• Política

Expriístas analizan ir a otro partido y acusan dictadura en el PRI

  • Héctor Llorame
El PRI lamentó las renuncias, pero descartó afectación al partido
.

Los priístas que renunciaron la semana pasada reconocieron que analizan ofertas para incorporarse a otros partidos políticos y acusaron que en el PRI de Puebla se instauró una dictadura.

El exdirigente estatal Juan Manuel Vega Rayet; el exsenador Germán Sierra Sánchez y la exdiputada federal Adela Cerezo Bautista no descartaron este lunes sumarse a otras fuerzas políticas con miras a la elección de 2021, pero negaron que su salida se deba a que no obtuvieron candidaturas.

Sierra Sánchez aseguró en rueda de prensa que no se irán de inmediato a otro partido, sino que cada uno analizará sus opciones y tomará una decisión distinta, aunque presumió que tienen “muchas invitaciones”.

En su caso, dijo que se mantendrá en la política “cerca de la gente” porque el partido ya no representa los intereses de la ciudadanía.

Negó haber salido del tricolor por no conseguir cargos o candidaturas, pues afirmó que se fue porque el partido es controlado por un pequeño grupo impulsado por intereses personales.

En él involucró al dirigente nacional Alejandro Moreno Cárdenas, al secretario nacional de Acción Electoral y actual diputado local, Javier Casique Zárate y al dirigente del PRI en Puebla, Néstor Camarillo Medina.

En razón de las imposiciones en el partido anticipó más renuncias, pero evitó adelantar nombres al señalar que por respeto se esperarán los anuncios oficiales.

PRI destruido desde 2018

Vega Rayet señaló que su renuncia no se debe a las candidaturas ni a Camarillo Medina, pues afirmó que “no tiene nada” en contra del dirigente, sino que su inconformidad se deriva de la falta de una elección abierta para elegir democráticamente a los líderes del partido.

Además, enfatizó que su inconformidad no es de ahora, sino que se gestó desde 2018, cuando era candidato a la diputación federal por el distrito de Atlixco y vio que el partido ya estaba “destruido”, sin presencia fuera de la capital.

La falta de apoyo de los dirigentes, la inexistencia de comités municipales y la ausencia de estructura en el interior del estado son algunas muestras de lo que consideró la debacle del tricolor.

Cerezo Bautista sí arremetió contra Camarillo Medina al señalar que son falsas sus acusaciones de que quienes renunciaron lo hicieron por perder los recursos que recibían de la nómina del partido.

En su intervención retó al dirigente a presentar pruebas de sus dichos o retractarse y ofrecer una disculpa por difamar, pues consideró graves sus afirmaciones.

“Si él demuestra que aparecemos en una nómina, me retiro de la política, si no, que emita una disculpa; si no quiere, porque se necesita mucha altura para disculparse, que se vaya al rancho del presidente Andrés Manuel (López Obrador)”, expresó.

Se fueron por cerrazón

La secretaria General del PRI, Isabel Merlo Talavera, reprochó por su parte que los priístas renunciaron por su cerrazón al diálogo, pues la dirigencia siempre estuvo dispuesta a escucharlos.

En rueda de prensa por separado dijo que siempre será lamentable la salida de militantes porque “lastiman” al partido, pero enfatizó que las renuncias fueron decisión propia y no por exclusión del Comité Directivo Estatal (CDE.

Camarillo Medina evitó abundar en el tema al referir que ya habló al respecto y el partido se encuentra concentrado en el futuro, en su renovación y en el arribo de nuevos liderazgos.

De nuevo celebró la adhesión del diputado local exaliancista Jonathan Collantes Cabañas y anunció el arribo de personajes de otros partidos, pero no dio los nombres.

Tags: 

Comentarios de Facebook: