• Deportes

Puebla le roba el empate a Xolos con gol de último minuto

  • Edwin G
Tijuana y Puebla igualaron a tres goles por bando; Israel Reyes definió las cosas con un cabezazo al 90+9
.

El Puebla, a lo Puebla.

De un partido donde parecían completamente hundidos debido a que todo les salía en contra, el Club Puebla salió con un punto al empatar 3-3 con los Xolos de Tijuana y con un último remate que supo más a triunfo que a igualada: Israel Reyes devolvió la alegría al barco camotero al cabecear en el último minuto para vencer a Jonathan Orozco y poner la igualdad en el marcador.

Los dirigidos por Nicolás Larcamón tardaron para tomar ritmo dentro del terreno de juego y esto sirvió al cuadro local para acercarse con peligro al arco de Antony Silva. Amenazaron los Xolos en un par de ocasiones, la más clara de ellas con Lucas Rodríguez al mandar un cabezazo que estrelló la pelota al palo y que luego se paseó por la línea de fondo sin alcanzar a meterse.

Te recomendamos: Puebla pierde su ventaja; se conforman con empate ante Toluca

Pero la inercia ya era del cuadro rojinegro y al minuto 35 llegó el tanto con el que abrirían el marcador. Joaquín Montecinos tomó el esférico en la banda izquierda y condujo hasta llegar a la línea de cal, desde donde mandó un centro que fue bien rematado por Edgar López. Nada que hacer para Silva que, aun con el salto, fue superado por la velocidad y acomodo de la redonda.

Pero aquí es prudente detenerse para hacer la aclaración de lo que nosotros ya sabemos y de lo que también es consciente toda la Liga MX: al Pueblota de Nico jamás se le debe dar por muerto.

Bueno, Xolos no entendió el mensaje o no lo tomó en serio, es por ello que al 38’ -solo dos minutos después de la anotación canina- la franja puso el empate también por la vía de cabezazo, pero por cortesía de Gustavo Ferrareis. Hubo suerte debido a que Jordi Cortizo mandó un centro que fue desviado por un defensor, lo que cambió la trayectoria del balón y favoreció a que el brasileño buscara y anotara con la testa en un remate sólido.

 

Aprendieron a la mala

Llegados a la segunda mitad la cosa no cambió mucho, aunque la intensidad ya estuvo presente en ambos conjuntos al no ceder demasiados espacios para evitar salidas que dejaran mal paradas a ambas defensas. Buena estrategia tanto de Larcamón como de Ricardo Valiño, quien sabe lo que es defender la camiseta del Puebla desde la banca.

Pero los Xolos fueron ligeramente más incisivos, urgencia que los llevó a encontrar la segunda anotación en las piernas de Lucas Rodríguez, quien al minuto 63 encontró el balón fuera del área y lo prendió de primera intención. Nuevamente se vio superado Antony y la ventaja regresó al cuadro local.

No era el momento anímico del Puebla, pues al golazo anterior se unió la marcación de un penal que tuvo que ser consultada en el VAR y que desconcertó a los blanquiazules al no saber cuál era la infracción, aunque ésta se trató de una mano involuntaria dentro del área.

Al cobro llegó Lisandro López y no pudo con la figura de Antony Silva, aunque el arquero paraguayo escupió justo a la posición de López y éste volvió a rematar para poner las cosas 3-1, un marcador que hasta ese momento parecía definitivo o al menos inalcanzable.

Pero repitamos lo que aprendimos hoy en clases de “Larcamonismo”: a este Puebla no se le puede dar por muerto jamás, ni siquiera a los jugadores que llegaron al equipo en búsqueda de un segundo y hasta tercer aire.

Es el caso, desde luego, de Jozy Altidore, quien tras ingresar de cambio al minuto 73 supo hacer notar su presencia en este que es apenas su segundo partido dentro de la Liga MX y que no perdonó una vez que estuvo en el área. El estadounidense recibió un pase en tres cuartos de cancha y jamás quitó el pie del acelerador, se libró de la marca con su fortaleza física y definió de zurda para dejar tendido a Orozco: 3-2 que ya vaticinaba un final trepidante.

La última jugada del encuentro fue quizás la más exquisita. Desde el centro preciso de Federico Mancuello puede uno comenzar a conjeturar quién será el fortachón que rematará fuerte. Al golpeteo también llegó Antony Silva, pero se quedó viendo un cabezazo amigo que dirigió el esférico cerca de Israel Reyes, quien terminó por consumar la travesura y poner el gol al 90+9 para hacer estallar la banca camotera con el 3-3.

No hubo tiempo para más. En Tijuana la afición pasó de aplaudir eufóricos a abuchear a su equipo debido a que no pudieron asfixiar más al Puebla, dejándolo vivo.

El resultado deja a ambos clubes con 11 unidades cada uno, aunque los de la Franja ganan en posición al ubicarse sextos en la tabla gracias a sus goles a favor (+11), además de llegar a su tercer empate consecutivo y no ganar desde la pasada jornada 2.

Sigue un regreso a casa para el Puebla recibiendo al Necaxa, cita programada para este martes 16 de agosto en punto de las 21:05 horas en el Estadio Cuauhtémoc.

Foto: Agencia Enfoque

Tags: 

Comentarios de Facebook: