• Ciudad

Sin operativos, se desborda la prostitución en Centro de Puebla

  • Alberto Melchor
Los últimos operativos contra la prostitución en el Centro de la ciudad datan de finales del 2017
.

La prostitución en el Centro de Puebla continúa operando pese a la pandemia del Covid-19 y se ha desbordado en los últimos meses ante la tolerancia de las autoridades y la falta de operativos para detectar las casas de citas que operan clandestinamente en el primer cuadro de la ciudad, muchos de ellos con mujeres víctimas de trata.
A plena luz del día, sin importar la presencia de la policía y con vigías permanentes en locales, ventanas y automóviles, decenas de mujeres ofrecen servicios sexuales en las calles más transitadas del Centro de Puebla, compartiendo las banquetas con los ambulantes que tampoco dan tregua pese a la pandemia.
Mujeres de edad madura, pero también algunas que apenas aparentan estar por encima de la mayoría de edad, ocupan las aceras de la 14 Poniente, desde la 9 hasta la 3 Norte, pero ahora también se han extendido sobre la 5 Norte, la 6 Poniente, la 7 Norte y cerca del mercado 5 de Mayo sobre la 18 Poniente.
Aunque la mayoría pareciera ofrecer, por voluntad propia, servicios sexuales desde 50 pesos, durante un recorrido realizado por este medio se pudo constatar la presencia de vigías que se encargan de cuidar a las trabajadoras, de quienes reciben una cuota para que ellos puedan mediar y evitar la intervención de las autoridades, según las versiones de los mismos comerciantes de la zona.
La propagación de este fenómeno a más calles que la 14 Poniente no es un tema que haya sido atraído por el gobierno municipal de Claudia Rivera Vivanco, pues se ha descartado que vaya a existir, oficialmente, una zona de tolerancia para el ejercicio de la prostitución, pero también faltan protocolos regulatorios y de sanidad para las prostitutas.
 


Sin vigilancia sanitaria para ellas
Esa falta de regulación y acceso a medidas sanitarias también incrementa el riesgo de contraer cualquier tipo de enfermedad para las trabajadoras sexuales pero también para quienes pagan por sus servicios, los cuales suelen llevarse a cabo en casonas habilitadas clandestinamente como hoteles, como la ubicada en la esquina de la 3 Norte y la 14 Poniente.
Adicionalmente se encuentran los hoteles legalmente establecidos en esta zona de la ciudad y que de forma discrecional siguieron alquilando habitaciones para el ejercicio de la prostitución durante el confinamiento, sin garantizar espacios sanitizados para las mujeres ni sus clientes.
Pese a esa situación existen otras casonas que también son empleadas con el mismo fin y que evidentemente carecen de vigilancia sanitaria mínima, pero que operan con complacencia de las autoridades, quienes desde el 2017 no realizan un operativo en esta zona de la ciudad para detectar posibles víctimas de explotación sexual.
 

Más de 2 años sin operativos en el Centro
A pesar de este fenómeno, las autoridades estatales, federales y municipales no han realizado un operativo para combatir la explotación sexual en el primer cuadro de la capital poblana desde hace más de dos años, situación que llama la atención ante el crecimiento de esta práctica en esa zona.
Fue el 10 de noviembre del 2017 cuando la Subsecretaría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (Seido), con apoyo del Ejército Mexicano y la Policía Federal, llegó hasta un prostíbulo clandestino en la calle 6 Poniente, entre 9 y 11 Norte, con la finalidad de catear el inmueble con razón social "Hotel Sevilla" ubicado en el número 906.
De manera simultánea se cateo una casona en el número 312 de la calle 8 Poniente, entre la 3 y 5 Norte. En ambos operativos al menos 50 mujeres fueron liberadas, aunque oficialmente no se detalló cuántas ejercían la prostitución por voluntad propia o si alguna lo hacía bajo amenaza o en contra de su voluntad.
Previamente, en marzo de ese mismo año, la Secretaría de Gobernación Municipal clausuró otro prostíbulo ubicado en la 18 Poniente, entre 7 y 5 Norte, esto cuando la Unidad de Normatividad y Regulación Comercial, dependiente de la Tesorería Municipal se disponía a cerrar unos baños públicos.
En el lugar fueron halladas 50 mujeres de Puebla, Tlaxcala, Veracruz y Chiapas, las cuales fueron trasladadas ante un Juez Calificador para imponerles una sanción administrativa.
Sin embargo entre los años 2015 y 2016 se contabilizaron al menos otros tres operativos con el mismo fin en baños públicos, bares y casonas ubicadas en la 14 Poniente, 12 Oriente y 10 Oriente, algunas incluso frente a las oficinas de la ahora Unidad de Investigación Especializada en Violencia Familiar y Delitos de Género de la Fiscalía General del Estado.
 


El fenómeno de la trata en Puebla
De acuerdo con el estudio "Trata de Personas, un acercamiento a la realidad nacional”, de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), este fenómeno es un foco rojo en Puebla por la cercanía con Tlaxcala, donde operan las células más importantes con nexos en Estados Unidos para enviar a mujeres e introducirlas al mundo de la prostitución.
El estudio señala que entre enero y noviembre de 2019 se reportaron 15 casos de trata de personas en Puebla y en todo 2018 se contabilizaron 11 casos, además de ser un fenómeno regional que impacta, principalmente, a las zonas rurales de Guerrero, Veracruz y Puebla con la captación de mujeres para ser explotadas sexualmente en otro estado o país.
Las redes de trata de mujeres en el corredor Puebla-Tlaxcala tienen presencia, según el informe, en las ciudades de Los Ángeles, Nueva York, Chicago y Texas.

Visitas: 13,394

Versión para impresión

Tags: 

Comentarios de Facebook: