• Sociedad

Ponen sazón poblano a hospital en NY que atiende Covid-19

  • Laura Ruiz
El restaurante Aquí en Bella Puebla se suma a proyecto de Queens que alimenta a personal médico
.

En el Elmhurst Hospital del barrio de Jackson Heights en Queens, Nueva York, el personal médico sabe que con la panza llena de sazón poblano, las penas del Covid-19 son menos.

A las salas del nosocomio han llegado al menos unos cincuenta almuerzos con tortas de jamón con huevo, quesadillas de flor de calabaza, huevos a la mexicana, tacos de chorizo con papas y otras delicias del restaurante Aquí en Bella Puebla.

El granito de arena de la cocina poblana forma parte de un proyecto vecinal que desde finales de marzo busca apoyar a los negocios locales que necesitan recursos financieros y al hospital que se caracteriza por atender los casos críticos de Nueva York.

Antes del coronavirus Max Falkowitz se dedicaba al periodismo culinario en medios como el New York Times, el Wall Street Journal y la revista Food & Wine. Ahora que la enfermedad lo paró todo decidió darle otro giro a su experiencia en las cocinas.

Con su vecina, amiga y compañera periodista Giulia Pines, a finales de marzo se propuso generar enlaces para recaudar fondos, comprar alimentos a negocios locales y llevarlos a médicos y enfermeras.

Hasta hoy unos 50 voluntarios participan en el proceso, han sumado 60 donaciones que representan 3 mil 900 dólares y con los fondos han logrado preparar unos 250 almuerzos para nueve entregas.

Los poblanos y su comida, cuenta el activista en entrevista telefónica, son comunes en todo Nueva York, pero con el Covid-19 se ha conocido además que tienen un gran corazón.

Con Aquí en Bella Puebla ya concretaron dos entregas de alimentos y aunque la idea es que los vecinos ayuden con compras al restaurante, el personal les hizo ver qué también querían dar algo.

"La primera pregunta que nos hicieron fue si podían ayudar con su dinero para enviar comida y les dijimos que no, que también queríamos ayudarlos a ellos y dijeron que también querían ayudar a los trabajadores", recordó.

Al final el restaurante poblano acabó por entregar no sólo los alimentos que se compraron, sino botellas de agua que donaron para el personal médico y algunas fotos del amor que le pusieron a la entrega. 

Como buen conocedor de las cocinas neoyorkinas, Falkowitz advierte que ese no es el único restaurante de poblanos que se ha sumado a regalar comida en la crisis del coronavirus y que en la lista deben existir otras historias.

Al final, señala, cualquier establecimiento de comida hispana que ayude en esta crisis permite que el personal médico trabaje con el sabor de hogar en sus paladares.

"Es comida que amamos y ahora, ¡qué podría ser mejor para mantenerte en un trabajo realmente estresante que tener un buen arroz con frijoles, buena carne?", comenta.  

En el proyecto vecinal de Jackson Heights también han participado un restaurante venezolano, una panadería de producto francés e italiano administrado por una vecina asiática y la pizzería de una familia de Albania, entre otros.

Si algo caracteriza al barrio, comenta el activista, es que está conformado por población de origen migrante con poca atención de las autoridades, que aun en la crisis ha mostrado su mejor cara.

"Es población muy vulnerable y a mi realmente me rompe el corazón que el barrio sufra de esta manera, la gente tiene que salir a trabajar y se pone en riesgo", comenta.

Aun sin ingresos, detalla, ha habido vecinos que les entregan donaciones de 20 dólares porque quieren que su aportación llegue al hospital de Queens.

De lo que se vive ahora en Nueva York, reflexiona Falkowitz, le queda el aprendizaje de que la vida ahí es como los castillos de cartas en donde a la cabeza puede haber mucho poder, pero con que muevas una de las cartas de abajo, todo puede caerse.

Visitas: 867

Versión para impresión

Tags: 

Comentarios de Facebook: