• Salud

Vacuna Covid-19, de la esperanza al lucro en Puebla

  • e-consulta
Transcurren primeras aplicaciones entre los ánimos de mejora en el personal médico, irregularidades en las listas de beneficiados y el uso político de la medida
.

La aplicación de las primeras vacunas para prevenir el COVID-19 en Puebla dejó esta semana esperanza entre trabajadores de salud que atienden la pandemia desde hace más de 10 meses, muestras de irregularidades en el orden de beneficiados pese a la existencia de lineamientos federales y denuncias por el uso electoral de la medida.

De acuerdo al anuncio del gobierno del presidente, Andrés Manuel López Obrador, la entidad formó parte de un segundo grupo de estados considerados para la vacunación del personal que atiende a los enfermos en nosocomios públicos.

El martes 12 de enero llegaron a Puebla más de 10 mil dosis de las vacunas de las farmacéuticas Pfizer y BioNTech para distribuirse en 37 hospitales; su resguardo estuvo a cargo de la Guardia Nacional y su aplicación se programó para un día después.

Las primeras aplicaciones

La actividad comenzó a observarse a las 6:30 horas y una hora después se aplicaron las primeras vacunas entre hermetismo de autoridades sanitarias y el acceso mediático a algunos de los beneficiados.

Esperanza tras meses de dificultades para hacer frente al COVID-19 y la importancia de que la sociedad no deje de cuidarse pese a la llegada de la vacuna, fueron algunos de los puntos que destacó el personal de salud vacunado.

En la capital se aplicaron vacunas en el Hospital General Zona 20 "La Margarita" del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS); en el Hospital Regional Puebla del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE); así como en el Hospital Para el Niño Poblano, el Hospital General del Norte y el Hospital General del Sur a cargo del gobierno estatal.

Mientras que al interior del estado se aplicaron vacunas en los hospitales generales de Huejotzingo, Xicotepec, Tehuacán, Cholula, Atlixco, Zacatlán, Teziutlán e Izúcar de Matamoros, así como en Centros de Salud con Servicios Ampliados (CESSA) reconvertidos para atender COVID-19.

Se saltan en Puebla las reglas

A pesar de que la campaña de vacunación en México cuenta con un plan rector que prioriza al personal de salud, en el caso de Puebla algunas de las primeras vacunas se colocaron a personal administrativo no considerado.

De 661 personas enlistadas en el Hospital General de Cholula para el miércoles y jueves, al menos 110 no atendían directamente a pacientes contagiados y en 24 casos no se especificó en qué área hospitalaria se desempeñaban.

Lo mismo se registró en el Hospital General de Atlixco, donde 60 médicos y enfermeras que atienden a los pacientes no fueron vacunados, pero sí aparecieron en listas 23 personas del área administrativa, entre ellas, la subdirectora, Saraí Hernández López.

Al respecto, la Secretaría de Salud estatal respondió a través de su cuenta de Twitter que el proceso de vacunación era transparente y personalizado, que nadie quedará fuera y que los administrativos eran considerados como de atención en primera línea de batalla contra la COVID-19.

El plan especifica sin embargo que, la primera etapa de vacunación es sólo para los trabajadores de la salud a cargo del cuidado, al interior o fuera de las instituciones formales de salud con potencial exposición a personal, pacientes o material potencialmente contaminado con el virus SARS-CoV-2.

En la lista están las áreas de Enfermería, Inhaloterapia, Medicina, Laboratorio y Química Radiología, Camillería, Limpieza e higiene, Operación de ambulancias, Manejo de alimentos, Asistentes médicos, además de Trabajo social.

El mes de febrero corresponderá entonces al resto del personal del sector salud y a personas de la tercera edad, dando inicio con la vacunación para los mayores de 80 años.

La vacunación y su uso político

Además de las irregularidades identificada en esta etapa, las primeras aplicaciones se vieron involucrados en pleitos entre el gobierno en turno y representantes del Partido Acción Nacional (PAN) quienes acusaron un uso político de la medida.

Esto luego de que el 13 de enero, Gabriel Biestro Medinilla, diputado del Partido Movimiento Regeneración Nacional (Morena) y aspirante a la alcaldía, reprodujera en redes sociales una infografía con su imagen y datos sobre la vacunación en la entidad.

Para la dirigente estatal del PANGenoveva Huerta Villegas, la acción supuso un presunto uso electoral de la vacuna y anunció que recurrirían a una denuncia ante las autoridades electorales.

Mientras que el gobernador Luis Miguel Barbosa Huerta salió a la defensa del diputado al argumentar que él sólo había reproducido información sobre la campaña de vacunación y que quienes buscan sacar provecho político son los panistas.

Sin embargo, de acuerdo al boletín número 090121 emitido por la Coordinación de Comunicación Social y Agenda Digital del gobierno del estado, el mandatario llamó ante el próximo periodo de campañas, “a no lucrar con la crisis sanitaria provocada por COVID-19, pues comentó que existen personas que de manera abusiva quieren aprovechar esta situación para beneficio personal.”

Visitas: 208

Versión para impresión

Tags: 

Comentarios de Facebook: