• Deportes

Milan se queda con el Scudetto italiano once años después

  • Edwin G
Los rossoneri dominaron de principio a fin a un Sassuolo que despidió esta temporada con un 3-0 en contra
.

Le regresó la alegría a la zona 'rossonera' de Milán luego de que su equipo dominara plenamente la última jornada regular para quedarse con el título de la Serie A, triunfo que puso fin a una sequía de once años sin este galardón que se suma como el número 19 para el club.

La contundencia se hizo presente en el Estadio Mapei que fue testigo de cómo su equipo, el Sassuolo, se fue a descansar con la derrota parcial de 0-3, algo que dejaba la tarea hecha para la visita recién en los primeros 45 minutos.

El AC Milan no dio tregua ni un solo minuto, tampoco se lo pensó para atropellar a un Sassuolo que ya no jugaba para nada más que para cerrar el campeonato en la primera mitad, lo que dejó el segundo tiempo solo como requisito para dar fin al cotejo y entonces dar inicio al festejo.

Rafael Leao volvió a dar cátedra de estado físico y esta temporada prácticamente explotó para favorecer a su club, pues volvió a ser clave en el partido más importante. Se adueñó de todo el medio campo, condujo y regaló el primer tanto, pues en el minuto 15 sirvió al francés Olivier Giroud para definir el 0-1.

Quince minutos después, Leao volvió a hacer lo propio: impuso el físico y robó en zona peligrosa; luego bailó a dos defensores y regaló otro balón a Giroud, quien volvió a estar bien posicionado para desatar la locura en Sassuolo, pero de la afición 'rosonera' que ya se veía campeona.

Pero el festín no terminó ahí, ya que tres minutos después (al 36’), el Mapei Stadium parecía más San Siro que la casa del Sassuolo. Leao completó su 'hat-trick' de asistencias al acercarse hasta la línea de fondo y dejar atrás para que Franck Kessié, como un misil desde atrás, fusilara y sentenciara el partido.

Como anticipamos, la segunda parte solo fue de relleno. Milan, sin embargo, se dejó llevar y volvió a mostrarse dominante, aunque ya no tanto como en la primera mitad. El técnico Stefano Pioli, artífice en gran parte de este Milan, corrió para abrazar a cada uno de los jugadores que salían de cambio.

Sin duda alguna uno de los momentos más emotivos fue cuando Zlatan Ibrahimovic se quitó la camisa de suplente y disputar los últimos minutos del encuentro, algo que en la grada se celebró como si se tratase del 0-4. Y no es para menos, ya que fue él quien estuvo presente en aquel 2011, fecha del último Scudetto del Milan.

Pioli celebró desde el banquillo, alzó los brazos en señal de victoria y no dudó en regarse agua con sus compañeros, algo que animó aún más a la grada.

Foto: Twitter

Tags: 

Comentarios de Facebook: