• Sociedad

Escuelas patito empobrecen salarios de profesionistas en Puebla

  • Maribel Morillón
Un profesionista gana menos de una cuarta parte del salario de un diputado local
.

El salario de los egresados universitarios en Puebla se ubica entre los seis más bajos del país, con un promedio de 9 mil 866 pesos mensuales, según la Secretaría de Trabajo y Previsión Social (STPS), menos de una cuarta parte de lo que gana un diputado local.

Los especialistas atribuyen este fenómeno a la proliferación de las llamadas “escuelas patito”, de las que hay en Puebla 343, cifra apena superada por el Estado de México que tiene 378, de acuerdo con el Sistema Nacional de Información Estadística de la Secretaría de Educación Pública (SEP).

Según datos del Observatorio Laboral de la STPS, el promedio de remuneración mensual para un profesionista en Puebla es de 9 mil 866 pesos, que representa 17.9 por ciento del salario de un diputado local, que es de 55 mil pesos, según la página de transparencia del Congreso del Estado.

El salario promedio de los profesionistas poblanos es apenas superior al de los de Chiapas (9 mil 727 pesos); Oaxaca (9 mil 359 pesos); Veracruz (8 mil 908 pesos); Tlaxcala (8 mil 611) y Guerrero (7 mil 994).

Aunque la mayoría de esos estados se ubica en la zona centro y sur del país, hay otras entidades de esta región con salarios más altos para los universitarios. Es el caso de Morelos que paga una remuneración promedio de 10 mil 175 pesos; de Tabasco, con 10 mil 292 pesos o del Estado de México, con 9 mil 970 pesos.

Los estados con los profesionistas mejor pagados están en Nuevo León, con 15 mil 288 pesos promedio al mes; Ciudad de México, con 15 mil 132; Chihuahua, con 15 mil 084 pesos; Baja California Sur, 14 mil 761 y Baja California, con 14 mil 24 pesos, de acuerdo con la STPS.

 

 

En Puebla, más informales que profesionistas

Hasta el tercer trimestre de 2019, se registraron en Puebla 398 mil 20 profesionistas con empleo, 13 por ciento de la Población Económicamente Activa, según datos de la STPS.

En ese mismo periodo Puebla se colocó como la sexta entidad con mayor número de profesionistas en el mercado laboral, superada por entidades como Veracruz que hasta septiembre del año pasado tenía a 458 mil 860 profesionistas ocupados; Nuevo León, con 510 mil 825; Jalisco 686 mil 693; Ciudad de México con 1 millón 135 mil 103 y el Estado de México, que se ubicó a la cabeza, con 1 millón 268 mil 111 universitarios.

A pesar de dichas cifras, el panorama laboral poblano tampoco es el mejor para los profesionistas pues la tasa de informalidad fue de 67 por ciento, según cifras del Semáforo Nacional de Generación de Empleos Formales de “México ¿cómo vamos?”, mientras que el número de personas desempleadas fue de 74 mil 820 .

 

Escuelas patito causan crisis salarial: especialista

El director del Observatorio de Salarios de la Universidad Iberoamericana Puebla, Miguel Calderón Chelius, señaló que uno de los principales factores en el detrimento de los salarios de los profesionistas tiene que ver con la calidad de su educación y de las instituciones de las que egresan.

Detalló que es necesario analizar qué porcentaje de profesionistas se encuentra ejerciendo sus carreras y cuántos son económicamente activos en el sector informal o en un rubro para el que no se prepararon académicamente.

“Habría que ver qué cantidad de profesionistas están en el sector informal (…) los salarios promedio de los profesionistas son más bajos que el promedio nacional, entonces ese es otro factor que hay que tomar en cuenta, además de que hay menos profesionistas que en otros estados”, manifestó Calderón Chelius.

Destacó la importancia del prestigio y reconocimiento que tienen las instituciones académicas y que se impregna a sus egresados, situación que se ha visto afectada por la proliferación de universidades patito que se han incrementado en los últimos 20 años, desde que eran el 5 por ciento del total para llegar hasta el 35 por ciento.

“Los títulos profesionales tienen distinto valor en el mercado, entonces, hay instituciones que logran ubicar a sus egresados en mejores posiciones y, por tanto, con mejores sueldos. Lo que hemos visto en el estado en los últimos 15 años es que han surgido las universidades patito. A nivel nacional, a mediados de los 90, eran  sólo el 5 por ciento de la educación superior privada, ahora son el 35 por ciento”.

La crisis de los salarios, señaló, atraviesa forzosamente por la calidad de los estudios, por lo que muchas veces el empleador se decanta por egresados de universidades de renombre o con prestigio probado, que por aquellas que son nuevas, de dudosa calidad o que crean planes de estudio que facilitan la titulación por encima de la capacitación.

“Por todos lados hay universidades, pero en esas universidades donde a veces es más fácil titularse, es más difícil conseguir trabajo y más difícil que esté bien remunerado. Eso también ha incidido en la reducción de los salarios porque los títulos en general se han devaluado, pero también hay mucha diferencia entre instituciones. Es distinto egresar de la BUAP o universidades prestigiosas, que salir de universidades de muy dudosa calidad”, expuso.

El país, no solamente Puebla, tiene el reto de incentivar a las universidades existentes, de mejorar la calidad que proporcionan pero también a que las universidades públicas en desarrollo no sean de segunda calidad, sino que permitan a sus egresados competir laboral y académicamente.

“No es un problema de lugar entre las universidades, es un problema de calidad en la educación y las instituciones del estado deberían presionar a las instituciones públicas y privadas para que den educación de calidad porque incluso ahora con esos programas de hacer muchas universidades, el gran reto es que no vayan a abrir universidades públicas de segunda o tercera calidad”, enfatizó Calderón Chelius.

Visitas: 2,478

Versión para impresión

Tags: 

Comentarios de Facebook: