• Política

Camarillo dice que no lo impusieron y ofrece diálogo

  • Héctor Llorame
Puede no gustar la designación, pero no es posible una elección, sentencia
.
El nuevo dirigente del PRI en Puebla, Néstor Camarillo Medina, negó que su designación represente una imposición de la dirigencia nacional y ofreció dialogo a los priistas inconformes con su nombramiento.

Al sentenciar que la pandemia por Covid-19 impide realizar una elección democrática, pidió este viernes a todos los disidentes aceptar su arribo, aunque no estén de acuerdo con él.

En rueda de prensa virtual sostuvo que desde hace varios meses se reunió con todos los aspirantes y coincidieron en que era muy probable que el Comité Ejecutivo Nacional (CEN) eligiera al dirigente por designación directa, tal como ocurrió.

“Tuve la oportunidad de poder platicar con todos que aspiraron y con todos llegamos a buenos términos. Que por la situación de la pandemia se podría dar una designación que tal vez a algunos no nos pareciera, pero al final teníamos que acatar porque no había condiciones ni para una elección abierta, ni para un registro de fórmulas ni para otras cosas”, refirió.

Esto luego de que anunciaron su renuncia al PRI el exsenador Germán Sierra Sánchez; el exdelegado Armando Díaz Arteaga y se perfila la salida del exdirigente estatal, Juan Manuel Vega Rayet.

Ofrece espacio a aspirantes

Camarillo Medina ofreció espacio en el partido a todos los aspirantes a la dirigencia estatal, pues dijo que los considera “intachables” y los respeta.

Sostuvo que nadie debe sentirse excluido con su llegada y afirmó que estará pendiente de que todos los sectores priistas se sientan parte de la dirigencia.

La nueva secretaria General, Isabel Merlo Talavera, vio a los inconformes como personajes congruentes, por lo que les sugirió aplicar esa congruencia y abrirse a generar consensos.

Sin refirió a alguien en específico, pidió institucionalidad y llamó a unificar al partido entre las diversas corrientes del tricolor, ya que prometió dar voz y representación a todas.

Habrá oposición firme

Camarillo Medina aseguró que en su mandato el PRI fungirá como una oposición “firme y responsable” ante el gobierno de Morena.

Sin una posición crítica hacia el gobernador Miguel Barbosa Huerta, se dijo “confiado” en que el mandatario no meterá las manos en el proceso electoral de 2021.

Sin adelantar nada sobre su estrategia electoral, prometió que el PRI peleará por las 217 alcaldías, para ganar más de las 83 que tiene actualmente y para aumentar las cuatro diputaciones obtenidas en 2018.

El delegado Américo Zúñiga Martínez anunció por su parte que continuará en Puebla apoyando a la nueva dirigencia, pero no precisó si estará solo unos días, hasta que se realice la elección interna o hasta que concluya el proceso electoral de 2021.

Visitas: 473

Versión para impresión

Tags: 

Comentarios de Facebook: