• Entretenimiento

Científicos israelíes producen alcohol de desechos

  • Redacción
El método consiste en procesar restos de poda municipal y agrícola, heno y desechos de papel con ozono para convertirlo en etanol, es decir, en alcohol desinfectante
.

Desde el ataque del coronavirus los alcohogeles y toallitas sanitarias, antes poco usados por el público general, salvo por madres de lactantes y aprensivos, se han convertido en un producto de primera necesidad para todos los públicos. Se encuentran en bolsos, mochilas, repisas en tiendas, bancos y hogares.

“Nos dimos cuenta de que los israelíes solo consumen alcohol desinfectante importado”, señaló Hadas Mamane, profesora en la facultad de Ingeniería Mecánica y jefa del programa de Ingeniería Ambiental de la Universidad de Tel Aviv, lo cual es particularmente crítico en momentos en los que las fronteras están cerradas y el intercambio es muy limitado, como en Israel, donde todo el etanol proviene del exterior.

El equipo de Mamane ha patentado el método de convertir restos orgánicos municipales y agrícolas en alcohol.

Ecológico y barato

“Los desechos son abundantes, y nuestro método de conseguir el etanol nos ahorra plantar el maíz, por ejemplo, regarlo, usar fertilizantes, pesticidas, con su coste económico y medioambiental”, explicó Mamane. “Simplemente usamos los desechos, que los hay a montones,” agregó.

Mamane y el profesor Yoram Gerchman, de la Universidad de Haifa, utilizaron un pretratamiento con ozono para convertir restos de poda, de papel o de heno en etanol, luego transformado en alcohol.

“Nuestro éxito reside en haber logrado extraer etanol de una variedad de desechos, agrarios y municipales, con la ayuda de la ozonización, encimas y levadura. Es algo que no se había hecho antes de este modo”, señaló Mamane.

El pretratamiento de ozono tiene como principal ventaja que es un material de trabajo fácil de usar y barato, según la profesora, casi no contamina y no requiere el uso de sustancias peligrosas

“Se pueden generar diversos productos de estos desechos, no solo etanol, por eso la sola palabra “desecho” es injusta, ¡no hay tal cosa desecho!”, exclama Mamane. Y añade: “Porque de todo se puede sacar provecho”.

Además, indica que tomando tan solo los residuos urbanos de las municipalidades de Israel se podría producir suficiente etanol para todo el país, “y ni siquiera me estoy refiriendo a los residuos agrarios”, dice la investigadora.

Con información de Fuente Latina

Visitas: 49

Versión para impresión

Tags: 

Comentarios de Facebook: