• Municipios

Doña Mary cuenta cómo vive la crisis económica en Teziutlán

  • Oldy Olán
La mujer se dedicaba a vender verduras en la avenida Cuauhtémoc, pero fue retirada junto con otras compañeras
.

La necesidad de trabajar hace que las llamadas Marías, vendedoras de verdura en Teziutlán, no se queden en casa ante la contingencia por el Covid-19, las mujeres recorren las calles del municipio tocando casa por casa para obtener ingresos.

 “Si no trabajamos no comemos”, expresó Doña Mary quien ofrece sus productos desde tempranas horas para llevar el sustento a su familia.

Originaria de Atempan Puebla, forma parte de los vendedores que se colocaban en  las banquetas de la avenida Cuauhtémoc y debido a la contingencia y a las medidas sanitarias que la obligaron a suspender su actividad, se ha visto afectada en sus ingresos.

Detalló que aún recorriendo las calles, el recurso que obtiene no es el mismo de antes y de lo poco que gana, guarda un poco para comer y otro para su pasaje, además, de que las altas temperaturas que alcanzan hasta los 24 grados, provocan que las verduras se marchiten y por esta situación sus clientes ya no los quieran comprar.

“Ya ve que nos quitaron de la Cuauhtémoc y pues ahora tenemos que andar pero ya a esta hora se echa a perder la verdura por el calor y ya no me la quieren comprar igual, lo poco que junto pa comer y cuando tengo para el pasaje ya vengo casa por casa”.

Por su parte, Juan, su sobrino que la acompaña dejó de trabajar en la maquila y la hechura de muebles, lo que lo ha obligado a salir a comercializar la verdura que cosechan, pero los ingresos tampoco son los mismos, además de arriesgar su salud, aun siendo responsables en el uso de cubrebocas y de gel.

La queja también vino por el tiempo de traslado para poder recorrer las calles desde temprana hora para vender sus verduras, ya que tardan por lo menos media hora en atravesar el filtro sanitario en las entradas a Teziutlán.

Los vendedores ambulantes, temen que una vez pasada la contingencia ya no los dejen colocarse nuevamente, que haya nuevas reglas y que ya no puedan comercializar sus productos

“Ahorita vamos a ver si va estar  el nuevo orden, dicen por ahí, pero mientras tenemos que trabajar así. Yo trabajo en la maquila y hago muebles pero ahorita no hay trabajo, me tuve que venir con ella, es mi tía, pero no se gana igual apenas si sale para comer, y la verdura se echa a perder rápido, luego tardamos como media hora ahí en el filtro, los que están poniendo que nos toman la temperatura y más se calienta la verdura cuando venimos en la micro”.

El hombre no tiene la opción de decidir si se queda en casa por ser cabeza de familia, para protegerse de la propagación del coronavirus y mantener segura a su familia en la salud y en el sustento.

“Quisiéramos quedarnos en casa a descansar pero la necesidad es la necesidad” declaró.

Los huacales que venden llevan espinaca, rábanos, acelga, lechuga, verdolaga, brócoli, cebollitas y nopales, entre otras hortalizas, por lo que pidieron a la población que si tienen la oportunidad de abrir sus puertas, les compren los productos, pues también necesitan el sustento para su familia.

“Pues la gente no puede salir por la enfermedad, pero aquí estamos nosotros, que nos ayuden, que nos compren, nosotros venimos hasta sus casas, nos ayudamos uno con otro, comprando las verduritas”.

Sin embargo no les es desconocida la situación que prevalece por la pandemia que va en aumento y detalló que así como van las cosas de agravarse la situación, tendrán que quedarse en su casa también.

Visitas: 403

Versión para impresión

Tags: 

Comentarios de Facebook: