• Sociedad

Funerarias caza muertos en Puebla ¿oportunidad o abuso?

  • Maribel Morillón
Policías y agentes ministeriales son una parte fundamental en el negocio, confiesa uno de los “coyotes” que hace de la muerte su modo de vida
.

La muerte, al igual que muchas cosas a lo largo de la vida, se han convertido en un negocio redondo para muchas personas, las cuales han capitalizado esto en funerarias que siempre serán necesarias para encargarse del último paso de la gente.

Aunque no existe un registro oficial sobre las agencias que operan tan solo en la capital poblana, pues incluso hay algunas que lo hacen desde la clandestinidad, la abundancia de estos negocios los ha llevado a “buscar” a sus clientes hasta el lugar de la tragedia.

Coyotes u oportunistas, suelen ser algunos de los calificativos que se les da a los representantes de las agencias funerarias que “casualmente” llegan a los lugares donde se registra el deceso de una persona para ofrecer sus servicios.

Desde el anonimato, un trabajador de estas funerarias “caza muertos” explicó a e-consulta que en su negocio hay de todo. Desde la gente que los corre e incluso ha tratado de agredirlos, hasta aquellos que los ven como la oportunidad más rápida para darle el último adiós a sus seres queridos.

Los policías, la clave en el negocio

Policías y agentes ministeriales son una parte fundamental en el negocio. “Te mandan un whats, te dan la ubicación. Generalmente te avientan el atropellado, el infartado, el enfermo”, narra este hombre que lleva más de 10 años en el negocio.

“A veces llegamos a los homicidios porque hacemos el primer acercamiento con la familia y de ahí agarramos el servicio para cuando se los entreguen en el Semefo”, señaló y recordó que la parte más difícil del trabajo es acercarse a la familia, pues también son humanos y entienden el dolor.

“No deja de ser un negocio, algunos cobran por curar a la gente, otros cobran por alimentarla, nosotros cobramos por prepararla para el entierro (...) sí da sentimiento a veces pero pues tratamos de ser respetuosos”, detalló.

Reconoció que muchas veces son los policías los que se encargan de decirles quienes son los familiares y las causas del deceso, pues eso permite que sean ellos los que hagan el levantamiento del cuerpo sin tener que pasar por el Semefo.

Personas que fallecen por una enfermedad o por un sorpresivo infarto suelen ser su principal clientela, según explica, pues lo único que necesitan es el certificado médico de los paramédicos y el aval de la Fiscalía General del Estado para ser ellos quienes auxilien a la familia.

Un servicio más económico, dicen

En este sentido, señalaron que además de ser un servicio “práctico”, suelen ser más económicos que otras agencias funerarias pues sus precios pueden ir entre los 3 mil y los 15 mil pesos, dependiendo muchas veces de la calidad del féretro que elijan los deudos.

Asimismo facilitan la obtención del acta de defunción y aunque son varias las agencias funerarias en Puebla que realizan este tipo de prácticas, algunas cuentan con capillas y otras tienen convenios para ofrecer paquetes más completos.

Además suelen ajustar los precios cuando la gente es de escasos recursos, pues consideran que perder un servicio es negativo pues aseguran que hay una crisis de trabajo.

La forma de trabajar no incurre en ningún delito, sin embargo la crítica por este tipo de prácticas, incluso por parte del mismo gremio, es porque se considera un atentado a los deudos, por ese motivo se vuelven “zopilotes” de la tragedia.

Foto: Agencia Enfoque

Visitas: 362

Versión para impresión

Tags: 

Comentarios de Facebook: