• Política

Divide a Morena su elección y nueva dirigencia en Puebla

  • Héctor Llorame
Morenistas poblanos quieren presidente interino y asambleas para renovar su dirigencia en Puebla
.

En Morena persiste la división por la elección de dirigentes del partido en Puebla, así como las inconformidades con la dirigencia actual, a la cual se busca remplazar por una provisional que organice su proceso interno.

El delegado nacional Mario Bracamonte González no está dispuesto a ceder el mando a un presidente interino, aunque el secretario General, Édgar Garmendia de los Santos y una parte del Consejo Estatal, demandan que así sea.

Tras validarse el nombramiento de Alfonso Ramírez Cuéllar como líder nacional, morenistas poblanos aplaudieron el desplazamiento de Yeidckol Polevnsky Gurwitz y coincidieron en que por fin habrá acuerdos para reorganizar al partido en la entidad de cara a las elecciones de 2021.

En entrevista Bracamonte González descartó que en Puebla se replique lo ocurrido en el Comité Ejecutivo Nacional (CEN) y se nombre un presidente que se encargue de organizar la contienda interna, así que se dijo confiado de que conservará su lugar como delegado.

Se consideró capacitado para preparar los comicios en los cuatro meses que dio de plazo el Tribunal Electoral del Poder judicial de la Federación (TEPJF) y refirió que solo espera instrucción del CEN, respecto al calendario que se seguirá y el padrón que se utilizará, puesto que aún no hay certeza sobre el número de militantes.

Sin descartarse para competir por la presidencia del Comité Ejecutivo Estatal (CEE), pugnó porque la renovación se realice por asambleas distritales, no por encuesta, como sugiere otro sector.

Presumió que se encuentra “en construcción” de la unidad del partido y rechazó que se agudice la división entre la militancia poblana mientras se prepara la elección.

Quieren fuera a Bracamonte

En contraparte, Garmendia de los Santos se pronunció porque se nombre a un presidente provisional del Comité Ejecutivo Estatal (CEE) que funja como árbitro, unifique y genere confianza a los militantes.

Al confirmar su aspiración por la dirigencia, respaldó que el método de selección sean las asambleas, pues las encuestas serían un factor de división.

En las asambleas se eligen 150 congresistas (diez por cada distrito electoral federal), que son quienes se pueden postular y a la vez votar en un congreso estatal para elegir a los miembros del CEE.

El consejero nacional Pablo Salazar Vicentello también exigió la destitución de Bracamonte González por considerar que “no ha dado la cara” por el partido para hablar de los gobiernos de Morena y tiene abandonadas a las bases.

Igual ratificó su interés por contender por la dirección de la fuerza política y que la competencia se defina por asambleas.

Respaldan a Bracamonte

El diputado federal Alejandro Carbajal Hidalgo se dijo a favor de la continuidad de Bracamonte González y le pidió “conciliar” a los diferentes grupos previo a la renovación.

Su postulación a la presidencia estatal la dio por hecho y apoyó el método de asambleas, además de que urgió a la unidad entre la militancia.

A su vez el excandidato a la gubernatura, Abraham Quiroz Palacios, vio innecesario nombrar una presidencia interina por el poco tiempo que hay para preparar la elección, así que apoyó la permanencia de Bracamonte González y refirió que lo importante es que el proceso interno transite de forma exitosa.

Se sumó a la lista de aspirantes a la dirigencia y urgió a aprovechar el momento para volver a unificar el partido que ganó las elecciones de 2018, pues diagnosticó una seria fractura debido a los pleitos internos.

Visitas: 571

Versión para impresión

Tags: 

Comentarios de Facebook: