• Gobierno

Rompió Barbosa compromiso de no subir impuestos estatales

  • Salvador González Jaramillo*
Aumentan ISN, hospedaje, apuestas; siguen fotomultas y habrá reemplacamiento
.

En la campaña de 2018 por la gubernatura, en el mes de mayo, Luis Miguel Barbosa realizó varios compromisos muy claros con los poblanos: quitar las fotomultas, que se mantendría el pago del control vehicular y no habría pago de tenencia, no se aumentarían impuestos y se analizaría la reducción del Impuesto Sobre la Nómina.

“Nosotros no vamos a lastimar la economía popular. Vamos a quitar las fotomultas y no vamos a aumentar ninguno de los impuestos", indicó Barbosa Huerta.

Sostuvo que el morenovallismo aplicó las alzas a los impuestos con fines meramente recaudatorios.

Pero en noviembre pasado se anunció la nueva Ley de Hacienda del ahora gobernador Miguel Barbosa Huerta, que a partir de 2020 regulará las aplicaciones de hospedaje, así que los usuarios pagarán un nuevo impuesto, y regresará el Impuesto sobre Juegos con Apuestas, que deberán pagar los casinos.

Con esta norma, plataformas como Airbnb y Booking cobrarán al cliente el Impuesto sobre Servicios de Hospedaje, que hasta ahora solo aplica para hoteles, moteles y hostales.

Para regular a las aplicaciones, la ley señala en su artículo 22 que serán objeto de dicho impuesto:

“Las personas físicas, las personas morales y las unidades económicas que mediante sus plataformas digitales se contrate la prestación de los servicios objeto de este gravamen en el territorio del estado de Puebla, de manera permanente o temporal, con los prestadores de los servicios de hospedaje o a través de promotores, plataforma digital, operadores turísticos, intermediarios, facilitadores o representantes de la prestación de dichos servicios o como se les designe, aun cuando éstos tengan su domicilio fiscal en lugar distinto de la prestación del servicio e independientemente de la duración del mismo”.

El mismo artículo enfatiza que el impuesto se cobrará directamente al cliente de la siguiente manera: “quienes reciban a cambio de la prestación de los servicios de hospedaje una contraprestación en dinero o especie, trasladarán de manera expresa y por separado el impuesto correspondiente a las personas a quienes se presten los servicios de hospedaje”.

El artículo 23 explica que: “se entiende por plataforma digital, a la aplicación electrónica de servicios de hospedaje que la persona física, persona moral o la unidad económica, administradora del programa informático, opera en su carácter de gestor, intermediario, promotor, facilitador o cualquier otra actividad análoga, para permitir a los usuarios contratar servicios de hospedaje en inmuebles con terceros”.

De acuerdo con el artículo 24, con la nueva regulación, las operadoras de las aplicaciones móviles deberán: inscribirse ante el Registro Estatal de Contribuyentes como retenedor del impuesto; retener el impuesto a las personas a las que se preste el servicio de hospedaje y pagar el impuesto “a más tardar el día 17 del mes siguiente a la fecha en la que se realizaron las retenciones”.

Vuelve impuesto a casinos

La Ley de Hacienda de Barbosa Huerta revivió el Impuesto Estatal sobre Juegos con Apuestas y Sorteos, que se creó durante el gobierno de Manuel Bartlett Díaz y luego se eliminó.

El artículo 60 del proyecto de ley del gobernador señala que este impuesto lo pagarán: “las personas físicas, las personas morales y las unidades económicas que realicen juegos con apuestas y sorteos en el territorio del estado de Puebla”.

También “las personas físicas que participen en juegos con cruce de apuestas” en el estado, incluidos sorteos para los cuales se requiera permiso del gobierno federal, así como “las personas físicas, personas morales y las unidades económicas, que obtengan algún premio o cualquier otro beneficio independientemente del nombre con el que se designe, que derive de algún sorteo, juego con apuesta o concurso, en el estado”.

A este impuesto estarán sometidos los casinos, pues el artículo 61 precisa que se aplicará por “la realización de juegos o concursos en los que el premio se obtenga por la destreza del participante en el uso de máquinas, que en el desarrollo de aquéllos utilicen imágenes visuales electrónicas como números, símbolos, figuras u otras similares”.

Y agrega: “quedan comprendidos en los juegos con apuestas, aquéllos en los que se reciban, capten, crucen o exploten apuestas; y en los sorteos y concursos en los que se ofrezcan premios y en alguna etapa de su desarrollo intervenga directa o indirectamente el azar”.

Como el anterior, este impuesto deberá ser declarado y pagado de forma mensual, antes del día 17 de cada mes.

Remplazará ley vigente

La Ley de Hacienda de Barbosa Huerta remplaza en su totalidad, en vez de reformar, a la que estaba vigente, aunque el contenido es muy similar.

El gobernador Miguel Barbosa Huerta proyectaba incrementar del 0 al 6 por ciento el Impuesto Sobre Loterías, y fijar la misma tasa al nuevo Impuesto sobre Juegos con Apuestas; también elevar del 0 al 3 por ciento el impuesto por hospedaje y del 2.5 al 3 el ISN.

Los aumentos se estipulan en la iniciativa de Ley de Ingresos 2020 que el mandatario envió al Congreso del estado.

El documento contempla que para 2020 los ingresos totales del gobierno estatal serán de 95 mil 16 millones 493 mil 177 pesos, es decir, 3.57 por ciento más que los 91 mil 735 millones 281 mil 135 pesos de 2019.

La recaudación de impuestos se estima en 5 mil 593 millones 719 mil 69 pesos, de los cuales, al menos 3 mil 579 millones 84 mil 380 pesos serán por el Impuesto sobre la Nómina (ISN).

La cifra representa un 21.6 por ciento más respecto a los 2 mil 942 millones 595 mil 732 pesos que se estimaron recibir en 2019 por el Impuesto sobre Erogaciones por Remuneraciones al Trabajo Personal (conocido como ISN), ya que se estipula el aumento a la tasa del 2.5 al 3 por ciento.

A la vez se calculan ingresos por 74 millones 895 mil 606 pesos por el Impuesto sobre Realización de Juegos con Apuestas y Sorteos.

Por el Impuesto Sobre Servicios de Hospedaje se proyecta recibir 67 millones 252 mil 367 pesos, ya que en la actualidad este gravamen tiene tasa 0.

A su vez se esperan 9 millones 75 mil 171 pesos por el Impuesto Estatal Sobre Loterías, Rifas, Sorteos y Concursos, el cual no se cobró en 2019.

El Impuesto sobre Adquisición de Vehículos Automotores Usados se mantendría en 0, igual que los Impuestos Ecológicos.

Costará $530 tarjeta de circulación 

La Ley de Ingresos confirma que para 2020 se expedirá una nueva tarjeta de circulación, a pesar de que apenas se renovaron.

La intención de Barbosa Huerta es que la nueva tarjeta de circulación costará 530 pesos para los particulares y 465 para el transporte público.

Los contribuyentes que no cambien la tarjeta serían multados hasta con 8 mil 295 pesos, de acuerdo con una reforma al Código Fiscal que envió el gobernador hace unos días al Congreso local.

La expedición, reposición o canje de placas de circulación aumentarán de la siguiente manera: las del servicio particular pasarán de 930 a 965 pesos; las de remolques de 705 a 730 y las de motocicletas de 390 a 405 pesos.

Sin embargo si se pagan las placas la tarjeta de circulación no tendrá costo, aunque se debe pagar el control vehicular también por 530 pesos.

El precio de las licencias para conducir también se elevará, ya que la de 3 años de vigencia pasará de 650 a 675 pesos; la de 5 años, de 1,015 a 1,050 pesos y la permanente de 2 mil 155 a 2 mil 130.

Premian a transportistas

Además del alza en la tarifa del transporte público, el gobierno estatal premiará a los choferes de este sector al reducir el costo del análisis jurídico, técnico, operativo y financiero que sirve como base a la autoridad para determinar el otorgamiento de una concesión o permiso del servicio público de transporte y del servicio de transporte mercantil de personas “en sus modalidades de alquiler o taxi o taxi local”.

El trámite costaba 25 mil 675 pesos, pero se pretende reducir a 3 mil 985 pesos. 

Los dirigentes del PAN y el PRI criticaron el alza de impuestos propuesta por el gobernador Miguel Barbosa Huerta para 2020, así como el despido masivo de burócratas y el incremento del presupuesto de programas sociales.

La panista Genoveva Huerta Villegas y el priista Lorenzo Rivera Sosa coincidieron en denunciar que en los presupuestos federal y estatal se castiga la educación, el campo y la salud, mientras que se descuida la seguridad.

La exdiputada federal reprobó además el Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF), pues denunció que se hizo a modo para beneficiar a los estados gobernados por Morena y someter a los panistas.

En el caso de Puebla refirió que la Federación enviará más recursos de libre asignación, así como para programas sin reglas de operación, mientras que los rubros prioritarios estarán limitados.

A la vez calificó de “incongruente” el hecho de que el gobierno de Barbosa Huerta despedirá de tajo a mil 200 trabajadores del gobierno, pero a la vez su Ley de Egresos anuncia la creación de 2 mil plazas.

Huerta Villegas aseveró que el mandatario pretende abrir las vacantes para colocar a quienes lo apoyaron en campaña o sus operadores electorales de cara a las elecciones de 2021.

Vio como contradictorio el engrose de la burocracia con el discurso de austeridad que promueve Morena, así que de nuevo consideró un fracaso a los gobiernos de este partido.

PRI reprueba alza a impuestos

Lorenzo Rivera Sosa censuró el alza de impuestos que Barbosa Huerta anunció con su iniciativa de Ley de Ingresos 2020.

Por separado denunció que el cambio de tarjetas de circulación vehicular, el cambio de licencias para conducir y el reemplacamiento que también se han proyectado serán un “golpe” a la economía de la gente. 

El Congreso de Puebla consumó el alza a los impuestos, al control vehicular, las placas y las tarjetas de circulación tras aprobar la Ley de Ingresos 2020, impulsada por el gobernador Miguel Barbosa Huerta.

El dictamen se aprobó luego de tres horas de discusión con 36 votos a favor de la coalición Juntos Haremos Historia, el PRI, PRD, MC, Nueva Alianza, CPP y los diputados sin partido, mientras que los cuatro legisladores del PAN votaron en contra, igual que José Juan Espinosa Torres (del PT).

Con esto se hicieron oficiales los incrementos tal y como los propuso el gobernador, ya que no se hizo ningún cambio a las tasas y tarifas.

Suben placas y viene renovación

El documento aprobado incluye las alzas al control vehicular, las placas y las tarjetas de circulación vehicular.

El gobernador Miguel Barbosa Huerta confirmó que será obligatorio un reemplacamiento para todo el parque vehicular del estado.

El cobro para dar de baja las placas de circulación también tendrá un aumento pequeño, pues pasará de 120 a 125 pesos.

La coalición Juntos Haremos Historia en Puebla defendió el alza a los impuestos, el control vehicular, la tarjeta y las placas de circulación, mientras que el PAN los calificó como una “agresión” a la ciudadanía.

El presidente del Congreso del estado, Gabriel Biestro Medinilla, se empeñó en afirmar que no se aumentó el costo de la tarjeta de circulación, a pesar de que la Ley de Ingresos 2020 aprobada el viernes por los diputados demuestra lo contrario.

En entrevista, el coordinador de la bancada de Morena cayó en contradicciones al sostener que el precio no se elevó, sino que se “homologó” con el de las placas de circulación, es decir, que tendrán el mismo precio.

Sin embargo, esto no es así, ya que cada una tendrá un precio distinto, de acuerdo con el dictamen de la Ley de Ingresos.

Niegan reemplacamiento general

Biestro Medinilla también insistió en negar que habría un reemplacamiento obligatorio para todo el parque vehicular, a pesar de que el gobernador Miguel Barbosa Huerta lo confirmó.

Apenas el 6 de enero el gobernador expuso que aún no se define si habrá excepciones o descuentos en el reemplacamiento.

Prometen transparencia

Ante la inconformidad de la ciudadanía por los aumentos, Nora Yéssica Merino Escamilla (del PES) pidió confiar en que “esta vez” el dinero que será recaudado se gastará con “transparencia, eficiencia y congruencia”.

En entrevista por separado reconoció que habrá un costo político para Morena y sus aliados de cara a las elecciones de 2021, pero aseguró que la “Cuarta Transformación” está dispuesta a asumir la responsabilidad.

“El tema de recaudación siempre será un tema complicado, difícil de transitar, pero (tenemos que) decirle a la gente que vamos a buscar las enormes maneras de que la recaudación sea con base en programas que nos beneficien a todos, sobre todo a la gente que es cumplidora y está al corriente”, apuntó.

Agresión a ciudadanos

El panista Oswaldo Jiménez López reprobó los incrementos, los calificó como una “agresión directa” a la ciudadanía y criticó que Barbosa Huerta y Morena estén haciendo justamente lo que prometieron no hacer.

En entrevista aparte señaló que las tarifas de servicios e impuestos existentes eran suficientes para que operara la administración pública, así que no era necesario aumentarlos.

Consideró que en vez de más y nuevos impuestos, se debió aumentar el número de contribuyentes y reducir la burocracia.

En términos políticos aseveró que Morena se dio un “balazo en el pie” porque la gente se está desilusionando de sus gobiernos y lo cobrará en las urnas en las elecciones de alcaldías y diputaciones en 2021.

El exregidor del ayuntamiento de Puebla opinó que Barbosa Huerta está confiado en el “efecto” del presidente Andrés Manuel López Obrador, pero advirtió que la aceptación de éste también está cayendo debido a sus errores.

El arzobispo de Puebla, Víctor Sánchez Espinosa, consideró que el alza de impuestos y gastos derivados de reemplacamiento y control vehicular que deberá de pagarse el próximo 2020 será un tema que afecte de forma considerable a los poblanos.

 

Cuestionado sobre los gravámenes que el gobierno estatal ha decidido imponer sobre varios rubros, que van desde el Impuesto Sobre la Nómina (ISN), impuestos a aplicaciones de hospedaje y los gastos por canje de placas, tarjeta de circulación y control vehicular, el líder de la grey católica recordó que la gente es la única afectada.

"Siempre en estas fechas vienen este tipo de aumentos y sin duda afecta la economía de las familias, ojalá no se vean afectados los bolsillos de nuestra gente, de nuestra familia, de nuestro pueblo porque también económicamente son momentos difíciles y ojalá no hubiera tantos impuestos", señaló.

Sánchez Espinosa también aprovechó para recordar que aunado al incremento de impuestos, están otros pendientes por parte de la administración estatal como es el tema de la inseguridad, esto tras ser cuestionado sobre el asesinato durante un asalto de Alberto Islas Jara, hijo del empresario y abogado Alberto Islas González.

"La seguridad sigue siendo un pendiente, la seguridad es una prioridad, estamos viviendo momentos difíciles, son situaciones en todos lados de inseguridad, de violencia, de asesinatos nos está tocando ver, ojalá podamos iniciar un nuevo año sin este tipo de violencia", recalcó.

Hay que recordar que en otras ocasiones Sánchez Espinosa dio su voto de confianza a la autoridad estatal para que en 2020 el tema del combate a la inseguridad mejore y surtan efectos las estrategias implementadas, que hasta ahora se reducen al arrendamiento de mil patrullas. 

Por supuesto que la postura del gobierno del estado de Puebla contrasta con lo que ofreció hace apenas unos días el presidente Andrés Manuel López Obrador, quien aseguró que en 2020 no será necesario aplicar nuevos impuestos ni gasolinazos porque no aumentó la deuda pública.

Afirmó que su gobierno demostró que no es necesario aplicar nuevos impuestos ni endeudar el país para financiar el gasto público.

“Se demostró que no hace falta aumentar impuestos y que haya gasolinazos y no hace falta endeudar al país para financiar el presupuesto público. En 2019 no hubo impuestos en términos reales y este año tampoco, no aumentó la deuda pública y este año tampoco va a aumentar”.

Andrés Manuel López Obrador afirmó que uno de sus propósitos de 2020 es sentar las bases de la Cuarta Transformación para que le vaya bien al pueblo.

“Yo pedí a los mexicanos un año más, el 1 de diciembre de este año quiero informar que ya se establecieron las bases de la Cuarta Transformación y voy a trabajar con ese propósito, lo que haga falta para entregar buenas cuentas el 1 de diciembre”.

Indicó que los problemas que se presenten a lo largo del año se enfrentarán y se resolverán para que se serene el país.

“Quiero que le vaya muy bien a los pobres, que no sufran, que le vaya bien al pueblo y que al mismo tiempo podamos ir serenando al país, que nuestros problemas que se van a presentar este año los podamos resolver sin que haya pérdidas de vidas humanas y que también sea benévola con nosotros la naturaleza para que no tengamos que padecer de ninguna tragedia, esos son mis deseos para que estemos contentos y en paz”. 

El caso de Puebla, que autorizó aumentar el ISN y crear nuevos impuestos por hospedaje y por loterías y sorteos, es un ejemplo de cómo los gobiernos estatales cargarán la mano a sus gobernados ante la caída de presupuestos y fondos federales

En situación similar se encuentran los estados de Aguascalientes (PAN), Baja California (Morena), CDMX (Morena), Michoacán (PRD), Sinaloa (PRI) y Tamaulipas (PAN), según una nota del diario Reforma.

En Jalisco (MC) aprobaron un alza del 10 por ciento al cobro de refrendos y licencias, y reactivarán el cobro de 500 pesos por verificación vehicular, el cual no se aplicaba desde 2017.

En Aguascalientes, la tasa del ISN pasó del 2 al 2.5 por ciento, al menos por los próximos dos años.

En Baja California ocurrirá igual pues el gravamen pasará de una tasa del 2.43 a una del 3 por ciento, además de  impuestos sobre servicio de hospedaje y en aplicaciones digitales del 5 por ciento, y a la venta de gas natural con un 5 por ciento y a la venta de gasolina con un 2.5 por ciento

En Puebla se autorizó aumentar el ISN del 2.5 al 3 por ciento, así como nuevos impuestos del 3 por ciento por servicio de hospedaje, del 6 por ciento a loterías y sorteos, y del 3 por ciento a juegos con apuestas.

En Guanajuato se aplicará un impuesto a bebidas alcohólicas del 4.5 por ciento y a la venta de bienes inmuebles del 5 por ciento, además de un incremento del 2 al 4 por ciento al impuesto por servicios de hospedaje.

En la Ciudad de México se aprobaron impuestos de 4.5 por ciento a bebidas alcohólicas y de 10 por ciento a los juegos de apuestas.

En Sinaloa se cobrará un gravamen del 10 por ciento a las apuestas en casinos y se aplicará el ISN a los trabajadores que ofrecen servicios por honorarios o outsourcing, exceptuando a los empleados del sector público.

Mientras que en Tamaulipas se aprobó gravar con 10 por ciento la venta de cerveza y tabaco, y en Michoacán se creó un nuevo impuesto por Extracción de Materiales. 

Lo cierto, es que todo contribuye a que no haya un buen inicio de año y que la famosa “cuesta de enero” no solo se agrave, sino que se extienda por más semanas. Por otra parte, se encuentra también el llamado “costo político” que el gobierno estatal y su titular tendrán que enfrentan a mediano plazo, en especial hacia las elecciones intermedias del año 2021.

Visitas: 1,923

Versión para impresión

Comentarios de Facebook: