiene que lograr que “todos los caminos conduzcan a Puebla”. Esto pasa por alejar todo riesgo de fracaso, dentro y fuera de su partido, lo cual incluye apertura a la participación democrática…

Al interior del PAN son tres los que desean encabezarlo: Madero, con el reciente éxito, Juan Manuel Oliva, que como secretario de Elecciones se fortaleció y Margarita Zavala que ha desplazado a Cordero. Don Máximo debe fincar su sistema “infalible” logrando que no le afecte el resultado. Madero es el que más le conviene, con Oliva podría llegar a un acuerdo y Margarita implica a Calderón. Resolverlo bien llevaría a intentar modificar la Cámara de Diputados en 2018 y repetir la alianza de partidos ahora nacionalmente. Pero esto pasa por unificar a sus generales en Puebla: Manzanilla, Micalco y Eukid. Resta decidir qué nivel le daría a Franco…

Hasta entonces…

Comentarios: confinespoliticos@yahoo.com

Opinion para Interiores: 

Visitas: 5,116
Versión para impresión

Anteriores

Juan de Dios Andrade

Politólogo. Analista político y asesor. Especializado en historia y política mexicana, geopolítica y geoestrategia, Historia de las ideas políticas, teoría política y análisis de escenarios. Autor de la columna Confines Políticos