• Cultura

¿Por qué Penacho de Moctezuma está en Austria y no en México?

  • Redacción
López Obrador pidió a su esposa que pidiera al presidente de Austria, Alexander Van der Bellen, ceda por un tiempo el penacho
.

La visita de Beatriz Gutiérrez Müller a Austria tiene una misión: lograr que el gobierno de ese país preste el Penacho de Moctezuma a México para el Bicentenario de la Independencia.

López Obrador pidió a su esposa que pidiera al presidente de AustriaAlexander Van der Bellen, ceda por un tiempo el penacho, aunque el mandatario reconoció que se trata de una misión casi imposible.

El penacho de Moctezuma se encuentra en el Museo del Mundo, anteriormente conocido como Museo Etnográfico de Viena.

Aunque no se sabe con certeza cómo llegó ahí, existen historias que lo conectan con el viejo continente.

El Instituto de Investigaciones Históricas de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), en su publicación “Primeras Visiones. Cartas, Relaciones, Memoriales e Informes” hacen mención de la “Primera carta-relación de la justicia y regimiento de la Rica Villa de la Vera Cruz a la reina doña Juana y al emperador Carlos V, su hijo, 10 de julio de 1519”, donde se incluye una lista y descripciones de objetos enviados como regalos al rey de España, entre los cuales se incluían oro, joyas, piedras, plumajes, ropa de algodón y “dos libros de los que acá tienen los indios”.

Se pensaba que en este navío había viajado el penacho de Moctezuma, pero no se sabe a ciencia cierta si esta versión es real.

Otra versión conocida cuenta que Moctezuma le regaló el penacho al conquistador Hernán Cortés debido a las relaciones cordiales con las que tenían en ese momento. Tiempo después, Cortés se lo habría enviado al rey Carlos I, quien era miembro de la familia Habsburgo, de origen austriaco, lo cual podría ser considerado un factor para que se quedara en ese país.

La historia documentada del penacho de Moctezuma data de 1569, pues estaba registrado como un “sombrero morisco” en el inventario del Castillo de Ambras, colección propiedad de Fernando II de Tirol, sobrino de Carlos V.

En dicha colección se mantuvo hasta 1703. Después de ese año, se le perdió la pista. Fue hasta 1806 cuando se volvieron a tener registros, ya que comenzó a ser expuesto en el Palacio del Belvedere Bajo, en Austria.

De acuerdo con expertos, para su elaboración se utilizaron 222 plumas de cuatro especies de aves: macho de cotinga azulejo, espátula plateada rosada, pájaro ardilla y quetzal. Las plumas se montaron sobre dos redes tejidas con fibras de maguey y algodón, que le daban la posibilidad de doblarse o enrollarse. Otras plumas se pegaron con tzauhtli, un adhesivo natural hecho con extractos de orquídeas.

El penacho fue creado en el siglo XVI por los amantecas, que eran los maestros especializados en arte plumario.

Distintas teorías señalan que el penacho era utilizado en rituales religiosos, otras indican que perteneció al último emperador azteca y que él se lo regaló a Cortés

Según la leyenda, el Penacho era propiedad de Moctezuma II Xocoyotzin, emperador azteca cuando Hernán Cortés llegó a México en 1519. Sin embargo, algunos expertos austriacos dicen que la corona de plumas no pertenecía a Moctezuma, sino que era un adorno utilizado por los sacerdotes.

La pieza apareció a finales del siglo XVI en la colección personal del archiduque Fernando de Tirol y ha permanecido en Austria desde entonces.

Lamentablemente, el penacho de Moctezuma no puede ser trasladado desde Austria hasta México, al menos hasta que exista la tecnología suficiente para lograr un impacto cero de vibraciones en la pieza durante el viaje.

La mayor fragilidad del penacho se encuentra en su estructura, ya que en las 27 varillas que sostienen el abanico de plumas se han detectado al menos 29 fracturas.

La forma en que se exhibe ha cambiado. Hasta 2010 estuvo sujeto con alfileres sobre una tela negra a 90 grados de inclinación. Ahora se encuentra recostado a 22.5 grados en una vitrina diseñada para absorber cualquier vibración externa.

De conservarse en óptimas condiciones de control de luz, microclimático y de vibración, expertos aseguran que durará unos 500 años más.

Con información de Infobae, El Universal y Reporte Índigo

 

Visitas: 230

Versión para impresión

Tags: 

Comentarios de Facebook: