• Entretenimiento

Tres leyendas poblanas que quizá no conocías

  • Beto Fong
En Puebla también se conocen diversas leyendas, las cuales se han transmitido de generación en generación
.

Las leyendas y mitos son una parte fundamental de la idiosincrasia mexicana.

En todo el país se conocen diversas leyendas de lugares o personajes célebres, las cuales tienen una gran popularidad.

En Puebla, muchos lugares y casonas están deshabitados y nadie sabe la historia de estos inmuebles; algunos de ellos, por otro lado han sido remodelados y actualmente son monumentos a sus leyendas.

A pesar de que Puebla no es un lugar en el que destaquen específicamente las leyendas, el estado sí posee algunos rumores que se han pasado de generación en generación.

Por lo anterior, te traemos 3 leyendas populares de Puebla.

Leyenda del Museo del Arte San Pedro

Este museo es uno de los más famosos de la zona céntrica del estado y se ubica en la 4 Norte y 2 Oriente.

El Museo del Arte San Pedro se construyó en el año 1600 y, en sus primeros años, fue un hospital. Actualmente, el museo se emplea para diversos fines, como por ejemplo, recinto para eventos importantes.

A lo largo de su historia, el museo ha sido remodelado en diversas ocasiones, y quienes han estado dentro de este han reportado sentir una energía “extraña”, además de reportar ruidos y sonidos extraños.

Durante los trabajos de remodelación en 1998, informaron que el piso del museo estaba repleto de esqueletos humanos. A decir de los informantes, las personas que morían dentro del hospital eran enterrados en el patio del mismo.

Así, las presencias y sonidos paranormales del Museo del Arte San Pedro tienen una explicación, por lo que no es de extrañarse que las “almas perdidas” sigan deambulando por los pasillos de este grande inmueble.

Leyenda de la Casa del que mató al animal

Este inmueble está ubicado en la Avenida 3 Oriente, llegando casi a la esquina de la 2 Norte. El lugar pertenecía al virrey de España, Pedro Carvajal.

La leyenda cuenta que durante una fiesta, una bestia gigante apareció de la nada y se comió a su hijo menor, por lo que el virrey ofreció una recompensa para quien lograra atrapar al monstruo.

Días después del anuncio, un joven apareció con la cabeza del monstruo y la presentó ante el virrey. Este joven fue el pretendiente de la hija de Carvajal; sin embargo, su relación no prosperó debido a las diferencias sociales que había entre los enamorados.

Al entregar la cabeza, el joven pidió, en lugar de la recompensa en oro, la mano de su amada, a lo que el virrey accedió.

Actualmente, el inmueble puede ser visitado por los ciudadanos e, incluso, tiene por nombre el mismo título que su leyenda.

El callejón del muerto

Se dice que en 1785, un hombre corría por el antiguo barrio de Analco en búsqueda de un médico que pudiera atender a su esposa, quien estaba en labor de parto.

En el callejón de Yllescas, ubicado en ña 12 Sur entre 3 y 5 Oriente, un asaltante intentó robarle sus pertenencias. El ladrón murió en manos del hombre, quien lo mató en defensa propia.

A decir de la leyenda, el delincuente con frecuencia asaltaba en la zona, por lo que después de su muerte, era común ver a su espíritu rondar por las calle de la zona.

Hasta que un día, un sacerdote que se encontraba a punto de cerrar la iglesia de Analco recibió a un confesor desesperad, quien suplicó al padre recibirlo en el confesonario.

Luego de que el sacerdote aceptó escuchar sus confesiones, se dio cuenta de que se trataba del espíritu del ladrón, quien le confesaba al padre que se arrepentía de todos los asaltos que había cometido en vida.

Tras escucharlo, el padre decidió perdonar sus pecados por lo que, según la leyenda, vio cómo el alma del delincuente se desvanecía ante sus ojos.

Actualmente, el espíritu no se aparece más y sólo quedó su leyenda.

Visitas: 71

Versión para impresión

Tags: 

Comentarios de Facebook: