• Municipios

Las hermanas de Santa Clara en Atlixco festejan a su patrona

  • Angelina Bueno
Gracias a las donaciones tienen para sobrevivir durante la pandemia
.

Mariachis, flores, comida, misas, novenario y sana convivencia en el aislamiento fueron las actividades que realizaron las 15 integrantes de la congregación de Santa Clara que tiene 402 años de existencia en Atlixco y forma parte de los 14 monasterios contemplativos que tiene la Arquidiócesis de Puebla.

Fue en 1618 cuando llegaron desde la capital de la Nueva España y fundaron el quinto monasterio de madres Clarisas. Cabe mencionar que una de ellas falleció debido al clima de la región.

Durante la persecución por parte de Benito Juárez muchas de las monjas optaron por desistir y regresar a sus hogares mientras que otras tantas siguieron, escondidas en casas y vestidas como civiles.

Las monjas que actualmente se encuentran dentro de este convento han logrado sobrevivir gracias a la caridad y a lo poco que llegan a recolectar con la venta de chiles en nogada, rompope, chiles en vinagre, entre otros.

El convento es nuevo, porque el original fue expropiado por la nación en un momento de la historia, en esta congregación hay mujeres de ChiapasGuadalajara y Guanajuato, además de la Sierra Norte de Puebla.

Hoy en día y con la pandemia, la vida contemplativa de estas 15 hermanas no ha cambiado de manera considerable, pues desde su fundación se dedican de lleno a la vida religiosa dentro del convento ubicado en la calle 8 oriente número 9.

Uno de los momentos más complicados fue después del sismo del 2017 cuando parte del convento se vio severamente afectado, por ello de manera personal el gobierno entonces encabezado por José Luis Galeazzi apoyó para que salieran adelante.

Sor Teresa Gómez Ortega, indicó que en la actualidad la disminución en los integrantes de las congregaciones como la suya es notable, pues los jóvenes se encuentran muy entretenidos en otras cosas y no ven como necesidad acercarse a Dios.

En este monasterio la monja más joven tiene 15 años, ella está iniciando su vocación señaló Sor Teresa y la más grande tiene 92 años. Actualmente para ser consagrada a Dios, una mujer que sienta la devoción tiene que prepararse durante 9 años, por ello también muchas claudican en el intento y regresan a la vida normal.

Hoy en día la Madres Clarisas como se les conoce en la ciudad, cada domingo ponen a la venta los tradicionales chiles en nogada, con la receta original, mediante pedido previo con el objetivo de tener un ingreso para completar su sustento diario.

Visitas: 171

Versión para impresión

Tags: 

Comentarios de Facebook: